Llamadme patidifusa…

… y sí, así me he quedado tras leer que el Ministerio de Defensa ha levantado la suspensión al militar Alfonso Jesús Cabezuelo, miembro de la famosa “manada” a la que me niego a llamar por ese nombre y paso a definir a partir de ahora como “jauría” (RAE dixit, segunda acepción de la palabra)

846
El militar y miembro de La Manada Alfonso Jesús Cabezuelo. RTVE
El militar y miembro de La Manada Alfonso Jesús Cabezuelo. RTVE

Añade Don Ministerio que no queda otro remedio, que es la ley. A este individuo, al que me niego a llamar persona (RAE dixit, cuarta acepción de la palabra), se le readmite pero no se le adjudica destino. ¡Jo, pedazo de escarmiento!, cobrar sin trabajar y seguir libre y de vacaciones. Eso es un castigo y no la garrucha de la Santa Inquisición. ¡Pobre hombre!

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Y van dos, porque a Antonio Manuel Guerrero, guardia civil, se le mantiene también con su sueldo (eso sí, sin complementos, ¡qué duros son en la Benemérita!), a la espera de que se resuelva el recurso contra la condena de 9 años que pesa sobre él y sus compañeros, recurso interpuesto por el incalificable (no encuentro en la RAE palabra para él) y televisivo abogado defensor de cuatro de los condenados. Eso, o que se vaya de España. Todo puede ser, que para algo querría el pasaporte. Aunque bien pensado, ¡qué tontería!, ¿dónde va a estar mejor que aquí?

Bien, pues si la ley dice que es lo que corresponde, habrá que modificar la ley para que además de legal sea justa.


Si la ley dice que es lo que corresponde, habrá que modificar la ley para que, además de legal, sea justa.


Lo malo es que cambiar ciertas normas supone sacar a pasear el bicho del pantano, que llevan dentro más de los que creemos.

Ha sido proponer que, a lo mejor, se debería reformar la legislación para que cualquier acto sexual sin consentimiento explícito sea delito, y de esta forma dejar clarito que si no quieres es que no quieres, y que NO es NO, y no un: “Las mujeres dicen no, pero en el fondo lo están deseando. Te follamos entre todos, y si no te dejas te matamos”. Y si no quieres que te maten y te sometes, es que te gusta …, susto o muerte, que dice el chiste…

Ha sido, digo, apuntar que el consentimiento debe quedar meridiano, y salir un montón de hombres (algunos cercanos y queridos, confieso más patidifusa todavía) a punto de darles un jamacuco, llevándose las manos a la cabeza y clamando tonterías varias, como que se acabó el romanticismo o que si van a tener que pedir autorización por escrito a la parienta cada vez que quieran echar un polvo…, algo así como la licencia que otorgas cuando te operan a corazón abierto y te hacen firmar unos papeles, por si la palmas, no vayan a reclamar luego tus allegados.

¿A qué viene eso? ¿Es tan difícil de entender que una mujer ante cinco tíos no se atreva a decir ni mu, y mucho menos si está borracha o drogada porque esos cinco tíos, al igual que otros cuantos millones, no admiten que, aunque ellos tengan muchas ganas, la mujer que tiembla y gime enfrente, no llora de placer o deseo sino de miedo y asco?

El guardia civil y miembro de La Manada Antonio Manuel Guerrero. RTVE
El guardia civil y miembro de La Manada Antonio Manuel Guerrero. RTVE

Pues son muchos los que lo piensan. De hecho, luego van a juicio (si llega el caso) y alegan que la relación fue consentida. Algunos, en el colmo de la chulería, aseguran que la víctima disfrutó, incluso más que ellos. Imbéciles, pues si tan poco placer sacáis en violar, ¿porque lo hacéis? ¿Por amor universal?

HOMBRES DE BIEN

Por favor, hombres de bien, retiraos un rato al rincón de pensar los que hacéis bromas con este asunto y os sentís ofendidos en vuestro honor, y poneos de nuestra parte, que si algo bueno, entre tanta iniquidad, ha traído “la jauría” es que ha formado la gota que colma el vaso, y ya somos legión las mujeres que no vamos a callarnos.

Todos conocemos los límites. En una relación entre personas sensatas no hacen falta explicaciones, el consentimiento y las ganas son obvios; pero hablamos de relaciones anómalas y forzadas, hablamos también de que especificar las condiciones no evitará, por desgracia, esa lacra patriarcal que son las violaciones, pero es posible que se castigue como merece al autor y no se le premie con unas vacaciones con sueldo.


Por favor, hombres de bien, retiraos al rincón de pensar los que hacéis bromas con este asunto y os sentís ofendidos en vuestro honor, y poneos de nuestra parte.


Así que no os preocupéis, los que tan disgustados e inquietos estáis por el asunto, no os van a denunciar, porque las mujeres no denuncian violaciones falsas por deporte. De hecho no se denuncian la mayoría de las que se producen, lo cual a la vista de las sentencias tiene su triste justificación.

Y al Ministerio de Defensa, le pido que haga honor a su nombre y defienda, a las de fuera y a las de dentro, que sus decisiones parecen a veces más prestas a amparar comportamientos más semejantes a las de una banda de mercenarios medievales que a fomentar la ejemplaridad de un ejército del siglo XXI.

Y una última sugerencia: los que tengan dudas sobre si una mujer quiere o no quiere, que no follen y listo. Un problema menos.

Claro que tal y como están las cosas, el día menos pensado nombran a El Prenda director del Plan de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género, porque eso no se le puede negar; sensibilidad tiene poca, pero de violencia sabe un rato.

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora).

MÁS SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE LA AUTORA EN ESTA SECCIÓN

Llamadme pánfila…

Llamadme romántica…

Llamadme antitradicional…

Llamadme pedante…

Llamadme buenista…

Llamadme homófoba…

Llamadme viciosa de Juego de Tronos…

Llamadme tiquismiquis…

Llamadme extraterrestre…

Llamadme criticona…

Llamadme atrevida…

Llamadme feminazi…