La medusa independentista naufraga corroída por su propia toxicidad

La división de los separatistas, las menores manifestaciones que se recuerdan, el fracaso de la “huelga de país”, el ridículo de Torra-Puigdemont, el inútil recurso a la violencia extrema, la defensa de la ley por los Mossos, todo indica que el movimiento se desinfla a todo gas

407
PROPRONews
PROPRONews

El balance de la “semana caliente” de Cataluña tras la sentencia del procés no puede ser más pobre para los independentistas, que habían echado mano de todos sus recursos mediáticos, propagandísticos, logísticos e institucionales para movilizar, y cuyo mayor y único logro ha sido el espectáculo de su violencia extrema, ampliado por ciertos medios para hacer creer que ardía Cataluña. Nada de eso. Las fuerzas de orden público y la mayoría de la ciudadanía cívica catalana han derrotado a los extremistas, los primeros, abortando la insurrección, prácticamente circunscrita al centro de Barcelona, y la segunda, no secundando e incluso condenando las algaradas, las menos numerosas de los últimos años.

Barcelona.-

No es una hidra, como la ha calificado algún comentarista (La hidra del independentismo). La hidra tiene mil cabezas y en esa abundancia cefálica se entiende que alguna pensará. La medusa, en cambio, carece de apéndice pensante y todo en ella se reduce a una masa gelosa guarnecida de apéndices perimetrales que se mueven cada uno por su cuenta.

El independentismo catalán, con el fracaso indiscutible del procés (El ‘procés’ ha muerto, viva la revolución), el desenganche de tantos de la idea de un referéndum, incluidos muchos bienintencionados (Por qué dejé de estar a favor de un referéndum en Cataluña) y la sinrazón a que han llegado sus dirigentes, con la informe amalgama de despropósitos que constituye su cuerpo, y la proliferación de siglas y grupos que son sus apéndices, se ha ido convirtiendo con el tiempo en lo que en zoología se conoce por medusa, dada su deriva irracional y la ponzoña que destila. Pero, asimismo, evoca a la Medusa mitológica, el monstruo cuya cabellera consistía en un cúmulo de ofidios, como la serpiente que constituye el símbolo de ETA, y que de alguna manera ha estado representado también en los disturbios por el apoyo de Bildu y los infiltrados llegados del País Vasco, sin contar al fracasado independentista abertzale Ibarretxe, que también hizo acto de presencia.

Pero el balance de todo eso, y en el momento más estrepitosamente justificado, es pobrísimo para el independentismo radical, como hemos observado días pasados en las ciudades catalanas y como venimos probando en estas informaciones. Las pruebas de este fracaso son, entre otras, las siguientes:

1.- MÁS RUIDO QUE NUECES: La semana de disturbios no ha tenido efecto tangible alguno, más allá de los destrozos y daños causados. El Gobierno y el Estado siguen firmes contra la deriva de los independentistas, sin concesión alguna. Compárese, por ejemplo, con la insurrección chilena que ha tenido lugar al mismo tiempo y que ha obligado al presidente Piñera a pedir perdón, a retirar las medidas contestadas y a implementar otras nuevas en favor de la ciudadanía (Sebastián Piñera pide perdón a los chilenos y anuncia un “Gran Acuerdo Nacional”).

Un procés en clara descomposición. PROPRONews
Un procés en clara descomposición. PROPRONews

2.- UNA PEQUEÑA “LEGIÓN VIOLENTA”: En una comunidad autónoma de casi 8 millones de habitantes, la “legión violenta” en vanguardia no ha pasado de 2.000 individuos, con otros 3.000 de apoyo. 5.000 energúmenos en total, derrotados por las fuerzas de seguridad, que ha detenido a 200 y una treintena ha ingresados en prisión.

3.- LA “HUELGA DE PAÍS” PINCHÓ: La llamada pomposamente “huelga de país” por los revoltosos pinchó por completo y, a excepción de un sector de los estudiantes, el resto de la sociedad catalana se mantuvo en sus ocupaciones como todos los días, sin que fueran apreciable los pretendidos cierres en ningún sector de la sociedad ni de la economía de la comunidad.

4.- PEQUEÑAS CONCENTRACIONES Y MANIFESTACIONES: Durante toda la semana y a excepción del viernes, las concentraciones y manifestaciones principales y muchas veces únicas, las de Barcelona, oscilaron, según La Vanguardia, entre las 6.000 y las 40.000 personas (El mapa de una semana de protestas en Barcelona), una pobre respuesta para una ocasión tan “propicia”.

