miércoles, 19 junio, 2024
spot_img
InicioCreativitasTeatroFestival de Mérida 2023: la calidad por encima de la mediocridad por...

Festival de Mérida 2023: la calidad por encima de la mediocridad por una vez

La 69ª edición del certamen ha roto, por fin, la rutina de las doce últimas de Cimarro, lastradas por el peso de lo comercial

La 69ª Edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida acaba de bajar el telón, y como si un hechizo pícaro hubiera sido conjurado, este año su director vasco/madrileño Jesús Cimarro –quien lleva dirigiendo el evento durante una docena de años- ha traído consigo un giro “sorprendente”, acaso con un ojo puesto en el cambiante telón político que se intuía. ¡Y vaya que sí, porque la organización en esta edición ha resultado realmente espléndida! Por fin, la calidad de los espectáculos en el Teatro Romano ha alzado sus alas por encima de la mediocridad de ediciones anteriores. Bien se sabe por este periódico que durante estos doce años he dedicado, atento e incansable, mis casi siempre negativas críticas teatrales a este Festival en cuestión, pero esta vez la cosa parece haber cambiado para bien.

José Manuel Villafaina Muñoz.
José Manuel Villafaina Muñoz.

Mérida, Extremadura.-

A lo largo de este tiempo, mis evaluaciones en los balances han sido mayormente negativas, resaltando los altibajos significativos que ha experimentado el evento El Festival había dejado mucho que desear en diversas ocasiones, mostrando evidentes signos de incompetencia. Desde sus comienzos con los mediocres y derrochadores Premios Ceres, hasta las últimas ediciones que se vieron forzadas y chapuceras, tanto en términos de organización como en su propuesta artística y cultural.


Un agravio escandaloso sufren las compañías extremeñas, que, con mucho menos presupuesto, superan muchas veces en calidad a las foráneas, incluidas las de Cimarro y socios.


Incluso en la edición del año pasado, que logró recuperar su duración normalizada -la ocupación total de los asientos del público- después de las dos caóticas anteriores producidas por la pandemia, nuevamente defraudó en la elección y montaje de los espectáculos. La oferta de contenidos grecolatinos resultó muy insatisfactoria y se notó un marcado descenso en la asistencia de público.

GRECOLATINO POR PRIMERA VEZ

Este año, sin embargo, el panorama ha marcado un significativo cambio. Por primera vez, todos los espectáculos decidieron anclar el evento en el mundo clásico grecolatino, que constituye su seña de identidad. De los nueve representados todos fueron versiones de grandes comedias clásicas o de innovadoras creaciones actuales de contenido grecolatino. Y de estos nueve seis destellaron con magnificencia, iluminando la escena con su destreza.

Los tres restantes, en un baile de aciertos y traspiés, no lograron alcanzar el nivel deseado. Estos últimos tres deficientes, además, estuvieron enfundados en la vestimenta estética y engañosa de funciones de consumo comercial/veraniego, apoyados en la fórmula simplista de la presencia de las caras del «famoseo patrio», esas que son las que más público risueño atraen. Estos espectáculos considerados interesadamente por la organización como «platos fuertes o estrellas«, son los que abusivamente programa la compañía de Cimarro y afines. Y que son los que más dinero cuestan y más representaciones realizan (siempre uno de ellos se programa durante dos semanas), estando estéticamente pensados para ser explotados después -como se ha comprobado- en las salas teatrales bajo el mando del director del Festival en Madrid y en giras que surcan por el país.

Escena de EL REGALO DE ZEUS, un buen espectáculo extremeño.
Escena de EL REGALO DE ZEUS, un buen espectáculo extremeño.

BALANCE

El balance del festival acaba de ser presentado a los medios de comunicación, siguiendo la tradición anual por Cimarro, que en la comparecencia estuvo acompañado por la flamante presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola (ahora también presidenta del Patronato del Festival), la consejera de cultura y el alcalde de Mérida. En esta función, la tonada triunfal del director y políticos esta vez ha resonado más fuerte que un redoble de tambores. ¡Sí, señoras y señores, todos han alcanzado la cima de brindar cultura y entretenimiento de primer nivel! Y, sobre todo, en este caleidoscopio de evaluaciones, los registros de taquilla han ocupado la línea melódica principal exaltando los récords obtenidos, un tema dudoso que ha sido objeto de debate en múltiples ocasiones.


Estos espectáculos con caras del famoseo pario, considerados interesadamente por la organización como platos fuertes, son los que abusivamente programan la compañía de Cimarro y afines.


