“¡Abrid las iglesias a los sin techo!”

Movimientos cristianos exigen públicamente a los obispos acoger en templos, palacios episcopales, seminarios e inmuebles eclesiásticos a los más pobres, víctimas de la actual ola de frío

361
Carecer de techo es una desgracia que afecta a millares de personas en toda España. RTVE
Carecer de techo es una desgracia que afecta a millares de personas en toda España. RTVE

Grupos cristianos de base de toda España reclaman estos días a las autoridades eclesiásticas que abran los templos y otros edificios dependientes de la Iglesia Católica, entre ellos, las residencias episcopales, los seminarios -actualmente semivacíos- las casas y pisos propiedad de las diócesis, para acoger a los numerosos sin techo que estos días de frío polar son los más vulnerables y están sufriendo padecimientos terribles que pueden causarles la muerte por congelación. Pero los obispos, como el de Cádiz, siguen haciendo oídos sordos.

Cádiz.-

Uno de los grupos más activos de España es el Grupo Cristiano de Reflexión-Acción de Cádiz, ciudad que padece una grave situación de desempleo y empobrecimiento y que, a pesar de tener desde hace años un ayuntamiento de izquierdas, ha visto empeorar la situación de las personas sin hogar, que la capital gaditana superan ya los dos centenares.


“Ante esta situación de frío polar me choca que todas las iglesias estén cerradas para ellos”.


Juan Cejudo Caldelas, responsable de Comunicación del Grupo Cristiano de Reflexión-Acción de Cádiz, ante la actual ola de frío que padece España y que también afecta a la capital gaditana, ha enviado a este periódico un comunicado en el que, en nombre de los cristianos de base de la ciudad, exige a los obispos españoles y, en su caso, al de Cádiz, un paso adelante para acoger y proteger a estos centenares de personas vulnerables -decenas de millares en toda España-, que están padeciendo tanto a causa de la ola de frío que azota el país.

El comunicado dice lo siguiente:

“Tenemos una ola de frío que recorre toda España. En estos días pienso mucho en las personas que tienen que dormir en la calle y que no tienen dónde poder estar recogidas, como estamos los demás ciudadanos en nuestras casas: con calefacción, con ropa limpia de abrigo, con buenas mantas en nuestras camas a la hora de dormir, con comida caliente en nuestras mesas, con ducha de agua caliente cuando queremos…


El Papa Francisco y el Padre Ángel han tomado ya la iniciativa que, sin embargo, los obispos no siguen.


Ante esta situación me choca que todas las iglesias estén cerradas para ellos. La Iglesia siempre fue acogedora con los necesitados. Sé que a través de Caritas se les ayuda a muchos de ellos de varias formas, pero, a la hora de dormir, siguen durmiendo en las calles, a pesar de la ola de frío, o de las lluvias y el viento. Y las iglesias, mientras tanto, cerradas a cal y canto. Y ninguno de los muchos pisos que la Iglesia tiene a través de sus fundaciones, se pone al servicio de estas personas, ni otros inmuebles, como el Seminario, que está casi vacío. Desde el Grupo Cristiano de Reflexión-Acción, se le ha dicho varias veces al obispo por escrito, pero lo ha ignorado.

LEJOS DE LOS DESEOS DEL PAPA

Muy lejos de los deseos del buen Papa Francisco que dice:

Deseo que la Casa de Dios tenga siempre las puertas abiertas, porque camina entre los pueblos, en la historia de los hombres y de las mujeres, de lo contrario, las iglesias con puertas cerradas deberían ser llamadas museos.

La comunidad eclesial según el Evangelio es una tienda capaz de ampliar su espacio para que todos puedan entrar, un oasis de paz del amor de Dios, un lugar de acogida, reconciliación y perdón (Carta al Padre Ángel diciembre de 2019).

Es cierto que son las autoridades las responsables de dar respuesta a este problema humanitario. No digo que no hagan nada ni se preocupen. También se preocupan las varias asociaciones o colectivos que trabajan con estas personas y les ayudan durante todo el año. Mi reconocimiento a todos ellos por su labor.

Los ciudadanos también deberíamos aliviar la situación de estas personas colaborando con los colectivos que trabajan con ellos de forma continuada. Una forma muy positiva sería aportar alguna cantidad a la reciente iniciativa de Iguales en Acción, para poder pagar el alquiler a algunas de estas personas, sacándolas de la calle, como ya han hecho con algunas de ellas.

Merece la pena que entréis en su página web, https://www.unhogarunavida.org/

Pero es incontestable que los espacios que tenemos en Cádiz son completamente insuficientes y no puede evitarse que la mayoría de entre 125 y 130 personas sigan durmiendo estas noches de frío en la calle, en los cajeros, sobre cartones o sobre una débil manta tirada en el suelo…

Con tiempo suficiente habría que tener previsto unos espacios apropiados donde estas personas puedan pasar las noches en los rigores del invierno. Pero eso no se hace ningún año, aunque se amplíen algunas plazas más las destinadas a ellos en el insuficiente y pequeño albergue.

Mientras, entiendo que la Iglesia debería dar ejemplo y tomar la iniciativa en Cádiz, ofreciendo una de sus muchas iglesias en el casco histórico y otra en Puerta de Tierra, donde los sin techo y también los inmigrantes y desahuciados puedan pasar la noche. Ya el Papa ha dado ejemplo en una Iglesia del Vaticano y el Padre Ángel lo hace en su iglesia de Madrid. Son muy escasas las iglesias que ofrecen sus instalaciones para ellos en estos meses de rigor invernal. Pero el Papa quiere que estas iniciativas solidarias, tan evangélicas, se extiendan por todo el Mundo. Sin embargo, parece que los obispos no le hacen caso.

Por humanidad, señores responsables públicos, Sr. Obispo de Cádiz, hagan algo y háganlo ya”.

OTRAS INFORMACIONES

Las preguntas y denuncias del cura de Conil que escuecen al obispo de Cádiz

Decretada la muerte eclesiástica del cura de Conil

Un castigo al cura de Conil que puede ser mortal para él

Una cadera episcopal de 23.600 euros

Inmatriculaciones eclesiásticas, un expolio monumental tolerado por el Gobierno

ETA: cuando la Iglesia dejó de ser Católica

Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal

Impiden la entrada a Jesús en la plaza de San Pedro

Sin biblia ni crucifijo, pues claro

La incomprensible discriminación del Papa a España

El Papa vuelve a ofender a España

Fidel García, el único obispo que no respaldó la “Cruzada del 36” y lo cara que le costó su valentía

Obispos maléficos