Las tres victorias del cava extremeño

Los productores extremeños les ganaron a los catalanes el reto comercial, la frustrada restricción de la Denominación de Origen Protegida y la fracasada limitación de la superficie de cultivo

4970
El cava extremeño ha ganado una larga guerra comercial y legal.
El cava extremeño ha ganado una larga guerra comercial y legal.

Las bodegas catalanas, las únicas que hasta entonces lo habían elaborado en España, creyeron que fabricar cava era un privilegio local exclusivo sin posible competencia, que la denominación “cava” era solo cosa de ellos y que solo ellos tenían derecho a elaborarlo. Era algo tan absurdo como pretender que conceptos generales tales como “vino”, “crianza”, “reserva” o “cerveza” se atribuyesen en exclusiva a una sola región o zona productora. A principios de los 80 del siglo pasado, tres visionarios vitivinicultores extremeños decidieron elaborar cava en Almendralejo y presentaron batalla contra ese desfasado sentido de la exclusividad. Desde entonces, los bodegueros extremeños han ganado la batalla comercial, colocando en el mercado nacional e internacional millones de botellas; han ganado la batalla legal que les permitió la utilización de la Denominación de Origen Protegida Cava; y más recientemente han ganado en el Tribunal Supremo la batalla que elimina la limitación de la superficie de cultivo para producir cava en Tierra de Barros. Terminan de caer así las restricciones que pretendía el cava catalán para evitar la libre competencia. El cava extremeño encara estas fiestas con las mejores perspectivas en el mercado nacional e internacional.

Extremadura.-

A principios de los años 80 del siglo pasado, a tres visionarios vitivinicultores extremeños, Pablo Juárez, Aniceto Mesías y Marcelino Díaz se les ocurrió la audaz idea de elaborar cava en Tierra de Barros (Extremadura) y comercializarlo. Hasta entonces, el mercado del cava en nuestro país estaba reservado a los productores catalanes, que lo consideraban como algo propio y exclusivo.

La primera botella. De la web original de la primera bodega. ARCHIVO J.M. PAGADOR
La primera botella. De la web original de la primera bodega. ARCHIVO J.M. PAGADOR

Hay que significar antes de nada que los tres mosqueteros del cava extremeño tienen su sede industrial en Almendralejo, una de las ciudades de su tamaño más pujantes de España, con una gran capacidad de iniciativa e innovación; una ciudad donde pueden convivir José Antonio Zambrano, uno de los mejores poetas en lengua española, con el club de fútbol Extremadura, que militó dos temporadas en la primera división del fútbol español -un hecho insólito para una población de 34.000 habitantes-; o diversas industrias punteras con el Complejo Santa Ana, verdadero faro cultural de carácter privado, con una extraordinaria biblioteca y numerosas actividades e iniciativas, entre ellas, su centro universitario, donde se imparten los grados de Ingeniería, Trabajo Social, Educación Primaria y Educación Infantil.

UNA LOCURA

En este contexto de innovación, superación y visión de futuro, en la cuna de los poetas José de Espronceda y Carolina Coronado, Juárez, Mesías y Díaz se lanzaron decididamente a la empresa -entonces parecía una locura- de crear un cava de calidad a precio competitivo, en un mercado monopolizado hasta entonces por las grandes marcas catalanas.


Este periodista, invitado por los bodegueros, fue el primero en degollar y catar la primera botella de cava extremeño a principios de 1983.


Durante aquellos años iniciales de la década de los 80, este periodista fue el primer testigo de los esfuerzos de estos tres empresarios extremeños para elaborar su cava, un proyecto que entonces se les antojó una locura a los no pocos descreídos que auguraban un fracaso. En cuanto tuve noticia de los intentos de estos adelantados empresarios, me desplacé a Almendralejo para conocer de primera mano la iniciativa y empecé a publicar informaciones y reportajes a nivel regional y nacional, dando la primicia de lo que se estaba cociendo.

La primera fase del proyecto consistió en elaborar un lote de botellas de cava a título de prueba, en total 6.000 unidades que, tras los oportunos procesos de elaboración, envasado y maduración, estuvieron listas para la primera cata.

El cava extremeño tiene la mejor relación calidad-precio.
El cava extremeño tiene la mejor relación calidad-precio.

