La admirable entrega, no correspondida, de la Policía Local de Cádiz

La incomprensión y el ninguneo del equipo de gobierno, con su alcalde, Kichi, a la cabeza, ha generado un grave problema con el Cuerpo

1845
Una sacrificada labor muy apreciada por la ciudadanía.
Una sacrificada labor muy apreciada por la ciudadanía.

El nivel de valoración de la labor de la Policía Local de Cádiz entre la ciudadanía es alto. Hemos sondeado diversos sectores, colectivos y vecinos de la ciudad, y todos aprecian la abnegada labor que desarrollan sus policías locales. Sin embargo, la política municipal en relación con este Cuerpo deja mucho que desear, a tenor de las manifestaciones de los agentes y de sus representantes sindicales. La situación ha llegado a un punto, que en Cádiz se habla, incluso en los medios locales, de “guerra policial”. Pero la guerra, si la hay, no la hacen ellos. Más justo sería decir “guerra municipal”. Los problemas, según denuncian los agentes, son la carencia de efectivos y medios del cuerpo, su desfasada catalogación de puestos de trabajo -extensible a toda la plantilla municipal- de funcionarios, el exceso de trabajo, las injustas retribuciones, y la incomprensión y falta de liderazgo de Kichi, y su equipo, entre otras cuestiones.

Cádiz.-

No hay tal “guerra policial” a pesar de lo que dicen los medios locales (Guerra policial en Cádiz). Al menos, no por parte de la Policía Local, y mucho menos contra el ayuntamiento y su alcalde. Todo lo contrario, aseguran ellos. La guerra parece más bien “municipal”. “Porque es el equipo de gobierno y su alcalde los que han generado esta situación, que dura ya demasiado tiempo”.


Son problemas que Kichi había prometido solucionar y que, cinco años después de su gestión como alcalde, siguen enquistados y empeorando.


Lo que los policías locales de Cádiz quieren no es ninguna guerra, sino que el equipo de gobierno, con su alcalde, José María González, Kichi, a la cabeza, les escuche, para empezar a solucionar sus muchos problemas. Son problemas que vienen arrastrando de mucho tiempo atrás, que Kichi había prometido solucionar, y que, cinco años después de su gestión como alcalde, siguen enquistados y empeorando. Y más ahora, que, con el alcalde ausente por baja paternal, el nuevo concejal de Seguridad Ciudadana y ahora alcalde en funciones, Demetrio Quirós, se están agravando, con su hasta ahora negativa a dialogar con los representantes policiales, a quienes ni siquiera responde a sus solicitudes y mensajes.

El alcalde, segundo por la izquierda, en una de sus contadas visitas a la Policía Local en cinco años de mandato.
El alcalde, segundo por la izquierda, en una de sus contadas visitas a la Policía Local en cinco años de mandato.

NINGUNEO

Es cierto que en estos cinco años se han conseguido algunos avances, como la renovación de los coches-patrulla. Pero, prácticamente, eso es todo. Ni los puestos de trabajo están adaptados a la realidad laboral y de servicio actual -falta una Relación de Puesto de Trabajo (RTP) acorde a los tiempos actuales, ni los salarios y complementos son los que deberían ser, ni se han renovado los otros medios, demasiado obsoletos ya a juicio de los agentes, ni la plantilla es la mínima suficiente para encarar los múltiples y crecientes desafíos que los policías afrontan en el municipio, ni existen canales de comunicación normalizados y cordiales con el Ayuntamiento, a causa del empecinamiento del alcalde y sus concejales en ignorar sus justas reivindicaciones, lo que ha deteriorado las relaciones entre ambas partes hasta un punto de difícil salida. Es un caso único en España, donde cualquier alcalde con un mínimo de experiencia y sentido común sabe que la buena relación con la Policía Local es una base imprescindible para el mejor funcionamiento de la ciudad y para su propio liderazgo. Pero para eso se precisa justamente eso, liderazgo, lo que implica empatía, comprensión, diálogo, cordialidad, inteligencia emocional, y eso, según denuncian los policías gaditanos, no lo han encontrado en ningún momento en el equipo de gobierno ni en Kichi. “El alcalde ni siquiera nos visita -dicen los representantes sindicales-. En cinco años solo ha venido por la sede policial contadas veces, coincidiendo con la patrona. Por ejemplo, este año, en plena pandemia de coronavirus, hizo una visita a Protección Civil, que está a veinte metros de nosotros, y no se dignó ni a pisar por aquí”.


El empecinamiento del alcalde en ignorar sus justas reivindicaciones ha deteriorado las relaciones entre ambas partes hasta un punto de difícil salida.


El detalle pone de manifiesto lo que para ellos es ninguneo y desprecio por parte del alcalde y sus concejales. Pero lo peor no es esta descortesía o desconsideración de Kichi, lo peor son las condiciones en las que se ven obligados a trabajar, entre ellas, la disminuida plantilla.

El Cuerpo desarrolla un trabajo difícil y abnegado, que no encuentra eco en el alcalde. PROPRONews
El Cuerpo desarrolla un trabajo difícil y abnegado, que no encuentra eco en el alcalde. PROPRONews

PLANTILLA EN MÍNIMOS

Del total actual de efectivos, hay que descontar a los mandos y a otros 35 agentes con 55 años o más que están en segunda actividad, de modo que para el trabajo efectivo solo quedan 115 agentes, un número totalmente insuficiente para una ciudad de las dimensiones y con la problemática de Cádiz. “Por lo menos harían falta otros 35 efectivos más, hasta llegar a una plantilla de 150 agentes operativos, que sería el mínimo para realizar el servicio con eficacia”, dice Francisco Rama Prior, secretario general de la Unión de Policía Local y Bomberos de Andalucía (UPLBA), que es el sindicato mayoritario entre los agentes de Cádiz.

