Llamadme criticona…

…pero me pregunto quién será la persona que se encarga de vestir a las hijas del Rey

968
Reunión familiar por los 80 años del rey Juan Carlos. RTVE
Reunión familiar por los 80 años del rey Juan Carlos. RTVE

Llamadme criticona y acertaréis, porque no son una, ni dos, ni tres, sino muchas, las veces que me pregunto pérfidamente quién será la persona que se encarga de vestir a las hijas del rey: ¿Mary Poppins? ¿Teresa de Calcuta? ¿Los Morancos? ¿La modista del Dhaes?

Elisa Blázquez con Killer, su perro.
Elisa Blázquez con Killer, su perro.

Me acongoja el asunto, ya que, según la revista Semana, mamá Letizia gastó el año pasado 130.000 euros en ropa. No en vano está considerada una de las monarcas mejor engalanadas del mundo, tarea a la que debe dedicar el 95 por ciento de su real tiempo, a juzgar por los modelitos que gasta, y la tinta que invierte la prensa del “cuore” en alabarlos. Tanto cavilar cómo será su siguiente sorpresa estilística personal debe dejarle poco tiempo para elegir el atuendo de las niñas o para reinar (¡ay, qué boba!, si reinar es precisamente eso, lucirse, para que el pueblo llano podamos envidiarla o criticarla, según convenga)

Y no es cuestión baladí. La ropa que nos ponemos las mujeres es importante tema de debate.


Letizia gastó en ropa 130.000 euros en 2017.


Ahí tenemos el caso de la campeona mundial de ajedrez, Anna Muzychuk, que se ha negado a defender sus títulos en Arabia Saudí porque le exigían vestir con abaya (traje tradicional que consiste en una túnica larga hasta los pies. Se acompaña del hiyab, pañuelo que cubre la cabeza), además de no permitirle salir sola a la calle. Anna ha dejado de ganar 500.000 euros en una de las competiciones ajedrecistas mejor dotadas económicamente, por no querer ser “una criatura secundaria

Una ucraniana reivindicando los derechos humanos, y en Austria, echando espumarajos por la boca, porque el primer bebé vienés del 2018 aparecía en brazos de su madre que llevaba el pelo cubierto, precisamente por un pañuelo.

Intolerancia contra la mujer, que nos llega por todos lados.

MULTA A SCHWEPPES Y A…

Mientras tanto se sabe que acaban de ponerle una multa a las empresas Schweppes y Tote Vignau por obligar a sus azafatas a trabajar con minifalda y manga corta en la última edición del trofeo de tenis Conde Godó, a pesar de que hacía un frío siberiano. La Inspección de Trabajo ha dado la razón a la UGT, que fue la que denunció estas condiciones laborales, concluyendo que ambas empresas incurrieron en un trato discriminatorio por razón del sexo de las azafatas. ¡Ahí, ahí me hubiera gustado ver al hombre de la tónica! ¿Dónde andará, por cierto?

Letizia en Semana
Letizia en Semana

Remontándonos un poco más atrás, sin multa todavía, pero con protestas del PSOE y el SATSE se desarrolló la gala Telepasión, que TVE emitió en Nochebuena, en la que aparecían unas enfermeras bailando como locas, con unas minifaldas que dejaban entrever el culo. A su lado, unos médicos bailando también como locos, pero muy tapaditos con su traje y encima la bata (poco más y salen en burka).

Y otra multa deberían ponerle a Antena3 por orear a Cristina Pedroche en un balcón. Dando las campanadas en la noche más gélida del año, y oye, ahí la teníamos, que ni le castañeteaban los dientes ni nada, no como esos blandos que se quedaron tirados en la nieve con un 4×4 ( 4×4 = 16, muy bueno, aunque poco oportuno lo del 112).

