Cantar contra el olvido

La gran cantante Pilar Boyero lleva la copla a residencias de ancianos y enfermos de Alzheimer en Navidad

1237
En plena actuación en una residencia de ancianos.
En plena actuación en una residencia de ancianos.

Ni escenario, ni iluminación especial, ni equipo de sonido, ni vestidos elegantes en el patio de butacas. En su lugar, andadores, sillas de ruedas, botellas de oxígeno y personas con bata blanca organizando la actuación. Pero sin duda es un público entregado; unos lloran de emoción, otros aplauden a rabiar, piropean, cantan o entran en un dulce semisueño, quizá ensimismados en el recuerdo de algún antiguo amor. Pilar Boyero, la gran cantante extremeña, hace el milagro.

Hoy es fiesta en la residencia geriátrica de Aliseda, el pueblo extremeño donde Carolina Herrera y su marido, el torero Miguel Báez, El Litri, tuvieron una finca que en el imaginario popular fue lugar de encuentro para grandes saraos. Es fiesta porque Pilar Boyero y Pedro Monty recalan en el más modesto Hogar de la Tercera Edad, gracias a un programa de la Diputación de Cáceres, que lleva por diez localidades de la provincia extremeña las actuaciones de esta cantante y su pianista.


Pilar es abogada y, aunque no ejerce, ha dado conferencias sobre “La Copla y el Derecho”.


Y la artista, sí se viste de gala y hasta se cambia de traje un par de veces, porque para ella actuar para los ancianos y enfermos es tan especial como si hubiera sido invitada al cumpleaños de un rey. Pilar Boyero es cantante de copla e interpreta como nadie los temas inmortales, esos que todos nos sabemos, incluso aquellos a los que no nos gusta la copla, como a mí, porque a mí me gusta la copla solo si la canta Pilar Boyero.

Una artista solidaria.
Una artista solidaria.

Pilar estudió para abogada, aunque no ejerce. Su pasión desde niña es cantar, pero su paso por la Facultad de Derecho de Cáceres le da un plus que, además de cantante, la hace conferenciante, tertuliana y directora del programa de radio “Soy lo Prohibido” de Canal Extremadura. Así la conocí, en una charla que dio sobre “La Copla y el Derecho”, y de ahí surgió una amistad, que todavía dura, y una admiración que va a más, porque, como le digo siempre: “cada día lo haces mejor”, y ella se ríe con una risa preciosa y peculiar. Tiene una legión de admiradores, pero sus amigos, además, la queremos y no faltamos a un concierto, incluso bromeamos porque, como solemos reprocharle, es muy cumplida y da las gracias, entre canción y canción, hasta al portero que recoge las entradas o la limpiadora que pasó la bayeta por el escenario. Es así, y precisamente es por su carácter, por lo que surgió el germen de la aventura que hoy, convertida en un precioso proyecto, tiene en marcha y contamos aquí.


“Lloramos en más de una ocasión, fascinadas por la cantidad de recuerdos que la música despierta en los ancianos”.


CONTRA EL OLVIDO

Hace unos años Pilar, la que firma este reportaje y un amigo más, nos apuntamos al Plan de Fomento de la Lectura para colectivos vulnerables de la Junta de Extremadura. Nuestra labor consistía en ir a leer en voz alta a los ancianos y enfermos de las residencias. Nos tocó El Club de la Memoria, un centro fundado por familiares de pacientes de Alzheimer. Los primeros días leímos, pero una tarde Pilar se arrancó a cantar y ahí se acabó la lectura. Los enfermos preferían “Tengo Miedo” a “El Príncipe Feliz”, y al maestro Solano antes que a Oscar Wilde. Y ante la evidencia, Pilar siguió cantando para ellos, incluso cuando concluyó el programa.