Por su parte, Guardiola agradeció a Cimarrolos magníficos éxitos cosechados, por el buen trabajo continuado y por buscar cada año la excelencia tanto en la programación como en la ejecución”. No sé quién le ha proporcionado esta información, pero desde mi perspectiva crítica, estas afirmaciones, a pesar de su elogio, parecen no capturar la verdadera realidad. En esta edición, Guardiola únicamente asistió a dos obras, precisamente a las comerciales y estelares de Cimarro (esas del mundillo del famoseo patrio para un público tragaderas), que no estuvieron a la altura de las expectativas de calidad, olvidando su asistencia a las triunfadoras compañías extremeñas. Por otra parte, es ampliamente conocido que el historial del Festival bajo la dirección de Cimarro ha estado plagado de decisiones poco acertadas, lo cual hace cuestionable sus palabras elogiosas que revelan un guión que quizás no ha sido bien ensayado, una comedia de luces y sombras que no refleja los matices de la realidad.

CAMBIO POLÍTICO

Tengo que decir que este año las señales del cambio político fueron evidentes en la tribuna de autoridades del Teatro Romano. Desde mi asiento en las gradas de los mortales, en el estreno de la primera obra teatral, pude observar a Guillermo Fernández Vara con la cara de la tragedia. En ese momento aún ostentaba el cargo presidencial en funciones, debatiéndose entre la incertidumbre de tener que asumir su rol en la oposición o regresar a su puesto de forense. Con semblante más serio, con la cerviz doblada como si estuviera buscando su autoestima en el suelo, recibía el saludo de unos cuantos que se le acercaban, acaso para darle la «condolencia política». ¡Ah, el pobre político destronado!


En esta edición, Guardiola únicamente asistió a dos obras, precisamente las comerciales y estelares de Cimarro, esas del mundillo del famoseo patrio para un público tragaderas.


Dos semanas después, en contraste, irrumpió en la tribuna María Guardiola, la sustituta, con el rostro de la comedia y una sonrisa hasta las orejas que podría iluminar el pasillo más oscuro de una telenovela turca. Y a su alrededor, formándose filas de personas deseosas de brindarle efusivas y aduladoras felicitaciones, entre ellas las del director y el gerente del festival, quienes parecían –echándose con ella cuantiosas fotos- estar más contentos que un gato en una habitación llena de ratones descuidados. En ese instante cavilé: ¡Ay, la política cultural hecha un churro causante indeleble de caídas de muchos ignorantes! Donde la tragedia y la comedia cruzan sus destinos en un escenario tan impredecible como un camaleón desorientado en una tienda de disfraces.

Escena de LOS TITANES, otro buen espectáculo musical extremeño.
Escena de LOS TITANES, otro buen espectáculo musical extremeño.

APLAUSO (SIN DEMASIADO ENTUSIASMO) POR EL ÉXITO

Creo que a Cimarro hay que felicitarle por este cambio (que este crítico y más gente veníamos solicitándole desde hace doce años) y aplaudirle por el éxito considerable cosechado en esta edición, pero modulando el entusiasmo, sin darle tanto bombo y platillo (que el mismo artífice promueve). No hay que olvidar que aún persisten áreas en penumbra que requieren esclarecimiento en su gestión, así como mejoras en la organización del Festival. Entre ellas, el agravio escandaloso que sufren las compañías extremeñas -que han superado muchas veces con menos presupuesto a las foráneas- comparándolo con las de Cimarro y socios. Y es imperativo que tanto los organizadores como los líderes políticos comprendan que los recursos destinados al Festival, provenientes del Ministerio de Cultura, la Consejería de Cultura de la Junta y el Ayuntamiento de Mérida, están destinados no al mero entretenimiento y negocio que se refleja en algunas producciones , sino a enriquecer a las que son auténticamente culturales.

Quiero también expresar la sugerencia de que la organización consulte mejor las efemérides que se celebran, recurriendo a fuentes en las hemerotecas. En este sentido, los noventa años que se conmemoran desde la creación del Festival resultan difíciles de asimilar para quienes estamos familiarizados con la historia del evento, involucrados en sus diversas fases previas y posteriores a su verdadero inicio e instauración en 1983 y 1984 (con la creación del Patronato extremeño). Podrían haberse celebrado con más justicia los cuarenta años que los noventa. En última instancia, creo que persiste un vasto margen para contribuir dignamente al impulso de esta magna fiesta internacional de la grecolatinidad, un impulso que distinga al Festival por la originalidad y la calidad y lo eleve por encima de otros grandes festivales.

En un próximo artículo incluiré la crítica de las nueve obras representadas en el teatro romano, entre los meses de julio y agosto.

Belén Rueda y Magüi Mira conversando con Villafaina sobre Salomé.
Belén Rueda y Magüi Mira conversando con Villafaina sobre Salomé.

