viernes, 30 septiembre, 2022
spot_img
InicioPlanetaEl más llamativo de los yates rusos y otras confiscaciones de guerra

El más llamativo de los yates rusos y otras confiscaciones de guerra

Es el velero privado más grande del mundo, solo por detrás del crucero “Windsurf” de la compañía Windstar Cruises

Numerosos países occidentales han confiscado valiosas propiedades de los oligarcas rusos cercanos a Putin, empresarios que se enriquecieron con los despojos industriales, inmobiliarios y financieros de la Unión Soviética. Entre lo confiscado en las últimas semanas se encuentran los yates de estos supermillonarios, uno de los cuales es el “A”, el velero privado más grande del mundo y el más llamativo, propiedad de Andrey Igorevich Melnichenko, uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna estimada en 18.000 millones de euros.

Mar Mediterráneo.-

El egocentrismo es uno de los rasgos de estos oligarcas, que no reparan en gastos para mostrar al mundo su ostentosa forma de vida. Por eso, el supervelero de Melnichenko se llama “A”, por la inicial del nombre del magnate y del de su esposa, Aleksandra Kokotovic. Pero este gran velero no es el único buque de recreo de su propiedad, sino que forma parte de una verdadera flota de lujo a su servicio, en la que destaca otro barco supermoderno, el “A Hamilton”, proyectado, como el “A”, por el gran diseñador francés Philippe Starck.


El Mediterráneo ha sido hasta ahora el paraíso del lujo, la seguridad, el buen clima y el placer de los oligarcas rusos.


El “A Hamilton” es fácilmente reconocible por su extraordinario diseño, en el que destaca su afilada proa, del tipo X-Bow o invertida, que semeja el espolón de una antigua galera. Este barco de forma futurista parece un submarino navegando en superficie.

Superyates en La Valeta, Malta, otro refugio de los millonarios. J.M. PAGADOR
Superyates en La Valeta, Malta, otro refugio de los millonarios. J.M. PAGADOR

La mayoría de los megarricos del mundo no se conforman con un solo yate, y suelen tener varios. En unos casos, como hemos podido ver en puertos del norte de Europa, del Mediterráneo, del Mar Negro, del Golfo Pérsico o de China, los barcos de recreo de un mismo propietario suelen ser diferentes en su forma, como estos de Melnichenko. Pero hay magnates árabes, como algún rey y príncipe de la Península Arábiga y del Golfo Pérsico, que tienen dos y hasta tres yates gemelos, idénticos, por razones de seguridad, para que no pueda saberse en cuál de ellos se encuentra el propietario en cada momento, barcos que siempre están funcionando y dispuestos para acoger a su dueño y su séquito en todo momento, como hemos podido comprobar, por ejemplo, en Marbella y en La Valeta (Malta).

El 'Wind Surf', el mayor velero del mundo, aquí en una escala en Helsinki. J.M. PAGADOR
El ‘Wind Surf’, el mayor velero del mundo, aquí en una escala en Helsinki. J.M. PAGADOR

EL GRAN VELERO RUSO

Entre los numerosos yates de oligarcas rusos y de otros potentados, que hemos podido ver y fotografiar en nuestros viajes, el más llamativo es, sin duda, el supervelero “A”, al que algunos medios han atribuido la cualidad de ser el mayor velero del mundo, cosa que no es cierta, porque el mayor buque de lujo a vela que surca los mares es el Wind Surf de la compañía Windstar Cruises. Lo que ocurre es que este es un buque destinado a cruceros turísticos de pasaje y el otro solo está destinado al disfrute de una sola familia.


No se sabe qué hará Occidente con las propiedades y los yates confiscados a los oligarcas rusos. ¿Se destinarán, tal vez, a sufragar las reparaciones de guerra en Ucrania?


El majestuoso Wind Surf, con sus cinco mástiles y sus 190 metros de eslora, aventaja en dos mástiles y en casi 50 metros de longitud al “A” de Melnichenko, y tiene una capacidad para algo más de 300 pasajeros y cerca de 200 tripulantes.

Pero el “A”, que hemos podido ver anclado en aguas de Mónaco y en otros lugares del placer y del lujo universal, no se queda manco, con sus 142 metros de eslora, su palo mayor de 90 metros de altura, su obra muerta -la parte visible por encima de la línea de flotación- que se eleva sobre el agua como un edificio de ocho plantas, y su valor cercano a los 500 millones de euros.

Andrey y Aleksandra dan nombre a su supervelero 'A'.
Andrey y Aleksandra dan nombre a su supervelero ‘A’.

PUERTOS DE PREFERENCIA

Los oligarcas rusos se mueven en sus yates, lógicamente, por todo el mundo, buscando los lugares más paradisíacos y con mejor oferta turística, gastronómica, de shopping y de lujo del mundo. Pero, según hemos podido saber y observar, aunque también gustan de visitar el Caribe o, en el Pacífico, las islas Maldivas y las Seychelles, tienen preferencia por los puestos del norte de Europa y, sobre todo, del Mediterráneo -donde se concentra la mayor oferta de lujosa exclusividad del planeta- y, por supuesto, del Mar Negro, el mar “propiamente” ruso.

En Kotor, Montenegro, también es fácil ver yates rusos. J.M. PAGADOR
En Kotor, Montenegro, también es fácil ver yates rusos. J.M. PAGADOR

Cuando Occidente decretó hace semanas la confiscación de los yates rusos, la mayoría de ellos se encontraban en diversos puertos del mar Báltico -además de San Petersburgo, donde, lógicamente, estaban a salvo de las represalias-, y, sobre todo, en los puertos de lujo de España, Francia, Italia y otros del Mar Adriático y Grecia. Varios de ellos, como el “A”, fueron confiscados “in fraganti”, aunque otros trataron o consiguieron escapar hacia puertos del Índico y del Pacífico asiático.

Otro refugio de los yates rusos son la islas griegas, como esta de Corfú. J.M. PAGADOR
Otro refugio de los yates rusos son la islas griegas, como esta de Corfú. J.M. PAGADOR

DESBANDADA

Entre las confiscaciones y la desbandada, los numerosos yates de los oligarcas rusos han dejado de frecuentar los hitos de la meca del lujo para supermillonarios que son los puertos mediterráneos españoles, malteses, italianos, croatas, montenegrinos o griegos -Marbella, Barcelona, Mallorca, Niza, Cannes, Mónaco, La Valeta, Capri, Bari, Porto Santo, Split, Kotor o Corfú, entre otros- y nadie sabe qué ocurrirá con ellos cuando termine la guerra de Putin contra Ucrania. Pero está claro que ya no será lo mismo para unos magnates que en los puertos mediterráneos, por encima de cualesquiera otros del mundo, buscaban no solo la exclusividad y el lujo, sino, sobre todo, un conjunto de atributos que no puede ofrecer ninguna otra región marina del planeta: seguridad, estabilidad política y democrática, sociedades acogedoras, buen clima, mar apacible para las mejores navegaciones, bellísimos enclaves urbanos, portuarios y naturales, y los mejores productos y cocinas del mundo.

Su exclusivo diseño y sus tres palos hacen inconfundible al yate incautado. J.M. PAGADOR
Su exclusivo diseño y sus tres palos hacen inconfundible al yate incautado. J.M. PAGADOR

Y ahora, con gran parte de las reservas de divisas rusas congeladas en Occidente y numerosas propiedades inmobiliarias y de todo tipo -incluidos los yates- de los oligarcas cercanos a Putin, confiscadas, el mundo se pregunta si toda esa riqueza se empleará, como se espera, en pagar las reparaciones de guerra en una Ucrania semidestruida, y en indemnizar a los millones de ucranianos que lo han perdido todo por culpa de la megalomanía de un tirano cruel y anacrónico.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama).

SOBRE EL AUTOR

José María Pagador Otero

José Mª Pagador y Rosa Puch, 100 años de periodismo

OTROS REPORTAJES

Un periodista en el Elcano 500 años después

El “Azzam”, propiedad del “hermano” de Juan Carlos I, sigue en Cádiz

La jaula de oro de Juan Carlos I

Omán, luto y megayates

Marruecos: Sánchez no podía hacer otra cosa

Putin ante su propia trampa

33 preguntas sobre Ucrania, desde la condena a la invasión

¿Y si Rusia tuviera razón?

La “Aurora” de la revolución

António Guterres, orgullo de Portugal

Sevilla, cuna, inventora y sede de la globalidad

Última visión de la Ventana Azul

Un año del cierre del “mercado de los bichos” de Pekín

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar