viernes, 19 agosto, 2022
spot_img
InicioVa de PerlasEnjambre de milagros

Enjambre de milagros

El vigilante habita una isla en el lugar más extremo de la Tierra. No conoce la felicidad, pero acepta la fortuna, el encanto de lo fértil, excedido de la sombra de lo mágico. Sabe que vivir es perdurar, lo cierto, lo inequívoco en el silencio que precede a la pureza del éxtasis.

Gregorio González Perlado
Gregorio González Perlado

Penetra en la luz seducido por un sueño, por la revelación de lo perfecto, por la razón de la armonía; un sueño en el que circula por corredores sin retorno, perturbado por el lienzo azul de una mirada. Acaricia lo absoluto junto al arrecife asaltado por el estallido del oleaje. En el mínimo espacio concedido por el tiempo, sacia lentamente su entusiasmo. Y concibe un espejismo.

Orienta cada día la ruta de los barcos desde el prodigioso faro en el que mora. Observa y atiende sus destinos, aunque nunca los alcance. Delicado, sutil e idealista, el vigilante ama lo vedado, lo que no puede ser. Por la noche, mientras alimenta con óleos el resplandor de la atalaya, medita sobre el origen de su bienestar, sobre la embriaguez de su inteligencia. Duerme solitario como la flor del arándano. De madrugada concluye que la libertad es compatible con la ausencia.


El vigilante ha visto demasiado el mar y codiciado demasiado el paraíso.


En la primera luz de la mañana, su mirada recorre los indicios de los años sobre su cuerpo iluminado por la exuberancia de la primavera: ha visto demasiado el mar y codiciado demasiado el paraíso. Despojado de su lecho, siente frío. Recoge el jergón, dispone la sábana y abre la ventana: sólo el aire y la efervescencia de las olas topan con su rostro. El resto es silencio en esta isla asentada en el lugar más extremo de la Tierra. El vigilante cruza el umbral de su casa y afronta el camino cotidiano que le conducirá a lo fecundo, a la sombra de lo mágico donde recala cada día. Pulso cardinal en el que, transeúnte, se apasionará con los espejismos.

Puesto que donde existe la luz crece la sombra, donde se descifra el enigma penetra el tiempo, el vigilante ha dispuesto sus días junto al faro, abdicando de la tristeza, desnudando la oscuridad contenida en el paisaje acostumbrado. Recorre los jardines de la ínsula fecunda como un niño con cabás, vistiendo racimos de prodigios, hacinando palabras en la comisura de sus labios, vocablos con los que tejer certidumbres que sustenten el rumbo de las naves, el destino de sus rutas, aunque nunca las alcance. Si se despista al ubicar una ciudad en el mapa, si su tropiezo colma la rosa de los vientos, el vigilante solicita un armisticio a los oyentes del descuido y asume su inconsciencia, fruta temprana.


Sabe que nadie habría de morir lejos del mar, condenado a su ausencia sin haber sido poseído por el ímpetu del deseo.


En el crepúsculo se encarama al farallón y observa cómo el azul se extiende más allá del día y las olas se convierten en un enjambre de milagros, en un vértigo de caricias bajo el horizonte inflamado por el Sol. Sabe entonces que nadie habría de morir lejos del mar, condenado a su ausencia sin haber sido poseído por el ímpetu del deseo.

Cuando acontece la oscuridad por las paredes del ambigú, el vigilante prende un día más los óleos que iluminarán a los navegantes, desciende del faro y sale a la noche. Entonces, una mano firme se acerca hasta su rostro y tres dedos serenos halagan su barbilla, mientras una voz sólida y afable le declara: “Sé paciente”. Como si persistiese una ola sobre la cresta de una roca, el vigilante se conturba para ofrecerle la más audaz de las respuestas, pero calla. En consecuencia, aposenta la mirada sobre el vestigio de sus años: vivir es perdurar, lo cierto, lo absoluto. Consciente del ensueño, alza la vista y se aleja senda abajo, noche entrada, sin ruido. Acepta el espejismo.

(Gregorio González Perlado es periodista y escritor).

MÁS SOBRE EL AUTOR

Gregorio González Perlado, un gran periodista y poeta, se incorpora al equipo

ÚLTIMOS TRABAJOS DEL AUTOR

Escribir, una manera de actuar contra el olvido

Polvo de estrellas

La compostura

Sangre roja

El bramido de Poseidón

Obispos maléficos

Mendacidad

Paraguay, territorio mágico

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar