Aves de paso

249
Una instantánea tomada en plena pandemia de la
Una instantánea tomada en plena pandemia de la "gripe española" de 1918.

Como los japoneses, habré de no rozar, no tocar, no abrazar furtivamente. Si encuentro a un amigo, si saludo a un desconocido, si se me presenta la ocasión, deberé realizar una ligera inclinación de cabeza y decir ‘hola’. Ahí quedará todo. Parece una sonsera, pero no. Las consecuencias de las pestes de los siglos XX y XXI nos conminan a ello. A usted, a mí, a vosotros.

Gregorio González Perlado
Gregorio González Perlado

El virus del sida, primero, la gripe A, después, y el covid ahora han logrado su propósito: que si desde Plauto el hombre es un lobo para el hombre, a partir de ahora se transfigure en un extraterrestre, es decir, ajeno, intratable e intocable. Por si acaso. Con escafandra y en prevención de tontos accidentes de contagio. Si el sida me exhortó a desestimar los amores con una extraña, la gripe A, antes, y el covid ahora me obligan a decirte: “Bésalas por mí”, porque yo ya no puedo. Todo muy cinematográfico, mis queridos Mulligan y Donen, pero exento de magia y sin technicolor.

Thomas Hobbes, en correspondencia con Plauto, consideró en el siglo XVIII que una de las notas características de la esencia humana es el egoísmo, por intermedio del cual el hombre termina siendo su propio verdugo, es decir, un lobo para el hombre. Las pestes contemporáneas que han enterrado e incinerado a decenas de millones de personas, que han devastado y devastarán a la tribu de los desvalidos (como siempre), nacieron y nacerán precisamente por esta causa: porque el hombre es el único animal sobre este planeta que sabe devorarse a sí mismo. Una autofagia incomprensible, pero cierta.


Las pestes contemporáneas que han enterrado e incinerado a decenas de millones de personas, nacieron y nacerán porque el hombre es el único animal que sabe devorarse a sí mismo.


Algunos sin medida y otros con ignorancia, viven como si el pasado no hubiera existido y el futuro no vaya a suceder. El presente se constituye para ellos como un estado continuo, en el que siempre es hoy, nunca fue ayer, jamás será mañana. Seres absolutistas que aparentan tener el secreto de su eternidad. Y en esa absurda creencia, el sueño de su razón produce monstruos.

Monstruos que atacaron en los comienzos y en los finales del siglo pasado y que infectan los años recorridos del actual. Si algunos seres teóricamente humanos conociesen el rancio devenir de nuestra raza en tan pequeño planeta como éste, si anotasen en su cuaderno de bitácora las tormentas de alta mar que han sucedido en el curso de esta travesía varias veces milenaria, si releyesen con asiduidad las incidencias reseñadas, las catástrofes, las plagas, los exterminios acontecidos, tomarían conciencia de sí mismos, y el presente dejaría de ser ese estado continuo en el que dogmatizan, legislan, programan, proceden y destruyen como si fueran Luis XIV.

LOS HACEDORES DE LA PANDEMIA

Somos aves de paso. Como los animales migratorios, nos detenemos en este planeta durante una temporada, más o menos larga según los casos y los acasos. Aquí descansamos, aquí nos alimentamos, aquí nos reproducimos y aquí emprendemos finalmente el vuelo hacia la nada más absoluta. Todo tan fugaz como el surco de un cometa. Ésta es mi verdad. No la de quienes, amparados en una utópica eternidad, alimentan su egotismo con el estúpido criterio de sucederse a sí mismos. Nada hubo antes que sus sombras, nada tras su paso. Con su actitud nacen los maleficios, las plagas y los consiguientes exterminios. La peste negra, la gripe española, el sida, la gripe A, la covid y cuantos horrores y fracasos nos aguarden en el futuro, les señalan a ellos como hacedores de las pandemias, como incitadores de la propagación.


Algunos sin medida y otros por ignorancia viven como si el pasado no hubiera existido. El presente se constituye para ellos como un estado continuo.


La medicina es ciencia, no exacta, pero ciencia al cabo. Obligatoriamente ligada al hombre, pero no tanto al humanismo y a las letras. Acaso por ello algunos facultativos (así lo leo) tienen una explicación simple para los males de este mundo incivilizado. Suponen que, de vez en cuando, la Naturaleza nos asalta con un nuevo mecanismo. “Es lo que nos pasó con el sida”, dicen, “son pestes del siglo XXI, aunque totalmente diferentes a otras, como la peste negra que asoló Europa en la Edad Media”.

La peste negra causó la muerte de cerca de un tercio de la población europea en el siglo XIV. La pandemia fue provocada por las pulgas con la ayuda de las ratas. Animales repelentes que proliferaron sin control durante muchas centurias de penumbras. Pulgas y ratas que han sobrevivido a todos los intentos de exterminación llevados a cabo. Pulgas y ratas que, además, hoy se han reconvertido: visten costosos blue-jeans, camisetas estampadas y calzan deportivas de marca. Incluso, a veces, hablan. Sólo se entienden a sí mismas y a las ratas de su entorno, pero hablan.

(Gregorio González Perlado es periodista y escritor).

SOBRE EL AUTOR

Gregorio González Perlado, un gran periodista y poeta, se incorpora al equipo

OTROS ARTÍCULOS

Ahora que las ideologías han muerto

Me deprimo despacio

El horizonte es breve

Honor y Gloria

El sueño de la razón

Ahí está el detalle

Teatro Romano de Mérida

En breves instantes

Heráclito adversus Parménides

Nadie hablará de Europa cuando haya muerto

Sin rumbo ni esplendor

El sueño americano

Carta desde el siglo XXII