jueves, 30 mayo, 2024
spot_img
InicioDeportesEl gran Generelo volvió a vestir los colores de su querido Cádiz...

El gran Generelo volvió a vestir los colores de su querido Cádiz C. F. 40 años después

Afectuoso recibimiento y reconocimiento del club al que ha sido uno de sus mejores jugadores

Cuando el nombre de alguien que ni siquiera nació en la capital gaditana, un futbolista extremeño que jugó durante tres años en aquel Cádiz de Primera División de los años 80, pasa a tener un lugar de honor en las coplas carnavaleras de esta ciudad y en la mejor historia del club, y es recordado unánimemente con afecto por los compañeros y por la afición, hay que concluir que su huella traspasó la fama del momento en lo deportivo y arraigó en el imaginario de esta ciudad, por su buen fútbol, su entrega, su pundonor y su bondad. Juan Manuel Generelo Carrasco, Generelo para los aficionados gaditanos y españoles, tuvo esta semana un merecido reconocimiento por parte del Cádiz, uno de los clubes de sus amores, volvió a vestir los colores cadistas e incluso saltó al césped del remozado Estadio Nuevo Mirandilla.

Cádiz.-

Los mejores defensores,
los más chulos,
los más punteros,
son Cartagena, Amarillo,
Benito Sánchez y Generelo.

La estrofa pertenece a la chirigota “Los Defensores del Pueblo” y fue cantada mil veces por las calles de Cádiz en el Carnaval gaditano de 1987. Acaba de recordarlo en su página de Facebook el conocido periodista, locutor y presentador de radio y TV, Manuel Camacho Álvarez.

Es otra prueba de la admiración y del cariño que suscitaba y suscita Generelo en Cádiz, donde los aficionados veteranos le recuerdan perfectamente después de 40 años, hacen elogio de él e incluso, cuando les preguntamos más detalles, nos hablan de su pundonor en el terreno de juego, de sus jugadas, de los goles que marcaba, y recuerdan incluso que es extremeño y que nació en Badajoz.


Generelo participó activamente en la gesta del ascenso del Cádiz a Primera División en la temporada 1984/85.


Algo así solo lo consiguen los futbolistas auténticos y las personas de verdadera calidad humana, y en él está muy presente esa doble condición (Generelo, la grandeza del futbolista auténtico).

El jugador extremeño, recién llegado al Cádiz, en una imagen histórica.
El jugador extremeño, recién llegado al Cádiz, en una imagen histórica.

Generelo ama al Cádiz, como al C. D. Badajoz, y al resto de clubes por los que ha pasado como jugador y como entrenador. Pero con el Cádiz mantiene una relación emocional especial, y cada vez que visitaba la ciudad, donde vivió tres años, echaba una mirada nostálgica al estupendo Estadio Nuevo Mirandilla, que él no conocía en su realidad actual y se deshacía en recuerdos de lo bien que estuvo en el club y en la ciudad. Y alguien que sabía de ese sentimiento del gran jugador organizó con el club un sencillo acto de acogida y reconocimiento a la figura del futbolista extremeño.

Pepe Mejías y Generelo se fundieron en un cariñoso abrazo. J.M. PAGADOR
Pepe Mejías y Generelo se fundieron en un cariñoso abrazo. J.M. PAGADOR

El jueves 20 de abril, Generelo cumplió su sueño de volver a vestir los colores del Cádiz de sus amores, reunirse con antiguos compañeros y volver a pisar el renovado y magnífico terreno de juego. Por supuesto, el Nuevo Mirandilla no era aquel estadio de los años 80, mucho más pequeño y modesto que el actual. Las nuevas instalaciones le causaron al futbolista una gran sorpresa, admiración y placer. Y, por supuesto, la calurosa acogida del club.

A la hora convenida le estaban esperando en el estadio su antiguo compañero y capitán del equipo entonces, Pepe Mejías, gran jugador también, con el que se fundió en un emocionado abrazo. Pepe Mejías desarrolla ahora, en el ámbito del club, una gran labor social y deportiva con niños y escolares.

José Mata y Pepe Mejías, obsequiaron a Generelo con la Historia del Cádiz en nombre del club. J.M. PAGADOR
José Mata y Pepe Mejías, obsequiaron a Generelo con la Historia del Cádiz en nombre del club. J.M. PAGADOR

También se encontraban presentes José Mata Morales, adjunto al presidente del Club y gerente de la Fundación Cádiz C.F., entidad que realiza una gran labor social, deportiva, cultural y que constituye uno de los motores comunitarios de la ciudad; e Ignacio Estrella Ruiz, del área de Presidencia del Club, todos muy amables y cariñosos con el visitante.


El gran jugador extremeño volvió a pisar el césped del nuevo estadio del Cádiz con lágrimas en los ojos.


Aunque tenía previsto asistir, el presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno Fernández, no pudo estar presente porque esa mañana viajaba a Barcelona con el equipo, para el partido que se jugaba al día siguiente con el Español, donde, por cierto, el club gaditano no solo no perdió sino que arrancó un valioso punto.

Asimismo, los empleados del club que asistieron a la llegada de Generelo tuvieron una gran cordialidad con él a lo largo de su visita, que empezó por la Sala de Trofeos, actualmente en obras como otras zonas del remozado estadio. Allí, Generelo contempló los Trofeos Carranza que el equipo ganó, a cuya victoria contribuyó él más de una vez, como la obtenida en una final frente al Betis, que el Cádiz logró en la tanda de penaltis, uno de los cuales fue marcado por Generelo. No en balde el jugador era conocido como “Míster Penalti”, porque era raro el que fallaba, hasta el punto de que estuvo tres años seguidos sin fallar ninguno.

Con uno de los trofeos Carranza que él contribuyó a ganar. J.M. PAGADOR
Con uno de los trofeos Carranza que él contribuyó a ganar. J.M. PAGADOR

En la estupenda sala de prensa, Generelo recibió, de manos de sus anfitriones, el obsequio de los cuatro volúmenes de la Historia del Cádiz, en uno de los cuales figuran de manera destacada su nombre y su imagen inolvidables.

Las modernas instalaciones del estadio impresionaron al extremeño, que recorrió los estupendos vestuarios, las salas de duchas y spa, el gimnasio y demás instalaciones, con palabras de elogio. Especial fue la visita a las cómodas gradas y al palco vip, donde, en un gran mural, figuran fotos del equipo de aquellos años 80 del ascenso a Primera División en el que Generelo participó, con el nombre y la imagen del gran jugador extremeño incluida.

Una gran emoción. J.M. PAGADOR
Una gran emoción. J.M. PAGADOR

En el vestuario de la plantilla, decorado cada lugar con la imagen del jugador correspondiente, Generelo vistió de nuevo la equipación actual del club que se le tenía preparada al efecto, y salió al terreno de juego con lágrimas en los ojos, por la emoción que le embargaba. Fue una jornada maravillosa para él, hecha posible gracias a la amabilidad, la generosidad y la hospitalidad de los anfitriones y de un club que es una seña de identidad inequívoca de Cádiz, una entidad que insufla fecunda vida a la ciudad en lo social, lo deportivo, lo cultural y lo económico, y que mantiene una enorme ilusión colectiva por este más que meritorio logro para un club modesto, de mantenerse en la Primera División de la mejor liga del mundo.

(José María Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus nuevos libros de próxima aparición son “Abeceimagindario” (fotolibro, Fundación Caja Badajoz, mayo 2023), “Lencero, el hombre que se buscó en el arte pero no se encontró a sí mismo” (biografía, Fundación Caja Badajoz, mayo 2023), “Susana Leroy” (novela, Fundación José Manuel Lara/Grupo Planeta, junio 2023).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

José María Pagador Otero

OTROS REPORTAJES Y ARTÍCULOS

Generelo, la grandeza del futbolista auténtico

Juan Serna, un valiente y comprometido intelectual de izquierdas

Orgullo y osadía, las dos “ruedas” principales de las Moteras Sin Límites

Don Benito-Villanueva, nombre posible

Mezquitas monumentales de Europa

Viaje por las mezquitas del mundo: de El Aaiún a Casablanca, pasando por Jerusalén

El más llamativo de los yates rusos y otras confiscaciones de guerra

Un periodista en el Elcano 500 años después

Las tres victorias del cava extremeño

El “Azzam”, propiedad del “hermano” de Juan Carlos I, sigue en Cádiz

2020, el año que se paró el Guadalquivir

La otra historia del yate Azor: Franco, Felipe y el funcionario represaliado

La jaula de oro de Juan Carlos I

Omán, luto y megayates

La “Aurora” de la revolución

António Guterres, orgullo de Portugal

Sevilla, cuna, inventora y sede de la globalidad

Última visión de la Ventana Azul

Un año del cierre del “mercado de los bichos” de Pekín

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Últimas Noticias