La problemática que padece la Policía Local gaditana y, en general, el colectivo funcionarial del Ayuntamiento, y que hemos expuesto, es denunciada también por Benito Santos y José María Vélez Núñez, representantes sindicales por el CSIF en el Ayuntamiento de Cádiz, que defienden las reivindicaciones de todo el colectivo municipal. Denuncias y reivindicaciones que también suscriben unánimemente otros dos sindicatos presentes en la plantilla, CCOO y SPLCA.

Sede central de la Policía Local de Cádiz, que el alcalde prácticamente no pisa nunca. PROPRONews
Sede central de la Policía Local de Cádiz, que el alcalde prácticamente no pisa nunca. PROPRONews

UN CUERPO MUY VALORADO

La Policía Local, en cualquier ciudad española suele ser un Cuerpo muy valorado por la ciudadanía, aunque en Cádiz seguramente esta valoración es todavía mayor, según hemos podido constatar por la opinión de los colectivos y personas que hemos sondeado durante los últimos días. La cortesía, amabilidad, buen trato, rapidez en el servicio, talante dialogante y eficacia en resolver problemas, son algunas de las cualidades que los ciudadanos destacan en la Policía Local gaditana. Una Policía que, a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades del interior, aquí ve multiplicado el trabajo y la tensión a causa de las especiales características de la capital gaditana.

Aparte de las labores propias de la regulación del tráfico de vehículos, seguridad ciudadana, policía de mercados, vigilancia y custodia de edificios e instalaciones, labores administrativas relacionadas con el funcionamiento de la ciudad y sus vecinos, colaboración con los Cuerpos policiales nacionales, mediación en conflictos vecinales, etc., la Policía Local de Cádiz tiene que enfrentarse a otras realidades propias y exclusivas de esta ciudad.


La ciudadanía gaditana valora en alto grado la labor y la entrega de su Policía Local.


Si ya es insuficiente el número de agentes realmente operativos en circunstancias normales, hay que imaginar lo que ocurre en verano, cuando la población casi se duplica con los veraneantes y una enorme afluencia diaria de público a las playas. Lo mismo cabe decir de la época de carnavales, unos festejos que duran semanas y que atraen a Cádiz a decenas de millares de visitantes, cosa que ocurre también en otras señaladas fechas festivas. Todo ello requiere un esfuerzo suplementario por parte de la Policía.

Igualmente, Cádiz se ha convertido en un puerto atractivo para los cruceros y, en situación de normalidad, son numerosos los buques que atracan en sus muelles y millares y millares los cruceristas que desembarcan al unísono. Todo eso hace que el trabajo de los policías locales se incremente de manera exponencial en no pocas ocasiones.

Un cuerpo policial siempre al lado de la ciudadanía. PROPRONews
Un cuerpo policial siempre al lado de la ciudadanía. PROPRONews

Y, finalmente, lo que ha terminado de saturar la capacidad operativa de la plantilla y el aguante físico y mental de los agentes es la actual pandemia de coronavirus, que les obliga a multiplicar los servicios y la entrega, con el consiguiente riesgo de contagio, a fin de que la ciudadanía respete las normas sanitarias y de seguridad, para contener una epidemia que, pese a todos los esfuerzos, está yendo a más.

Los policías locales, por muy entrenados que estén física y mentalmente para realizar un trabajo tan abnegado, expuesto y difícil, son profesionales que necesitan que se les reconozca su labor y se la retribuya de manera justa, y son seres humanos que precisan la atención, la comprensión y la empatía de sus superiores políticos. Parece algo muy sencillo y que en muchas ciudades de España está resuelto como cosa natural, pero en Cádiz algo pasa con el actual equipo de gobierno que no ha permitido que las relaciones sean fluidas y normales en los cinco años que lleva al mando el actual alcalde. En Cádiz, lo hemos comprobado personalmente, no hay ninguna “guerra policial”. Más justo sería decir que hay una “guerra municipal” con su Policía, vistos el ninguneo, la incomprensión, la ausencia de diálogo y el desprecio a las reivindicaciones de un colectivo esencial para el buen funcionamiento de una ciudad tan agradable y hermosa. Parece mentira que un grupo político como el del alcalde, que representa a un partido que, por su presunta naturaleza originaria de solidaridad con los colectivos más humildes y esforzados, parece llamado más que otros a un entendimiento natural con sus trabajadores, sea el que más enfrentado está con ellos. Es una injusticia y una torpeza política de innegables consecuencias electorales.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

El “Azzam”, propiedad del “hermano” de Juan Carlos I, sigue en Cádiz

Caníbal, de Cádiz, una de las mejores “delicatessen” de España

Invasión canina en las playas de Cádiz

Cádiz dice adiós al Elcano por 91ª vez

Megafonía de playa: imperdonable contaminación acústica

Cádiz: la “Kichi´s Revolution”

La Marea, 100% atún rojo salvaje de almadraba

Atún rojo salvaje de almadraba, la estrella gastronómica del sur