5.- LA MENOR MANIFESTACIÓN DE LOS ÚLTIMOS AÑOS: La manifestación del viernes 18 contra la sentencia del procés y en solidaridad con los políticos condenados y presos solo reunió a 525.000 personas, es decir, casi la cuarta parte que la Diada de 2014 -la mayor hasta la fecha- y 75.000 menos que la Diada de una semana antes. Y eso que ahora se contaba con el factor emocional de la sentencia del procés. Pero la cifra de participantes barceloneses en dicha manifestación fue todavía menor, porque hay que tener en cuenta que para reunir esa cantidad hubo que tirar del resto de la comunidad, con seis marchas organizadas desde diferentes poblaciones, a pesar de todo lo cual apenas se logró superar el medio millón de manifestantes, según la Guardia Urbana de Barcelona, que siempre tiende a inflar un poco estas cifras. La evolución de la respuesta ciudadana a la convocatoria independentista se ve claramente en el siguiente cuadro.

EVOLUCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN EN LAS MANIFESTACIONES INDEPENDENTISTAS DE BARCELONA

Año

Participantes

Diada

2014

1.800.000

Diada

2015

1.400.000

Diada

2016

800.000

Diada

2017

1.000.000

Diada

2018

1.000.000

Diada

2019

600.000

Contra la sentencia

2019

525.000

(Fuente: Guardia Urbana de Barcelona).

6.- DIVISIÓN DEL INDEPENDENTISMO COMO NUNCA.- Si antes pudo ser el independentismo una hidra, con muchas cabezas pensantes según la orientación de sus organizaciones, ahora es, como decimos, una medusa de la que cuelgan apéndices enemistados entre sí. Basta ver la confusa sopa de letras enfrentadas entre sí -PDeCat, JxCat, ERC, CUP, ANC, CDR, ARRAN, Omnium, Tsunami Democrátic…- y las reacciones de cada cual, como ese balbuceante Rufián (ERC) expulsado de la manifestación por los CDR. ¿Quién se lo iba a decir?

7.- DAÑOS AL MOBILIARIO PÚBLICO Y A LA ECONOMÍA: En cerca de 3 millones de euros se han evaluado los daños causados al mobiliario urbano, cifra que sube a los 7 millones si se incluyen los daños a bienes privados. Pero el verdadero daño a la economía catalana es incalculable, basta ver que diversos países desaconsejan a sus nacionales viajar a Cataluña. o que los cruceros pasan de largo, o que el Imserso cancela sus reservas, entre otros muchos efectos negativos. Este es el mayor “éxito” de la revuelta.

Una posible nueva aplicación del 155 ya no será tan laxa como la primera. PROPRONews
Una posible nueva aplicación del 155 ya no será tan laxa como la primera. PROPRONews

8.- DESPRESTIGIO INTERNACIONAL: El falso relato de la “revolución de las sonrisas” ha muerto en manos de los terroristas callejeros de la kale borroka catalana. Si el independentismo gozó algún día de cierto prestigio entre algunos países más o menos ingenuos, eso ha desaparecido después de ver la extrema violencia de los disturbios de la semana pasada.

9.- LOS MOSSOS, CON LA LEY: La actuación de los Mossos d´Esquadra, a pesar de la intolerable actuación y presión de Quim Torra, ha sido irreprochable, de respeto a la ley, de represión de la violencia y de plena coordinación con la Policía Nacional y la Guardia Civil, que han dado -todos- una lección de templanza y profesionalidad a pesar de la que les ha caído encima.

10.- EL ESTADO NO CEDE: Ni una sola concesión del Estado han logrado la protesta ni la conducta insurreccional de sus líderes. Y ya se adivina que, de seguir la deriva de las instituciones catalanas hacia la ilegalidad, la espada de Damocles del 155 que sigue levantada, lamentablemente puede caer otra vez si Torra y compañía no se avienen a razones. Y ahora ya no sería como antes

OTRAS INFORMACIONES

El mapa de los disturbios demuestra que la inmensa mayoría de la población catalana no se vio afectada ni participó

Revuelta independentista en Cataluña: más ruido que nueces

Este Govern es una ruina

Intolerable connivencia de la Iglesia con el referendum ilegal

“Nacismo” en Cataluña

El banco de los independentistas tiene oficinas por toda España

¡Ojo con los billetes marcados por la “republiqueta”!

Messi o la insignificancia de la republiqueta

¡Que los detengan!