Manifiesto de intelectuales por la democracia constitucional y contra los populismos y los nacionalismos separatistas

El director y la subdirectora de PROPRONews se unen a los doce firmantes iniciales que piden un pacto de las fuerzas constitucionalistas y defienden la avanzada democracia española

280
La Constitución, un valor supremo de nuestra democracia. WIKIPEDIA
La Constitución, un valor supremo de nuestra democracia. WIKIPEDIA

Los intelectuales, periodistas, escritores y personas de la cultura firmantes del manifiesto, gente que se declara de izquierdas y progresista, piden a los partidos políticos constitucionalistas acuerdos de gobierno en la nación, las autonomías, las diputaciones y los ayuntamientos basados en la “casa común de todos”, la Constitución de 1978, y que excluyan pactos con los populismos de cualquier signo y con los nacionalismos identitarios y secesionistas. A los doce firmantes iniciales del documento se acaban de unir José María Pagador y Rosa Puch, dos periodistas con amplia trayectoria profesional y actualmente director y subdirectora de este periódico.

Los intelectuales progresistas de un país tienen con él quizá mayor compromiso que otros colectivos, porque son ellos los que ven con mayor claridad lo que sucede, los que interpretan con mayor alcance sus consecuencias y los que de algún modo definen y orientan las pautas sociales, culturales e incluso políticas de la colectividad. Un intelectual es, por definición y antes que nada, alguien comprometido con su país y con la sociedad en la que vive. Por eso, en los regímenes dictatoriales, suelen ser los intelectuales los primeros que protestan y los primeros en ser perseguidos. De ahí, por ejemplo, que cada año mueran asesinados periodistas y pensadores discrepantes en países totalitarios.

En España, cada cierto tiempo alzan la voz los intelectuales cuando la situación lo requiere. Pasó en la dictadura -lo que costó el exilio y el castigo de tantos-, pasó en los inicios de la Transición Democrática, pasó en los momentos de peligro de involución, pasó el 23F y vuelve a pasar ahora, en este incalificable impasse para formar Gobierno, en el que los partidos constitucionalistas están llamados al acuerdo para evitar dejar la gobernabilidad del país en manos de los populismos de Podemos y de Vox, de los identitarios excluyentes de cualquier ámbito, incluidos los españolistas, y de los independentistas catalanes y otros.

Ahora han sido doce intelectuales los primeros que acaban de hacer sonar públicamente su voz, instando a las fuerzas constitucionalistas a que cierren filas en favor de nuestro sistema constitucional, de nuestra convivencia libre y de nuestras instituciones democráticas. A los doce primeros se han sumado también la subdirectora y el director de este periódico, José Mª Pagador y Rosa Puch, y se espera que sigan sumándose intelectuales de todo el país.

Todas las fuerzas políticas, desde la izquierda a la derecha, la consensuaron y aprobaron.
Todas las fuerzas políticas, desde la izquierda a la derecha, la consensuaron y aprobaron.

El texto del manifiesto es el siguiente:

MANIFIESTO

“Desde nuestras posiciones de izquierda y progresistas, manifestamos:

1º.- La Constitución de 1978 es nuestra casa común que ampara las libertades ciudadanas y nos convoca a los españoles como comunidad de personas libres e iguales.

2º.- Hoy, en Europa, los nacionalismos identitarios y los populismos promueven políticas de división y de exclusión que buscan pervertir nuestros fundamentos democráticos. Los mejores valores cívicos compartidos de tolerancia, respeto y fraternidad se ven así amenazados.

3º.- Fundada la izquierda sobre los principios irrenunciables de libertad e igualdad, es obligado advertir que también en España, como en Europa, los populismos y los nacionalismos identitarios y secesionistas llevan a cabo políticas de división que socavan la convivencia libre y la igualdad de los españoles.

4º.- La pretensión ahora de alcanzar acuerdos, por activa o por pasiva, con los populismos y los nacionalismos identitarios y secesionistas —cualquiera que sea la escala, ya nacional ya de comunidad autónoma como es caso de Navarra— contribuirá con seguridad al debilitamiento de nuestros valores democráticos consagrados en la Constitución de 1978. No se pueden pretender tales alianzas, que contaminan la identidad misma de la izquierda, conducen inevitablemente al deterioro de la vida pública y traen más división ciudadana.

5º.- Reivindicamos seguir los firmes pasos de lucha contra populismos y nacionalismos identitarios marcados por la Unión Europea, para restablecer el prestigio de la democracia, así como los sueños y los esfuerzos que forjaron el camino hacia nuestras libertades. No aceptamos retroceder en esa formidable aventura colectiva de paz y libertad. Hoy, en España como en Europa, se precisa la ambición de unir y no dividir, de abordar desde las grandes determinaciones compartidas los desafíos por delante.

6º.- Nuestra Constitución merece ser defendida. Sólo a través del acuerdo profundo y leal entre fuerzas constitucionales se podrá garantizar la formación de un Gobierno que convoque nuestras mejores voluntades de convivencia e igualdad, y defienda nuestro Estado de derecho. Desde la izquierda, apelamos a ese urgente y necesario acuerdo.

Firmado: Francesc de Carreras, Fernando Savater, María Elvira Roca Barea, Fernando Aramburu, Félix Ovejero, César Antonio Molina, Teresa Freixes, Ignacio Latierro, José María Múgica, Roberto Blanco Valdés, Antonio Robles, Teo Uriarte, José Mª Pagador, Rosa Puch Álvarez