La peor faena de un pardillo Iván Redondo

La jugada de Pablo Iglesias con su “renuncia”, que coloca de facto a sus fieles en el futuro Gobierno, ha dejado noqueado al “gurú” del presidente, muy preocupado a Pedro Sánchez y muy cabreados al PSOE, los barones y la militancia

1057
Pablo Iglesias ha noqueado al spin doctor. LA TUERKA
Pablo Iglesias ha noqueado al spin doctor. LA TUERKA

De magistral cabe calificar la jugada de Pablo Iglesias con su “renuncia”. Conforme pasan las horas, y al margen de interpretaciones cortas de miras de ciertos analistas que se han creído a pies juntillas el cuento del líder de Podemos, crece la admiración de los estudiosos y observadores de la alta política, de la que el politólogo y líder (de lo que queda) de Podemos, ha demostrado ser un consumado maestro. El órdago orquestado por Iván Redondo, y asumido ingenuamente por Pedro Sánchez, de que se aceptaría en el Gobierno a cualquier dirigente de Podemos menos a Pablo Iglesias se ha convertido en la tabla de salvación de este y de su partido en el peor momento de ambos. El tiro le ha salido por la culata a Iván Redondo, que ha quedado retratado como un pardillo de campeonato.

Pedro Sánchez no quería a nadie de Podemos en su futuro gobierno. Iván Redondo participaba al ciento por ciento -si no era él el mentor de esta estrategia, como han comentado algunos analistas- de semejante decisión, muy conveniente para los intereses de un PSOE en alza frente a un Podemos a la baja. Se ha hablado de que había una estrategia de Iván Redondo para terminar de destruir a Podemos, forzar una repetición de elecciones en otoño y cosechar los frutos de tan “inteligente” maniobra.


La nefasta secuencia de la maniobra de Iván Redondo pone de manifiesto su torpeza y la gran inteligencia política de Pablo Iglesias.


La secuencia de acontecimientos ilumina claramente los designios de la estrategia de Iván Redondo para conseguir este propósito. Téngase en cuenta que, como antes Monago, Pedro Sánchez -entregado por completo a la “iluminación” de Redondo, cosa que muchos barones y militantes del PSOE no entienden- no toma decisiones si no vienen sugeridas por su “gurú” o corroboradas por este.

La iluminadora secuencia de la nefasta estrategia redondiana es, cronológicamente y resumiendo, la siguiente:

1.- Gobierno del PSOE en solitario pero con el apoyo gratis de Podemos.

2.- Ante la negativa de Podemos, el presidente se abre a incorporar a ministros independientes de reconocido prestigio incluso de la órbita de Podemos, pero no a dirigentes de la formación morada.

3.- Podemos vuelve a negarse y entonces Sánchez se saca de la manga -una maniobra de marca típicamente redondiana- que aceptará a cualquier dirigente morado menos a Pablo Iglesias, convencido, él y su “gurú”, de que jamás aceptaría “el coleta” semejante humillación.

4.- Pablo Iglesias ve al instante la ocasión de oro para conseguir cinco objetivos: quedar él como un héroe abnegado y recuperar liderazgo; meter en el Gobierno a su mujer y a algunos otros fieles; controlar igualmente desde dentro la acción del Ejecutivo; conseguir altavoz y protagonismo desde ministerios ocupados por los suyos; y empezar a recuperar el poder perdido de Podemos desde la ventaja que da el verdadero PODER.

EL ERROR DE REDONDO

Naturalmente, Iván Redondo creyó que Pablo Iglesias jamás aceptaría que se le vetase a él personalmente, y lo creyó mucho más cuando Iglesias convocó la consulta a sus bases y estas vetaron mayoritariamente el veto, lo que parecía atarle a una negativa de plano a apoyar ese gobierno si él no entraba en el mismo.

Y en estas, Pablo Iglesias dice, “renuncio a ser ministro”. Y toda la estrategia tan “inteligentemente” urdida por Iván Redondo se vino catastróficamente abajo. La jugada ha demostrado que Pablo Iglesias es todavía más inteligente de lo que parece y que Iván Redondo es un pardillo de tomo y lomo, pagado, eso sí, a precio de oro con el dinero de todos los españoles, por la ceguera de un Pedro Sánchez que parece encaprichado con él como la zarina se encaprichó de Rasputín.


En aquella entrevista de La Tuerka empezó la jugada envolvente de Iglesias sobre Redondo, que ha quedado noqueado por el líder morado.


Nuevamente queda de manifiesto el nefasto resultado del “asesoramiento” del “gurú” para su asesorado. Ya se vio con Monago, Basagoiti y Albiol. Y con Pedro Sánchez no es la primera vez que mete la pata: la metió con la ridícula imagen que pretendió dar del presidente con gafas de sol a bordo del Falcon; la metió con la negativa a participar en los debates electorales de la que tuvo que desdecirse de inmediato e ir a los dos; y ahora, después de otras notorias meteduras de pata que todos recordamos, acontece la “jugada maestra” del “gurú” de vetar a Pablo Iglesias para forzar la negativa de este a apoyar al gobierno y forzar la repetición de elecciones, con el resultado que ya se sabe.

IVÁN PIERDE LA PARTIDA DE AJEDREZ

Aquel programa de La Tuerka en el que Pablo entrevistaba a Iván en una charla tan de coleguitas, hablando como dos niños de sus series de televisión favoritas y de un ajedrez -el verdadero y el político- del que ambos se consideran maestros, ha sido premonitorio de lo que iba a pasar. En esa entrevista parecía que Iván seducía a Pablo, pero en realidad ocurría al revés. En esa entrevista empezó la larga envolvente con la que Pablo Iglesias acaba de noquear al “gurú” sin despeinar un solo pelo de su nutrida coleta. Una jugada maestra, incluso en la puesta en escena twittera -ved a Pablo con camisa mao blanca sobre un fondo fotográfico de multitudes que representa a sus “casi cuatro millones de votantes”, con gesto compungido de mártir de la causa, en un alarde de comunicación no verbal de mirad qué bueno soy- que ha evidenciado la verdadera y corta estatura de Iván Redondo, y que agiganta la de Pablo a ojos incluso de sus adversarios. Pablo, ya lo saben los lectores, dejó de ser santo de mi devoción hace mucho tiempo, pero hoy me quito el sombrero delante de él por la suma inteligencia de su jugada y por lo muchísimo que ha conseguido a cambio de tan poco; de casi nada, dado que él queda prácticamente intacto para el futuro, estando como estaba al borde del precipicio.

La puesta en escena de la "renuncia" y la gestualidad fueron magistrales. TWITTER
La puesta en escena de la “renuncia” y la gestualidad fueron magistrales. TWITTER

En el Gobierno en funciones, según la información que tenemos, hay quien echa chispas, lo mismo que en el PSOE, especialmente entre los barones y determinados miembros de la Ejecutiva, por lo sucedido. Pablo Iglesias “se la ha metido doblada a Pedro Sánchez” dicen en privado destacados dirigentes, que añaden: “y todo por culpa de Iván Redondo, que ha ideado una estrategia tan infantil como previsible y fallida”. Entre la militancia, el cabreo es mayúsculo también. Todos ellos, dirigentes y militantes se quedaron blancos cuando Pablo anunció su renuncia. Ahora, a ver quién es el guapo que gestiona este embolado. Y mientras tanto, Iván Redondo, tan pichi, a los mandos de la sala de máquinas del órgano más delicado de España y metiéndose en el bolsillo el pastón que le pagamos todos por actuaciones como esta.

Yo que Pedro Sánchez, despedía ahora mismo a Iván Redondo y ponía al frente del Gabinete de la Presidencia del Gobierno a Pablo Iglesias. Él sí que sabe.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

 OTRAS INFORMACIONES

Desesperado, pero todavía listo Pablo

Manifiesto de intelectuales por la democracia constitucional y contra los populismos y los nacionalismos separatistas

Asombroso: Ansón atribuye a Pablo Iglesias la “orquestación” de la moción de censura que echó a Rajoy

El no a Iceta, consecuencia de otra pifia de Iván Redondo

El Papa vuelve a ofender a España

Injustificado ataque de celos del frustrado asaltante de los cielos

Pablo Iglesias, del rap al R.I.P.

Follar, no sé, Pablo, pero joder, jodes divinamente

El banco de los independentistas financia el casoplón de Iglesias y Montero

Pablo Pasado: regreso al futuro del aznarato

Como Pedro Durán, Pedro Sánchez también desafía a la gravedad

La hora de Pedro Sánchez