jueves, 11 agosto, 2022
spot_img
InicioSTOP ABUSOSObjetivo: parar la destrucción que amenaza a Cáceres

Objetivo: parar la destrucción que amenaza a Cáceres

La plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres redobla sus esfuerzos contra la mina de litio, la desaprensiva empresa extractiva australiana y la tibieza de ciertas autoridades extremeñas

El extraordinario interés de la empresa australiana Infinity Lithium por el “tesoro” en litio que esconde Cáceres encuentra nuevas formas de presión cambiando la estrategia de la mina a cielo abierto por la de una presunta mina en galería. Cualquiera de las dos opciones son letales para la capital cacereña, para su medio ambiente, para sus intereses humanos, culturales, económicos y turísticos, y para su ciudadanía. Cáceres tiene muchos otros verdaderos tesoros que tienen prioridad sobre los intereses de cualquier compañía extractiva. La Plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres y los cacereños y cacereñas siguen redoblando esfuerzos para impedir el desastre.

El profesor Alejo Hernandez Lavado.
El profesor Alejo Hernandez Lavado.

Cáceres.-

Cáceres es una ciudad extraordinaria llena de tesoros, y los tesoros son siempre codiciados por los amigos de lo ajeno. Cáceres es un tesoro geológico por su Calerizo, una formación kárstica que alberga un gran acuífero que la convierte en una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo. Aproximadamente 66.700 años, por el hombre de Neandertal. Cáceres es una ciudad en la que paseando por sus calles tanto se puede entrar en una vivienda actual, como visitar cuevas con las más antiguas pinturas de la Prehistoria, que representan el nacimiento del arte de la pintura, visitar restos de edificios romanos o vivir la magia de los aljibes árabes, renacentistas o barrocos.

Las aves de Cáceres. CORTESÍA DE LOS AUTORES
Las aves de Cáceres. CORTESÍA DE LOS AUTORES

Cáceres es una zona especial de protección de aves y por tanto un observatorio excepcional para todos los amantes de la naturaleza. Pasear por sus calles permite disfrutar del vuelo de los vencejos, tanto del vencejo pálido como el común, el cernícalo primillas y tantas otras aves…


Cáceres tiene múltiples tesoros de gran valor artístico, monumental, patrimonial, ambiental y ciudadano, que hay que preservar a toda costa.


Cáceres es un referente culinario con sus magníficos restaurantes, algunos con varias estrellas Michelin. Una ciudad con un desarrollo turístico cada vez más importante para las gentes amantes del patrimonio cultural, la naturaleza, los cielos limpios y despejados, el aire no contaminado. Un referente del arte contemporáneo internacional con el Museo Vostell Malpartida y la Fundación Helga de Alvear. Cáceres es una ciudad de paz, una ciudad para la tranquilidad y el sosiego, donde escuchar el murmullo del agua y los sonidos de la naturaleza. Y todo ello, y mucho más que voy a seguiros contando, en una ciudad que apenas llega a los 100.000 habitantes. Es una ciudad más pequeña que el barrio de cualquier urbe importante de España o del mundo.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Sin embargo, está ciudad posee el más grande conjunto histórico-monumental declarado Patrimonio de la Humanidad y, además, uno de los mejor conservados del mundo, Un espacio donde se puede vivir en el en el presente, disfrutando del pasado a la vez que luchamos por un futuro mejor. Una ciudad en la que el pasado romano, árabe, judío, musulmán y cristiano se funden en uno solo.

Escultura V.O.A.E.X. del Museo Vostell Malpartida. ALEJO HERNÁNDEZ
Escultura V.O.A.E.X. del Museo Vostell Malpartida. ALEJO HERNÁNDEZ

Cáceres es una ciudad que durante la pandemia ha respondido con una solidaridad excepcional creando RedCord. Un ejemplo de respuesta desde la sociedad civil para resolver mil necesidades de las personas más vulnerables. Un referente que no deja de recibir reconocimientos.