Pero siguiendo con mujeres de armas tomar, como la Pedroche, (llamar a las mujeres por el apellido es muy empoderante. A mí, una jefa que tuve me llamaba la Blázquez y me gustaba mucho), es verdad que a ella no la obligan, pero a nadie se nos escapa que su vestimenta es el reclamo que utiliza la cadena para atraer espectadores y eso, amigos es heteropatriarcado puro y duro. ¿No me crees amable lector, hombre o mujer no feminista, que estás leyendo?, pues quédate en tanga o calzoncillos y sal un rato a la terraza. Vale, ya te imagino, estás pensando: “Si me pagaran lo que a Cristina, ahora mismo salía”. Esa es la cuestión, que no lo hace porque le guste congelarse, sino porque le pagan. ¿Y por qué le pagan por salir semidesnuda? Fácil, porque al heteropatriarcado le gustan las mujeres así, guapas, frágiles, obedientes y, a ser posible, en pelotas. En el momento en que Cristina apareciera como dicta el sentido común, a saber, con un pantalón de pana, un jersey de cuello alto y una bufanda de lana gorda, se acabaría su contrato.


La ropa que nos ponemos las mujeres suele ser importante tema de debate.


En un mundo igualitario, la ropa, o la falta de ella, no sería un hecho relevante; pero mientras una mujer vaya de tul y cristales de Swarosvski, que brillan mucho pero calientan poco, y su compañero, tapado hasta las cejas, esta que está aquí no se creerá los argumentos de la susodicha Pedroche. El día que Chicote se coloque un deshabillé para enfrentarse a la dura nochevieja madrileña y a los no menos terribles cuartos del carrillón de Sol, me callaré. De momento, opino que ella puede ponerse lo que quiera, faltaría más, pero que no lo justifique con la bandera feminista, porque no la creo.

HOLLYWOOD, DE NEGRO

Más de trapitos. Las mujeres de Hollywood decidieron enfundarse todas en vestidos negros para asistir a la entrega de los Globos de Oro. Querían llamar la atención sobre los tíos de manos largas y cerebros cortos (o, mejor dicho, con cerebros instalados en la punta del capullo). La respuesta fue apabullante, aunque tres estrellas se salieron por la tangente. Esas tres hubieran encajado mejor con el centenar de francesas, con Catherine Deneuve al frente, que afirman que tanta denuncia es pasarse y que, con estas protestas, se va a acabar la seducción.

Escena familiar captada cerca de Casablanca (Marruecos). E. BLÁZQUEZ
Escena familiar captada cerca de Casablanca (Marruecos). E. BLÁZQUEZ

El manifiesto defiende el derecho de los hombres a importunar a las mujeres, pero no el de las mujeres a no querer ser importunadas. Digno argumento de forocoches. Eso, y casi con las mismas palabras: “tanta protesta nos está llevando a los hombres a tener miedo de las mujeres. Por cualquier cosa podrían denunciarnos”; me lo dijo hace poco un “cuñao” (no mío, que yo no tengo) y casi le parto la boca.

Le contesté, sin violencia claro (me aguanté las ganas de partírsela): “¿A ver, alma de cántaro, cuántas veces te han denunciado a ti por ser un plasta?, ¡qué lo eres!

Elemental, querido Watson, la contestación es, ninguna. A ver si ahora va a resultar que, además de feminazis, somos tontas y no distinguimos entre un tío cansino que te dice bonita escupiéndote en la oreja y un acosador baboso que te manosea y te presiona aprovechándose de su posición.

La doble campeona mundial de ajedrez renunció a jugar en Arabia Saudí.
La doble campeona mundial de ajedrez renunció a jugar en Arabia Saudí.

Y es que no nos libramos, nos pongamos lo que nos pongamos, porque de indumentaria, también, va la circular enviada por los colegios Juan Pablo II de Guadarrama y Alcorcón, financiados con dinero público, a sus profesoras, para advertirles que vistan con “feminidad, pudor y modestia”. Se les ha olvidado incluir que lleven en la mano el “Misalito Regina”, un fallo.

Ahora caigo, quizá las infantas vayan a este colegio y su reina mami ha decidido aplicar la norma.

¡Mon dieu, que diría Catherine Denueve!, mujer que lo mismo firma en 1971 el llamado “Manifiesto de las 343 zorras”, arriesgándose a ir a la cárcel por exigir la despenalización del aborto, que defiende a Roman Polanski, acusado de la violación de una niña de 13 años o que suscribe el esperpento reciente. ¡C’est la vie!

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora).

SOBRE LA AUTORA Y SUS ACTIVIDADES

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS DE LA AUTORA EN LA SECCIÓN “LLAMADME”

Llamadme antitradicional…

Llamadme homófoba…

Llamadme viciosa de Juego de Tronos…

Llamadme tiquismiquis…

Llamadme extraterrestre…