Llamadme indignada…

...por el tratamiento que ciertos medios han dado al asesinato de Manuela Chavero, y os quedaréis cortos

29985
Él ha confesado que la mató, pero ciertos periodistas culpabilizan a la víctima. RTVE
Él ha confesado que la mató, pero ciertos periodistas culpabilizan a la víctima. RTVE

Llamadme indignada y os quedáis cortos. No podéis imaginar cómo me avergüenza un sector de esta profesión mía de periodista. Hace cuatro años, una mujer de un pueblo tranquilo, como son los de Badajoz, desapareció de su casa. Dejó la tele puesta, la luz encendida, su móvil encima de la mesa. Se investigó a conciencia, pero ni ella viva ni en algún otro lugar, ni el cadáver para confirmar su muerte, aparecían. Y cuando se averigua que un hombre la mató, algunos medios sacan a relucir detalles más que improcedentes de la asesinada. Asco.

La periodista, con su perro Killer
La periodista, con su perro Killer

Durante mucho tiempo se han barajado hipótesis, se han realizado batidas, se ha interrogado a decenas de sospechosos, se han colocado carteles con su foto, pero Manuela Chavero seguía siendo un misterio. Y ahora un vecino suyo ha confesado que la mató y ha desvelado el lugar donde la enterró. Han encontrado unos huesos que, a falta del análisis definitivo, confirmarán que Manuela no se fue por decisión propia, como apuntaban algunos.

Manuela fue asesinada por un hombre que vivía a 25 metros de su casa, un vecino al que conocía de toda la vida, un hombre del que no desconfió cuando le pidió ayuda, y a prestársela fue a su casa, donde terminó siendo asesinada. ¡Pero, ay, el machismo imperante!

“La belleza y el carisma de la mujer que, tras su separación, solía quedar con hombres más jóvenes”, escribe un machista en esa sinrazón que es La Razón. Manuela fue a casa de su vecino porque él le pidió ayuda, pero es raro el medio que no especifica que cuando su asesino fue a buscarla, estaba hablando por wasap con un hombre más joven que ella.


No es sólo “La Razón”. Hasta el medio más progresista mete la pata y tiende a culpabilizar a la víctima si ésta es mujer y libre.


Manuela ha estado cuatro años pudriéndose en la finca del hombre que le arrebató la vida mientras su familia se consumía de incertidumbre y dolor, y, para remate, los indignos periodistas y tertulianos, que tanto abundan, se están cebando con la víctima. Sin embargo, blanquean al “más que presunto” criminal. De este hombre, que ha borrado a sangre fría todos los rastros que dejó y que ha callado durante cuatro años, participando además en las batidas, refieren que era un “amante de los caballos”. Sí, claro, a lo mejor igual de amante de los caballos que el torero del toro y el cazador del ciervo.

A Manuela la han matado por ser mujer y, después de muerta, vienen los retrógrados en jauría a disculpar a su asesino, al que “su madre dejó con su padre cuando se separó”. Pobrecito, sin una madre que lo encarrilara (¿y también culpable por divorciarse de su marido?).

CULPABILIZAR A LA VÍCTIMA

La vida de Eugenio Delgado, siguen relatando estos voceros del patriarcado más rancio, “es una mezcla de desgracias y golpes de mala fortuna. Introvertido, muy taurino y obsesionado con Manuela, su amor platónico”. Pero eso no es amor, “señoros”, es el horrible “o mía o de nadie”.

Podríamos consolarnos pensando qué podemos esperar de La Razón y similares. Pero no es el caso. Hasta el medio más progresista mete la pata y tiende a victimizar a la víctima, si ésta es mujer y libre.

Bravo por Manuela, hizo con su vida lo que quiso y eso es admirable, aunque el precio que ha pagado no ha podido ser más alto. Una mártir más de la causa por nuestra libertad. Descansa en paz, preciosa mujer.

Y a los que pregonáis que no existe la violencia de género os digo: la hay, y es doble, te matan y encima te culpan por haber provocado al asesino. ¡Idos a la mierda, andad!

(Elisa Blázquez Zarcero es periodista y escritora. Su último libro publicado es la novela La mujer que se casó consigo misma. Diputación de Badajoz).

SOBRE LA AUTORA

Una colaboradora muy especial

OTROS ARTÍCULOS

Llamadme estupefacta…

Llamadme malvada…

Llamadme solidaria…

Llamadme femme fatale…

Llamadme Sharon…

Llamadme actriz…

Llamadme politóloga…

Llamadme mala madre…

Llamadme aguafiestas…

Llamadme irrespetuosa…

Llamadme empoderada…

Llamadme perezosa…