Unas navidades Pilar dijo que quería hacer “algo bueno”, algo que la llenara más que comprar regalos o beber y comer sin tino, como suele ser la tónica general de estas fechas. Rápidamente pusimos en pie la idea. Ella cantaría y yo organizaría las actuaciones en varias residencias de ancianos. Fue fácil, y con un simple y pequeño equipo donde reproducir la música pregrabada que acompañara su voz, Pilar les hizo pasar los mejores ratos de aquellas fiestas a muchas personas. Lloramos ambas en más de una ocasión, fascinadas por la cantidad de recuerdos que la música despertaba en ellos.

Pilar asegura que lo que más le sorprende y emociona de estas actuaciones es cuando alguna anciana o anciano se lanza a cantar con ella y, al terminar, una de las cuidadoras le cuenta que esa persona hace años que no habla y permanecía aislada del mundo que le rodea. Pensar que esa persona abandona por un rato su mundo de abstracción, para sentirse nuevamente joven y vital es algo que compensa mucho. Ella cuenta divertida cómo hace unos días le dijo a una señora si no era indiscreción preguntarle su edad y la interpelada, muy misteriosa, contestó: “Si hija, no es indiscreción, ya tengo 21”.


Algunos ancianos ensimismados, aislados del mundo durante años, se lanzan de pronto a cantar con ella.


Así se mueve este público, entre la nebulosa del pasado que envuelve a veces la memoria. Pilar deja a un lado sus compromisos artísticos, para implicarse en este proyecto y a todos atiende, a todos sonríe, a todos dirige una estrofa, sin micrófono, porque, dice, el micro le impediría moverse, acercarse y acariciarles la cara o cogerles la mano, mientras les mira a los ojos y les canta… “y sin embargo, te quiero”. Pilar pasa un rato por sus vidas y deja una estela de alegría, aunque no exenta de nostalgia.

MÚSICA CURATIVA

Hoy aquel experimento inicial es una realidad y la Diputación de Cáceres lo ha asumido. No es cuestión únicamente festiva o lúdica. Muchas investigaciones indagan en el estudio terapéutico de la música y de sus propiedades curativas en ciertas enfermedades degenerativas de la mente. Sin entrar en datos científicos, solo hace falta asistir a uno de estos conciertos improvisados en los pasillos o en cualquier otra dependencia de las residencias, para comprobar la maravilla que allí, entre aplausos, sillas de ruedas, botellas de oxígeno que hay que cambiar y actuaciones espontáneas, se produce. El tiempo se detiene en un pasado que parece ser siempre mejor.

Preparando vestuario en su casa.
Preparando vestuario en su casa.

Te recuerdo Pilar Boyero” es el nombre del proyecto que en palabras del diputado provincial de Cultura provincial, Álvaro Sánchez Cotrina, pretende: “Con un concierto muy próximo, hacer sonreír al escuchar música, como si algún recuerdo o sensación concreta les llegara a los ancianos a través de la copla”.

A Pilar le concedieron el premio Menina porque utiliza la copla como reivindicación de la igualdad. Ella asegura que la copla ha sido «la primera canción protesta”, y añade: “es un género musical creado por poetas, principalmente los de la Generación del 27, que ha sido interpretado por las mujeres más libres que conozco”.

Boyero tiene también una mención de honor del Ayuntamiento de Cáceres por su implicación contra la violencia de género: “En todos mis conciertos aludo al tema con una serie de canciones, e invito a luchar contra la violencia machista y, a las mujeres que la padecen, a denunciar.”

GÉNERO MALTRATADO

“Y es que la copla –explica- siempre ha tenido una perspectiva machista, algo que es incierto. Ha sido un género muy maltratado, porque triunfa durante la guerra y la posguerra, y se la califica como el género de los vencedores. También porque los vencedores se aprovechan y manipulan al pueblo a través de la copla, porque era la que tenía éxito. Debido a eso no se han hecho análisis profundos hasta mucho tiempo después. Serrat, Almodóvar, Carlos Cano, son algunos de los que han recuperado la copla para ponerla en su justo lugar. Porque cuando la copla hace una letra aparentemente machista, lo que está haciendo, por ejemplo, Rafael de León, es todo lo contrario: criticar la situación que vivían las mujeres. No olvidemos que había una censura muy fuerte. Y tampoco debemos olvidar que algunos de los grandes maestros compositores de copla, como el ya citado Rafael de León, fueron poetas de la Generación del 27, o Lorca, que la amaba; es decir, han sido los intelectuales los que estaban más próximos a este estilo”.

El público mayor la adora, y el joven, también. PEDRO MONTY
El público mayor la adora, y el joven, también. PEDRO MONTY

En ese sentido, además de cantarla y pasearla por los escenarios, los estudios de radio y los platós de televisión, Pilar es una experta en las vinculaciones entre la copla y el Derecho. “La copla –dice- narra lo que es la sociedad. Aparecen el matrimonio, los hijos ilegítimos… Por ejemplo, en “Y sin embargo te quiero”, se habla de un hombre que no le quiere dar el apellido a un hijo. Se tratan muchas figuras que son materia de Derecho, y se puede observar, a través de las historias que cuentan las coplas, cómo vivían las mujeres y cómo han evolucionado. En la República, las letras eran más abiertas, más libres, luego la censura se impuso y las cosas se decían con sutileza. “Mari Cruz” o “Rocío”, que triunfaron durante la República en boca de Miguel de Molina, dejaron de cantarse durante muchos años. Otra famosa canción, “La hija de don Juan Alba”, está basada en una sentencia de 1908 y narra la situación real de una mujer, Adelaida de Ubao, que quiso hacerse monja y no pudo, por la prohibición radical de su madre, viuda, que tenía la patria potestad”. Y Pilar entona a capela, con su timbre claro y rotundo, esta historia de sometimiento.

La hija de Don Juan Alba

dicen que quiere meterse a monja,

en el convento chiquito

de la calle La Paloma.

Su novio dice no quiero

y ella dice no me importa

y se ha comprado un vestido

blanco como el de una novia.

La Boyero tiene una voz excepcional y es generosa con su arte. No hay fiesta de amigos donde no nos deleite, y no hay lugar, por muy remoto o pequeño que sea, donde no vaya si la llaman los más necesitados de alegría. La última prueba de su generosidad, el concierto benéfico que dará el día 28 de diciembre en el Auditorio de Cáceres con el único objetivo de recabar fondos para un centro de desnutridos en la localidad de Nacala en Mozambique. Un marco espectacular, ubicado en un convento del siglo XV, para una mujer bella y generosa. No os lo perdáis los extremeños, pero si no podéis ir o sois de otra comunidad autónoma, siempre queda la fila cero. Solo 5 euros, en esta cuenta de las Hermanas Pilarinas de Logroño:

ES55 0081 0343 930007120426 del Banco Sabadell

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Reportaje gráfico de la autora).

MÁS SOBRE LA AUTORA

https://www.propronews.es/una-colaboradora-muy-especial/

OTROS REPORTAJES DE LA AUTORA EN PROPRONEWS

https://www.propronews.es/destino-mozambique/

https://www.propronews.es/la-mujer-macua-reina-meritos-propios/

https://www.propronews.es/victor-hugo-garcia-valiente-misionero-periodista/

https://www.propronews.es/cuatro-corazones-nacala/

https://www.propronews.es/lagrimas-de-mercurio/

https://www.propronews.es/una-espanola-las-primeras-baterias-del-mundo/

OTROS ARTÍCULOS DE LA AUTORA EN PROPRONEWS

https://www.propronews.es/llamadme-tiquismiquis/

https://www.propronews.es/llamadme-viciosa-juego-tronos/

https://www.propronews.es/llamadme-antitradicional/

https://www.propronews.es/estoy_en_contra_de_los_vientres_de_alquiler/