LA PRIMERA BOTELLA

A principios de 1983, y por invitación expresa de los tres empresarios, este periodista tuvo el honor de ser la primera persona y el primero de la profesión en degollar y degustar la primera botella de cava extremeño. Fue una deferencia de sus creadores que me honró y que, ahora, con la perspectiva que dan los casi cuarenta años que han pasado, me produce la satisfacción de haber participado en una noticia tan positiva para Extremadura, cuya primicia tuve el honor de dar. Las imágenes de aquella entrañable sesión de la que me hicieron partícipe en la bodega acompañan hoy esta información, después de muchos años de ilustrar la web de la empresa. En esas ellas se nos ve, a mí con cuarenta años menos, y a dos de los revolucionarios bodegueros que hicieron posible el proyecto.

Posteriormente, el 19 de noviembre de 1983, el primer cava extremeño, bajo las marcas “Vía de la Plata” y “Bonabal”, era presentado en sociedad, ante el resto de medios de comunicación, la sociedad y las instituciones, como acredita la carta de invitación a dicho acto que este periodista recibió a primeros de aquel noviembre y que se puede leer junto a esta información.

Carta de1983 anunciando la presentación oficial del cava extremeño. ARCHIVO J.M. PAGADOR
Carta de1983 anunciando la presentación oficial del cava extremeño. ARCHIVO J.M. PAGADOR

LA VICTORIA COMERCIAL

La victoria comercial del cava extremeño ha sido evidente. De las 6.000 botellas producidas inicialmente se pasó a seis millones en 2020 -la primera producción se ha multiplicado por mil- y aproximándose a los diez millones a corto plazo. Evidentemente esta cifra es modesta en un mercado nacional que produce alrededor de 200 millones de botellas al año, pero es un logro admirable si consideramos el modesto origen del empeño y todas las dificultades que se han tenido que superar a causa de la tenaz resistencia de los productores catalanes a permitir que otras regiones de España produzcan cava, como veremos más adelante.

El éxito de la batalla comercial del cava extremeño se mide, entre otras cosas, por esa resistencia, dado que, año tras año, la producción extremeña sigue restando mercado a la catalana. Solo hay que mirar lo sucedido en los últimos años. En 2016 los productores extremeños de cava elaboraron 3,5 millones de botellas y en 2020 lograron casi duplicar la producción, colocando en el mercado, como decimos, 6 millones. Y la expansión comercial de este producto artesanal extremeño de alta calidad y magnífico precio -cuestiones ambas que lo hacen muy competitivo- sigue adelante, sin que nadie pueda augurar cuándo va a tocar techo.

El cava extremeño se vende en toda España y en numerosos países del mundo -cerca de cien, de los cinco continentes-, entre los que destacan Francia -la patria del champán- y Bélgica.

Valdeorite-Bonaval es la primera productora de cava extremeño.
Valdeorite-Bonaval es la primera productora de cava extremeño.

CINCO BODEGAS

En la actualidad las cinco las bodegas extremeñas certificadas que elaboran cava, todas ellas de Almendralejo, son:

* Bodegas Valdeorite-Bonava, perteneciente al Grupo Bodegas López Morenas, empresa que es la principal productora, con cerca de 5 millones de botellas/año.

* Bodegas Vía de la Plata, con más de un millón de botellas de producción, es la segunda productora. Esta y la anterior son las herederas y continuadoras de la iniciativa originaria.

* Bodegas Marcelino Díaz, que lleva el nombre de uno de los pioneros.

* Bodegas Romale

* Bodegas Martínez Paiva, de la Dehesa de Arriba-Martínez Paiva.

La primera botella. De la web original de la primera bodega. ARCHIVO J.M. PAGADOR
La primera botella. De la web original de la primera bodega. ARCHIVO J.M. PAGADOR

LA VICTORIA DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Después de los dos primeros años de ímprobos esfuerzos por conseguirlo, en 1985 se autorizó a los bodegueros de Almendralejo a utilizar la Denominación de Origen Cava. Este municipio extremeño es el único de la región con el certificado de la D.O. Cava que ampara a las cinco bodegas mencionadas.

Pero la resistencia de Cataluña, cuyos productores pretendían dejar fuera de la D.O. a las zonas de España no catalanas productoras de cava, siguió constituyendo un obstáculo formidable que hubo que vencer incluso en los tribunales. Téngase en cuenta, además, que la sede del Consejo Regulador de la D.O. -cuyos diez vocales son productores catalanes- está en Villafranca del Penedés (Cataluña), que los productores catalanes son más de 400, y que el cultivo ocupa en dicha región cerca de 32.000 hectáreas.