Pero –porque siempre hay un “pero”– esta ciudad alberga en las entrañas de su término municipal un tesoro codiciado por los actuales buscadores del Dorado. Algunos de los acompañantes de los grandes conquistadores extremeños como Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Vasco Núñez de Balboa, Francisco de Orellana, Hernando de Soto, Pedro de Valdivia o la increíble placentina Inés Suarez y tantos y tantos otros, buscaban también enriquecerse, buscaban también su “dorado”, pero arriesgaban su vida y en algunos casos su hacienda. Lo hacían con un esfuerzo descomunal y muchos, muchos perdieron la vida. Igual que las guerras del pasado eran a base de vidas humanas, porque el hombre luchaba cuerpo a cuerpo y regaba el lugar a conquistar con su sangre, las conquistas actuales son tecnológicas e inhumanas. Los nuevos buscadores de tesoros, que han puesto sus ojos en Cáceres, no viven peligrosas travesías de tres años como el extremeño Vasco Núñez de Balboa. Los nuevos buscadores se trasladan informáticamente, sin moverse de su casa, sin correr ningún riesgo físico, sin más esfuerzo que apretar un botón y comprar acciones que les hagan ricos con los tesoros que Cáceres alberga en sus entrañas. A ellos no les importa los valores excepcionales geológicos, biológicos, o culturales de Cáceres, como si importaban los valores naturales y culturales de América, a “los doce apóstoles” que partieron de Belvis de Monroy (Cáceres), para sumergirse en la lengua y la cultura de lo que hoy es Méjico y conseguir redactar los diccionarios y gramáticas que salvaron las lenguas indígenas a mediados del siglo XVI.

Replica de la nao Victoria que ha dado la vuelta al mundo. ALEJO HERNÁNDEZ
Replica de la nao Victoria que ha dado la vuelta al mundo. ALEJO HERNÁNDEZ

NUEVOS CAZADORES DE TESOROS

Los nuevos cazadores de tesoros no quieren construir en Cáceres los grandes palacios, iglesias, y monumentos que los extremeños alzamos en América y han convertido a los territorios hispanos en la zona con mayor cantidad de bienes culturales reconocidos por la Unesco en el continente americano. Estos cazadores de tesoros del siglo XX y XXI nos tienen a los cacereños sumidos en un sin vivir, por la amenaza que se cierne sobre nuestra amada ciudad. Inversores en la explotación de minerales codiciados como el litio, no van con su cuerpo y su espada, permanecen tranquilamente en sus hogares lejanos y usan la publicidad engañosa, el marketing, el poder económico, para enriquecerse y conseguir su particular “dorado”.

Mercado de las tres culturas en Cáceres. ALEJO HERNÁNDEZ
Mercado de las tres culturas en Cáceres. ALEJO HERNÁNDEZ

Y son incansables, inquebrantables y tenaces como pocos. Pero ignoran que no han venido a una tierra de gente débil o floja, incapaz de resistir todos los envites a los que nos quieran someter. Los extremeños somos el fruto de un mestizaje de siglos, no tenemos nada que ver con ninguna raza pura aria. Hemos soportado a caciques durante siglos, y finalmente los hemos vencidos, y venimos soportando los desmanes de la administración minera de la Junta de Extremadura. Estamos acostumbrados a resistir y a defender nuestra ciudad, nuestro patrimonio cultural y natural. Y no, nos vamos a dar por vencidos.

Cáceres no se destruye, ni con una mina a cielo abierto ni con una mina en galería, que sigue ocupando kilómetros de terrenos con su planta de transformación y sus balsas de decantación. Parte de ellas encima de nuestro amado Calerizo, que ya ha sufrido lo suyo. Da igual que la concentración de litio y los demás minerales que alberga la montaña de Cáceres sean de los más valiosas de Europa.


No son políticos oportunistas y populistas, preocupados por ganar votos para mantenerse en el poder lo que queremos y necesitamos.


Cáceres quiere un desarrollo económico sostenible, unos puestos de trabajo de calidad, entre otras vías, a través de un turismo de excelencia como corresponde a una ciudad Patrimonio de la Humanidad rica en patrimonio monumental y natural. Por ello, y además por nuestra salud y el futuro de nuestros hijos, no podemos destruir el terreno sobre el que vivimos con minas ni al aire libre ni de galería. Antes bien, tenemos que cerrar las heridas y curar las cicatrices de las minas del pasado. Además, necesitamos que nuestros gobernantes, de cualquier partido que sean, cumplan las PROMESAS que llevan haciéndonos desde tiempo inmemorial. Necesitamos que se creen las infraestructuras que corresponden al siglo XXI y que hace décadas tienen otras regiones. Necesitamos que la Ruta de la Plata vuelva a tener el tren que nos permitía estar comunicados con el norte y con el sur de España, y un tren decente que nos comunique en un tiempo razonable con Madrid y Lisboa. Necesitamos que, por justicia, dejen de saquear nuestras materias primas y nuestros recursos naturales para el desarrollo económico de otras regiones. Ya está bien de producir desde hace cincuenta años casi el 40% de la energía eléctrica de España, a costa de hundir nuestros pueblos en la miseria; de que tengamos la cuenca hídrica vacía para alimentar con el trasvase tajo-segura el levante y las arcas de Iberdrola, mientras nosotros vemos a nuestra tierra cada vez más árida. Ya está bien de querer destruir nuestros paisajes con fotovoltaicas y molinos de viento para que se siga desarrollando económicamente el resto de España, mientras siga sin instalar aquí las fábricas que se nutren de esas energías. ¡Basta de saqueo! Estamos en 2021 y, presuntamente, tenemos una Constitución con artículos como el 1, que propugna la justicia; el 2, la solidaridad; el 14, la igualdad; o el 131, el equilibrio y armonización del desarrollo regional y la justa distribución de la riqueza. Cuarenta cuatro años de democracia y Constitución no han servido para que ninguno de estos principios y valores se hayan hecho efectivos en esta tierra. ¡Basta ya!

ENDOGAMIA PARTIDISTA

No son políticos oportunistas y populistas, preocupados por ganar votos para mantenerse en el poder lo que queremos y necesitamos, sino políticos eficaces y competentes para gestionar el desarrollo económico y el bienestar de este país y de esta región.

Como acertadamente ha afirmado doña Manuela Carmena: “Los partidos viven para ellos mismos. Su actividad es endogámica”.

El desafecto del que habla, en su última publicación Manuela Carmena, es una realidad que crece en la sociedad civil con tal fuerza que, o los partidos políticos hacen una inflexión en su devenir y retoman una senda democrática, o las cosas se pueden ir de mano.

El desafecto hacia la mayor parte de los políticos de este país, independientemente del partido al que pertenezcan, y que cada vez más ciudadanos tenemos, no puede seguir alimentándolo una irresponsabilidad y ceguera que supera la de Luis XVI y María Antonieta. España será mejor si todas las regiones conjuntamente lo son y viceversa. Y España es peor con este desarrollo asimétrico entre comunidades y dentro de las comunidades entre las diferentes provincias que lo componen como sucede en Extremadura.

La sociedad civil, al menos la cacereña, tiene cada vez más claro el legítimo derecho a exigir justicia, y no vamos a parar hasta conseguirla. Pero la justicia exige recursos económicos para que competentes profesionales del Derecho defiendan nuestros intereses ante la Junta de Extremadura. Ya estamos en los Tribunales de Justicia locales, pero, posiblemente, tengamos que recurrir a los Tribunales nacionales y finalmente, si fuera menester, a los internacionales. Para cubrir estos costosos trámites judiciales, necesitamos la colaboración de cuantos se sientan solidarios con esta causa. Por ello hemos iniciado una campaña de Crowfunding, para que con la ayuda de todos los que nos sentimos sensibles ante este problema salvemos nuestra ciudad del peligro que corre.

ENLACE PARA DONACIONES: Fundación Goteo. Salvemos la Montaña. No a la mina de litio

Fundación Goteo. Programa de mecenazgo para salvar la Montaña de Cáceres. DE SU WEB
Fundación Goteo. Programa de mecenazgo para salvar la Montaña de Cáceres. DE SU WEB

(Alejo Hernández Lavado es doctor en Derecho, profesor universitario, delegado y asesor de Hispania Nostra y Europa Nostra, Académico C. de la Real Academia de Córdoba y un reconocido defensor del Patrimonio Cultural).

SOBRE EL AUTOR

Alejo Hernández Lavado, ilustre profesor y defensor del patrimonio, nuevo colaborador de PROPRONews

Nuestro colaborador Alejo Hernández Lavado, nuevo académico correspondiente de la Real Academia de Córdoba

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Gobernantes y políticos: responsabilidad impune

El Vostell-Malpartida, en la cumbre de los museos españoles

Lucia Beijlsmit, coleccionista, artista y mecenas

Mina de litio, no. A cambio de nada

La destrucción de Cáceres, crónica de una muerte anunciada

Pandemia y crisis de la cultura y del Patrimonio Cultural y Natural

El expolio del patrimonio cultural es delito

S.O.S. por el Patrimonio Cultural y Natural

La política minera del Gobierno y la Junta es nefasta para Extremadura

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar