Consumismo vs con su mismo

Las compras compulsivas son una plaga que arruina a personas y familias y destruye la convivencia y el medio ambiente

1165
La plaga del consumo incontrolado. RTVE
La plaga del consumo incontrolado. RTVE

Con el desarrollo de la inteligencia artificial y el uso de los algoritmos, solo basta que alguien haga una búsqueda en internet o muestre algún interés por algún servicio o producto, para casi de inmediato comenzar a ser bombardeado con “ofertas”. Este es el último canal que invita al consumismo, además de los hasta ahora tradicionales, como la TV, la radio, la prensa o la publicidad dinámica o estática, entre otros. Gracias a las tarjetas de crédito, mal usadas, con intereses exageradamente altos, a los créditos cargados a las nóminas y al bombardeo propagandístico para promover el consumismo, muchísimas personas logran satisfacciones momentáneas y angustias permanentes. El consumismo exacerbado es una de las plagas de nuestro tiempo que causa perniciosos efectos en millones de personas y familias.

El doctor Telémaco Talavera
El doctor Telémaco Talavera

Uppsala, Suecia.-

El consumismo desenfrenado e irracional atenta contra la tranquilidad y el bienestar de las personas y la familia y contra el planeta mismo. Las empresas, sobre todo las grandes empresas transnacionales, invierten miles de millones de dólares para promover el consumismo, no con el objetivo de generar bienestar, sino con el de aumentar las ventas y, por ende, las ganancias.

En la actualidad, a los medios y métodos tradicionales de promover el consumismo (radio, televisión, teléfono, carteles, afiches, revistas, persona a persona, etc.) se le suman agresivamente los medios virtuales: internet en general, correos electrónicos, redes sociales, y con el desarrollo de la inteligencia artificial y el uso de los algoritmos solo basta que alguien haga una búsqueda en internet o muestre algún interés por algún servicio o producto para casi de inmediato comenzar a ser bombardeado con “ofertas”.

“Gracias a las tarjetas de crédito” mal usadas, con intereses exageradamente altos, a los créditos cargados a las nóminas y al bombardeo propagandístico para promover el consumismo, muchísimas personas logran satisfacciones momentáneas y angustias permanentes.


El consumismo irracional y desenfrenado, promovido principalmente por las empresas transnacionales y los oligopolios, ha acabado con miles de empresas familiares.


Se trata de vender que, por su bienestar o comodidad, por su apariencia, estatus, etc., usted no debe continuar CON SU MISMO producto o servicio, sino estar a la “altura” y cambiarlo, desecharlo y volverlo a cambiar cuantas veces sea necesario. El resultado gracias al CONSUMISMO es que las personas y las familias continúan CON SU MISMO, o peor, nivel de pobreza, angustia o infelicidad, y el planeta y la sociedad continúa CON SU MISMO camino rumbo al abismo económico, social y ambiental.

El consumismo es causa directa de la crisis climática que padece el planeta. RTVE
El consumismo es causa directa de la crisis climática que padece el planeta. RTVE

Las “modas” son una forma de promover el consumismo. Yo siempre pongo un ejemplo muy sencillo: “Cuando éramos chavalos nos daba pena andar con blue jeans rotos, indistintamente la marca de que estos fueran y resulta que ahora hay que comprarlos rotos y hasta con suciedad simulada”.

Lo peor es que las personas y familias sacrifican sus bienes, recursos, bienestar y tiempo (a como dice Pepe Mújica) no por bienes o servicios esenciales para la vida, sino por bienes y servicios con frecuencia suntuarios y, al hacerlo, limitan su posibilidad de atender aspectos esenciales para la vida y el verdadero bienestar, tales como salud, educación, vivienda, vestuario básico, comunicaciones, etc.

Condiciones de trabajo en una mina de coltán en Congo. A3
Condiciones de trabajo en una mina de coltán en Congo. A3

COLTÁN Y LITIO

A esto se suma la obsolescencia programada de muchos medios y equipos tecnológicos con el fin de promover las ventas y las ganancias de unos pocos a costa del bienestar de muchos, y generando millones de toneladas de productos tecnológicos que, de no reciclarse, se convierten en nuevas fuentes de contaminación ambiental no biodegradable.


En muchas ocasiones, la educación ha promovido o no ha contrarrestado el consumismo.


A su vez, con el desarrollo científico y tecnológico y el incremento del consumo, ha aumentado la demanda de minerales como el coltán y el litio. El coltán es utilizado en casi la totalidad de los dispositivos electrónicos, debido a que es resistente al calor y puede mantener una alta carga eléctrica, lo cual lo convierte en un elemento vital para la creación de condensadores que se utilizan en casi todos los teléfonos móviles, computadoras portátiles, buscapersonas y muchos otros aparatos electrónicos. Este mineral se extrae, principalmente en minas del Congo, a través de un proceso bastante primitivo realizado por hombres, mujeres e incluso niños y niñas en condiciones de trabajo durísimas, con medidas de seguridad inexistentes, y con condiciones salariales que rozan la semiesclavitud. Su extracción ha sido causa de graves daños ambientales también.