LO MEJOR DEL FESTIVAL 2023 EN EL TEATRO ROMANO

Este crítico, que ha asistido a todos los estrenos, valorando los mejores trabajos artísticos de los espectáculos en esta 69ª edición del Festival, cree que merecen una CORONA DE HIEDRA y PLACA DE BRONCE (sencillo reconocimiento que se otorgaba en los certámenes teatrales de las Grandes Dionisias griegas) los siguientes:

Mejor comedia y mejor espectáculo del Festival:
LA COMEDIA DE LOS ERRORES

Mejor espectáculo tragedia:
SHAKESPEARE EN ROMA

Mejor espectáculo Teatro/danza:
PANDATARIA

Mejor versión tragedia:
VOLODYMYR SNEGURCHENKO, ANA MARÍA CARREIRA, ANA ABAD DE LARRIVA y LORENA CONDE, por “Shakespeare en Roma”

Mejor Versión Comedia:
CONCHA RODRÍGUEZ, por “El regalo de Zeus”

Mejor dirección Tragedia:
CHEVY MURADAY, por “Pandataria”

Mejor dirección Comedia:
ANDRÉS LIMA, por “La comedia de los errores”

Mejor Actor Protagonista Tragedia:
CHEVY MURADAY, por “Pandataria”

Mejor Actriz Protagonista Tragedia:
CAYETANA GUILLÉN CUERVO, por “Pandataria”

Mejor Actor Protagonista Comedia:
PEPÓN NIETO/FERNANDO SOTO, por “La comedia de los errores”

Mejor Actriz Protagonista Comedia:
EMMA OZORES, por “El regalo de Zeus”

Mejor Actor de Reparto Comedia:
JUAN CARLES BESTARD, por “Los Titanes”

Mejor Actriz de Reparto Tragedia:
LA MERCE, por “Pandataria”

Mejor Actor de Reparto Tragedia:
SERGIO MUR, por “Salomé”

Mejor Actriz de Reparto Comedia:
ANA GARCÍA, por “Los gemelos”

Mejor escenografía:
JUAN ANTONIO MORENO/CARLOS LUCAS, por “El regalo de Zeus”

Mejor utilización espacio escénico:
RICARD REGUANT, por “Los Titanes”

Mejor iluminación:
PEDRO YAGUE, por “La comedia de los errores”

Mejor vestuario y caracterización:
PAOLA TORRES por “La comedia de los errores”

Mejor música y canciones:
FERRÁN GONZÁLEZ, por “Los Titanes”

Mejor coreografía:
ÁNGELES VÁZQUEZ/DANIEL “SIFER”, por “El regalo de Zeus”

Mejor coro teatral:
NIÑOS DEL CEIP DONOSO CORTÉS de Don Benito, por “Los Titanes”

La presidenta de la Junta de Extremadura, la consejera de Cultura, el alcalde de Mérida y Jesús Cimarro, presentando el balance del festival.
La presidenta de la Junta de Extremadura, la consejera de Cultura, el alcalde de Mérida y Jesús Cimarro, presentando el balance del festival.

(José Manuel Villafaina Muñoz es licenciado en Arte Dramático, actor, director, autor, profesor y crítico teatral, con una trayectoria profesional de más de 50 años).

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Villafaina, un profesional integral del teatro, nuevo colaborador de PROPRONews

OTROS REPORTAJES Y ARTÍCULOS

Tres monstruos de las tablas en el XXXIV Festival de Teatro Clásico de Cáceres

Gran éxito del I Festival Nacional de Teatro Musical Vegas Altas

“Jerusalem”, de “Teatro del Noctámbulo”, mejor espectáculo extremeño de 2022

La VII Muestra Ibérica de las Artes Escénicas, una pequeña feria teatral/comercial otra vez

Juan Margallo, el extremeño más laureado del teatro español

Festival de Mérida 2022: flojo en contenido grecolatino y con casi un 30% menos de espectadores

Miguel Murillo, el gran gestor cultural de Extremadura

Miguel Murillo, el creador poseído por un sueño

VI MAE, el abuso de la ilusión y el fraude de la confusión

¿Qué pasa con los Festivales Iberoamericanos de Teatro en España?

Chema Escribano, medio siglo de sobresaliente creación

Francisco Pedraja, la desaparición de un gran artista y un gran hombre

“Antonio y Cleopatra”, “Hipatia de Alejandría” y “Los dioses y Dios”, espectáculos triunfadores del Festival de Mérida 2021

Festival de Mérida 2021: flojedad organizativa, abuso y mediocre teatro comercial

Carnaval de Badajoz 1996-2020, la etapa del PP: la amenaza del botellón masivo

Primera etapa, 1981-1983, protagonizada por la iniciativa ciudadana que rescató esta fiesta identitaria

Carnaval de Badajoz 1983-1995, el esplendor de una fiesta identitaria

66º Festival de Mérida: una edición mediocre montada con calzador

El Festival de Teatro ¿Clásico? de Mérida 2020, otro fraude

Cimarro, principal beneficiario del Festival de Mérida, su gallina de los huevos de oro

La pandemia y las artes escénicas en América y en España

La IV Muestra Ibérica de Artes Escénicas, una “feria teatral”

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez (y 3)

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez (2)

Extremadura, última colonia teatral del país otra vez

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias