Un castigo al cura de Conil que puede ser mortal para él

Por su delicada salud es persona de alto riesgo para ser capellán del hospital de Puerto Real como le ha nombrado el obispo

11396
Rafael Vez, el cesado párroco de Conil, es persona de alto riesgo frente al coronavirus y el obispo lo sabe.
Rafael Vez, el cesado párroco de Conil, es persona de alto riesgo frente al coronavirus y el obispo lo sabe.

“Enemigos, que no hermanos, en Cristo”, o “la guerra de monseñor Zornoza”. Así califican feligreses y religiosos lo que está sucediendo en el obispado de Cádiz bajo el mandato del actual obispo, el ultraconservador Rafael Zornoza Boy, enfrentado a sacerdotes, religiosos, feligreses e incluso a diversas autoridades municipales y colectivos civiles por su peculiar manera de dirigir la diócesis, en la que parecen primar las cuestiones cuantitativas y el resultado económico. Uno de los últimos episodios ha sido el cese fulminante del párroco de Conil de la Frontera, Rafael Vez Palomino, muy crítico con una deriva del obispado que le aleja de las capas más humildes de la sociedad. Pero lo peor es el nuevo destino del cura, que ha sido considerado por muchos como un castigo cruel.

Cádiz.-

La muerte por coronavirus hace dos días del sacerdote José Díaz, capellán del hospital Puerta del Mar de Cádiz, después de atender durante la pandemia a numerosos enfermos de Covid-19, pone de manifiesto el enorme riesgo -sabido por el Obispado gaditano- a que sometía al cesado párroco de Conil de la Frontera, Rafael Vez, al nombrarle capellán del hospital de Puerto Real.


La dirección del hospital rechazó la incorporación del expárroco dado el riesgo que podía correr su vida y que carecen de EPIS de su talla.


Rafael Vez, hasta este verano párroco de Conil, muy apreciado por su feligresía y por el pueblo, que se manifestó repetidas veces en contra de su cese y contó incluso con la adhesión y defensa del alcalde conileño de IU, fue cesado fulminantemente por monseñor Zornoza, abriendo así otro episodio en esta inacabable guerra que vive el obispado de Cádiz y Ceuta prácticamente desde que este obispo madrileño llegó en 2011 procedente Getafe, de donde era obispo auxiliar y rector del seminario.

El obispo Rafael Zornoza Boy IGLESIAACTUALIDAD
El obispo Rafael Zornoza Boy IGLESIAACTUALIDAD

UN GRAN PÁRROCO

El sacerdote Rafael Vez, según informan diversas fuentes a este periódico, se ha caracterizado siempre por una intensa labor pastoral y social en beneficio de los colectivos más vulnerables de su parroquia, contra la discriminación de las personas por razón de su orientación sexual, por su solidaridad con otros sacerdotes, trabajadores y personas vinculadas de una u otra forma con el obispado o la diócesis que han sido castigados o despedidos por el obispo, y por su espíritu crítico, que le ha llevado a decir públicamente, en los medios y en las redes, lo que piensa de la deriva materialista del obispado. De todo ello publicaremos amplia información en próximos reportajes de esta serie.

Casa parroquial de Conil, donde aún vive el párroco cesado. PROPRONews
Casa parroquial de Conil, donde aún vive el párroco cesado. PROPRONews

Como consecuencia de esta conducta, inaceptable para el obispo Zornoza, Rafael Vez fue cesado de manera fulminante como párroco de Conil en julio de 2020 y el 24 de ese mismo mes, también por decreto de monseñor Zornoza Boy, fue nombrado “Capellán para la prestación de la asistencia religiosa católica en el Hospital Universitario de Puerto Real a tiempo completo”. En el momento de tal nombramiento, el obispo sabía que Rafael Vez padece obesidad y otros problemas serios de salud y que su estado es muy delicado debido a las patologías que padece, por lo que era persona de alto riesgo frente al coronavirus. Pese a todo, el obispo consumó su nombramiento como capellán del hospital de Puerto Real.


El empecinamiento del obispado en que el cura se incorpore al hospital está ya en manos del departamento de Prevención de Riesgos Laborales del Ministerio de Trabajo.


Obedeciendo el humillante mandato del obispo, este sacerdote que, además de párroco de Conil, es profesor del seminario diocesano y canónigo Maestro de Ceremonias de la catedral de Cádiz -ahora con sus funciones prácticamente suspendidas en ambos ámbitos-, se personó en dicho hospital a finales de agosto pasado, para preparar su incorporación al mismo, fechada el 1 de septiembre. Sin embargo, la dirección del centro le comunicó que, dado su estado de salud y el riesgo que corría si entraba en contacto con el personal y los enfermos del hospital, era imposible aceptarle en tal puesto, que ponía en grave peligro su vida. Los médicos del centro le dijeron además que incluso carecían de EPIS (equipo de protección individual) de su talla, por lo que no podían aceptar su incorporación.

Rafael Vez tiene empacadas todas sus cosas, esperando un destino que no le mate. PROPRONews
Rafael Vez tiene empacadas todas sus cosas, esperando un destino que no le mate. PROPRONews

RIESGO EVIDENTE

El riesgo se ha multiplicado a medida que pasan los días, hasta el punto de que el de Puerto Real es uno de los hospitales de la provincia de Cádiz más afectados por el coronavirus, con unas instalaciones desbordadas en varias ocasiones y, en la actualidad, con 30 enfermos de covid ingresados y medio centenar de sanitarios aislados por esta causa, como informa la prensa local (Hospital de Puerto Real: 30 ingresos Covid y medio centenar de profesionales aislados).

El expárroco de Conil comunicó reiteradamente estas circunstancias al obispado que, a pesar de saber lo que ocurría, ha seguido insistiendo en que se incorpore de inmediato al hospital puertorrealeño, según hemos podido saber de fuentes bien informadas. El asunto está ya en manos del Ministerio de Trabajo, por ser un caso claro que atenta contra los principios básicos de la prevención de riesgos laborales.

Tras esta puerta resiste el párroco cesado. PROPRONews
Tras esta puerta resiste el párroco cesado. PROPRONews

Igualmente, Rafael Vez ha designado letrado en la persona de Xisco Cardona, abogado rotal y prestigioso canonista, para que le defienda en la causa eclesiástica abierta contra él por el obispo, que reclama, a través de un fiscal eclesiástico nombrado por Zornoza, su cese como profesor del seminario y como canónigo, así como la suspensión de su condición de sacerdote, es decir, “su muerte eclesiástica”, según señalan nuestras fuentes.

El cura está a la espera y con el equipaje hecho. PROPRONews
El cura está a la espera y con el equipaje hecho. PROPRONews

El cura permanece actualmente en precario en la casa parroquial de Conil, que no ha abandonado aún por consejo de su abogado, aunque tiene empacadas todas sus cosas para marchar de inmediato donde el obispo diga, siempre que sea un destino que no ponga en peligro su vida. El caso, sumado a los numerosos frentes que tiene abiertos el obispo de Cádiz y Ceuta con otros sacerdotes, empleados, religiosos, alcaldes y colectivos, describe un panorama de enfrentamientos y diatribas públicas prácticamente inéditos en la Iglesia española con este nivel de crudeza. Son numerosas las personas que achacan todos estos problemas a la actitud excesivamente materialista y dictatorial con que se dirige actualmente el obispado. También hay quien dice que el expárroco de Conil ha sido excesivamente duro en sus críticas públicas al obispado, pero frente a ello, diversos feligreses conileños señalan que “el mensaje de Cristo es inequívoco, y que más duro fue Jesús al echar a los mercaderes del templo empleando incluso la violencia”. Estos mismos fieles aducen, por otra parte, que la actitud del obispo para con Rafael Vez “es muy poco misericordiosa y cristiana, y alejada de la caridad y la capacidad de comprensión y perdón que cabe esperar en un pastor, máxime cuando ese destino en un hospital, con la pandemia disparada y tantos contagiados de coronavirus, puede costarle la vida al cura”.

(Próximo capítulo: La guerra de monseñor Zornoza).

(NOTA: A fin de contrastar nuestras informaciones con el Obispado de Cádiz y Ceuta, hemos dirigido hace días sendos correos electrónicos tanto a la Dirección de Comunicación como al Gabinete de Prensa del mismo, sin que hayamos recibido respuesta alguna. También hemos solicitado entrevistar al señor obispo, pero tampoco hemos recibido contestación. De todos modos, estamos abiertos a cualquier puntualización, rectificación o añadido, si el Obispado encuentra errores u omisiones en esta información).

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Una cadera episcopal de 23.600 euros

Inmatriculaciones eclesiásticas, un expolio monumental tolerado por el Gobierno

ETA: cuando la Iglesia dejó de ser Católica

Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal

Impiden la entrada a Jesús en la plaza de San Pedro

Sin biblia ni crucifijo, pues claro

La incomprensible discriminación del Papa a España

El Papa vuelve a ofender a España

Fidel García, el único obispo que no respaldó la “Cruzada del 36” y lo cara que le costó su valentía

Obispos maléficos