Por otra parte, la importancia del litio ha crecido en los últimos años, debido a que aumenta la demanda de vehículos eléctricos y de aparatos electrónicos de consumo, cuyas baterías recargables son fabricadas con litio, pero cuya extracción y explotación también genera conflictos ambientales, económicas, sociales e incluso políticos.

También se invierte mucho, para generar dependencia de cosas que son negativas para el bolsillo y la salud física y emocional, pero de excelente rentabilidad para sus productores y comercializadores tales como las bebidas alcohólicas, los cigarrillos, etc.

Y aún más trágico y desafortunado, y aunque no de manera abierta, se promueve la violencia para vender armas, se promueve el consumo de drogas, para generar adictos y por ende clientes y grandes ganancias, a pesar de las fatales consecuencias para las personas, para las familias y para la sociedad.

Es muy lamentable que mucha gente en el campo vende, a bajos precios, lo que produce su tierra y sus manos y con mayor valor nutritivo, para comprar a precios elevados productos “chatarra” que son producidos por grandes empresas, casi siempre transnacionales.

La educación es esencial para evitar estos males.
La educación es esencial para evitar estos males.

O COMIDA O TARJETA PREPAGO

Sin negar la enorme importancia de las tecnologías de la información y la comunicación, y más aún con la educación online por la pandemia, muchas madres y padres ahora se enfrentan al dilema de si darles para la tarjeta prepago del teléfono móvil a sus hij@s o darles comida o para comer. Por falta de comida o por falta de comunicación, l@s niñ@s pueden llorar, angustiarse, hasta enfermarse e incluso morir (hay casos concretos difundidos y documentados de esta trágica realidad) a causa de ese anhelo consumista.


El reto no es modernizar la pobreza sino humanizar el desarrollo.


Este consumismo irracional y desenfrenado, promovido principalmente por las empresas transnacionales y los oligopolios, ha acabado también con miles de empresas familiares, micro, pequeñas y medianas empresas locales que, durante la crisis del coronavirus, han hecho mucha falta y, lo peor y más importante, es que eso atenta contra el bienestar y la tranquilidad de las personas y las familias, y también ha producido una enorme contaminación desde su producción, transporte y por los millones de toneladas de residuos no biodegradables que han contaminado y siguen contaminando el campo, las ciudades, las masas de agua dulce y agua salada, y que atentan contra la vida y contra la biodiversidad.

Se ha hecho pensar a las personas que valen más por lo que tienen que por lo que son.

Desafortunadamente, la educación en muchas ocasiones también ha promovido o, al menos, no ha contrarrestado el consumismo y, por tanto, un cierto nivel de comodidad, pero una gran pérdida de bienestar y de tranquilidad, así como la contaminación ambiental.

Como lo establece KAIRÓS en el Tercer Contrato Social de la Educación, hoy más que nunca se requiere una educación desarrollada bajo principios de un humanismo que tenga como objetivo el bien común y construir un ideal de seres humanos libres, autónomos, democráticos y solidarios, responsables, comprometidos, creativos, innovadores, transformadores y líderes, sustentada en la base y actualización de los pilares básicos de la educación: aprender a pensar, aprender a ser, aprender a hacer, aprender a aprender durante toda la vida, aprender a emprender y aprender a convivir.

Hay quienes promueven la modernización de la pobreza por medio de la promoción del consumismo, pero nosotros estamos convencidos de que “el reto no es modernizar la pobreza sino humanizar el desarrollo”.

(Telémaco Talavera es Doctor Ingeniero Agrónomo, Rector Emérito de las Universidades Nacional Agraria y Nacional Autónoma de León (Nicaragua), Doctor Honoris Causa por las Universidades de Ciencias Agrícolas (Suecia) y Dubna International University (Rusia), entre otras, e investigador, escritor y articulista de prestigio internacional).

SOBRE EL AUTOR

Telémaco Talavera, un intelectual de proyección mundial, nuevo colaborador de PROPRONews

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

No más Haitís

Claves para conseguir tus sueños

La Tierra naufraga víctima de nosotros

Los mejores médicos no son los que curan a sanos

La migración: duras y maduras

Una sola muerte, cada muerte, es la peor tragedia

Por la (verdadera) democracia

2021 o la Nueva Realidad

Época de mascarillas

El hambre, tan letal como el coronavirus

¿Serán necesarios los profesores en el futuro?

La educación en valores, el arma más poderosa contra la violencia

Ni la autoridad más poderosa ni el arma más destructiva pueden nada contra el coronavirus

“Educación 2050”, la guía para implantar la nueva educación que necesita el mundo

¿Es un título profesional garantía de éxito?

El Tercer Contrato Social de la Educación y su aplicación práctica a la escuela en 10 pasos

El Tercer Contrato Social de la Educación

Contradicciones y retos de la Humanidad en el tiempo presente

¡Cuidado!, trabajo y empleo no son sinónimos