Ante tan poderoso contrincante, los cinco productores extremeños, amparados por las instituciones regionales, tuvieron que emplearse a fondo. Finalmente, la Justicia dio la razón a Extremadura y sus productores de cava, y desde entonces las bodegas certificadas extremeñas pueden utilizar dicha D.O. libremente.

Se elaboran diferentes variedades y marcas de cava en Extremadura.
Se elaboran diferentes variedades y marcas de cava en Extremadura.

LA VICTORIA CONTRA LA LIMITACIÓN DE LA SUPERFICIE

Finalmente, Extremadura ha ganado también la limitación impuesta a la superficie de cultivo destinada a la producción de cava. Ya que Cataluña perdió la batalla de la D.O., la segunda artimaña para evitar como fuese la competencia era limitar la superficie de cultivo. En efecto, dado que con sus 32.000 hectáreas de cultivo para cava los catalanes tienen asegurada una producción masiva, la escasa superficie de vid para cava en Extremadura -1.700 hectáreas- hacía que, si esta superficie se mantenía inalterable por decreto, se imposibilitaría el crecimiento en términos de producción.

Esta vez la batalla fue todavía más difícil, dado que el Gobierno de la Nación, siempre tan proclive a contentar las exigencias catalanas, muchas veces en perjuicio del resto de España, a finales de 2017, bajo el mandato de Mariano Rajoy, implantó una norma por la que se limitaba la expansión del cultivo a 172 nuevas hectáreas para 2018. Pero el asunto no terminó ahí, porque en 2019, ya con Pedro Sánchez en el gobierno, se promulgó el Real Decreto 536/2019 de 20 de septiembre, con el que terminaba de perpetrarse la pretensión de estrangular el crecimiento del cava extremeño y de los demás cavas no catalanes.

La tropelía fue recurrida por los afectados y la Junta de Extremadura y, finalmente, el Tribunal Supremo ha dado la razón a los productores extremeños. Ahora hay que sustanciar la aplicación de la sentencia, de manera que los intereses de Extremadura no resulten perjudicados. En el fondo de esta batalla comercial y legal subyace el temor de los productores catalanes ante el paulatino descenso de sus ventas, motivadas por la creciente competencia de los cavas no catalanes, las dificultades creadas por la pandemia de coronavirus -que, por cierto, no han afectado a la producción extremeña-, y al rechazo de muchos consumidores ante las veleidades independentistas de una parte del empresariado catalán, lo que ha motivado en ocasiones un boicot de los consumidores a sus productos en el resto de España. Sin embargo, los productores extremeños de cava no necesitan ningún boicot contra nadie para incrementar su producción y sus ventas. Y así lo siguen haciendo año tras año desde hace casi cuarenta.

(NOTA.- Nuestro periódico no admite publicidad ni subvenciones públicas ni privadas. Todos los que trabajamos y colaboramos en él lo hacemos de forma totalmente desinteresada. Los reportajes que publicamos sobre empresas, emprendedores, autónomos, establecimientos de venta al público, profesionales, etc. son siempre gratuitos, en apoyo de nuestros valientes emprendedores y nuestros sectores productivos. Para preservar nuestra independencia a la hora de informar de estas actividades y negocios, ni siquiera admitimos invitaciones, regalos ni obsequios de los propietarios).

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS REPORTAJES

Ricardo Díaz Obregón, el artista del jamón

Sity, la autenticidad de la vida y el viaje de interior

José Antonio Varas Pérez, uno de los grandes innovadores del sector turístico español

Caníbal, de Cádiz, una de las mejores “delicatessen” de España

El decano de los empresarios teatrales españoles propone una solución eficaz para poder abrir con el 100% del aforo

El faro verde

Reabrieron las librerías de Buenos Aires

Convenio PROPRONews/Jooble, una de las plataformas más importantes del mundo

La Marea, 100% atún rojo salvaje de almadraba

Atún rojo salvaje de almadraba, la estrella gastronómica del sur

Ronqueo en la costa gaditana

Doña Gloria Cabrita, seguramente la trabajadora en activo más veterana de la UE

La almadraba, un arte de pesca milenario

La almadraba de Conil, gran hito pesquero, cultural y gastronómico del sur

La librería más viva de España

“Las Libreras”: no es una película de heroínas pero podría serlo

II Cervezada de Trujillo, la mejor feria de cerveza artesana de la península

Se nos murió “Currito”

Casa Polvorilla