¡Que los detengan!

Son unos mentirosos, malvados y peligrosos, que nadie puede controlar

247
Los Jordis han sido los primeros en ingresar en prisión. RTVE
Los Jordis han sido los primeros en ingresar en prisión. RTVE

Con la entrada en prisión de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, «Los Jordis», acusados de ser los instigadores de la revuelta callejera catalana e imputados por sedición, y con la espada de Damocles judicial pendiendo sobre la cabeza de Trapero, el jefe de los Mossos d´Esquadra, ha empezado a consumarse lo que la ciudadanía española y gran parte de la catalana esperaba con ansiedad: la acción de la Justicia, que puede ser lenta, pero que es implacable cuando llega el momento. Visto lo visto con esos tres, otros muñidores del procés, empezando por Puigdemont, están poniendo ya sus barbas a remojar. Que los detengan, se puede decir parafraseando a David Civera.

La ciudadanía no entendía que con todo lo que ha pasado con la rebelión de un sector minoritario de la sociedad catalana, y con la clara infracción de las normas legales que rigen en nuestro país, nadie hubiese ingresado todavía en prisión. Hasta ayer. Cuando empezó el desfile de estos aprendices de revolucionarios hacia la cárcel. Los primeros han sido los dirigentes de Omnium Cultural y ANC –entidades bien regadas con dinero público-, los conocidos como «Los Jordis», que han ido a reunirse en Soto del Real con Jordi Pujol junior –símbolo del latrocinio del tres per cent durante décadas y digno hijo de sus padres- y con otros ilustres presidiarios catalanistas, como Sandro Rosell, en el trullo por presunto blanqueo de capitales.


La canción de David Civera viene al pelo en esta fase de la cuestión catalana.


Hay una conocida canción de David Civera cuyo estribillo viene al pelo para lo que está pasando hoy en Cataluña, y que mañana, jueves 19 de octubre, tiene un día decisivo. Carles Puigdemont reiterará mañana sin duda, por activa o por pasiva, su inaceptable desafío al Estado de Derecho y el Gobierno empezará a aplicar el artículo 155 de la Constitución, entre otras normas. Esa canción de Civera se puede cantar, en este caso, así: «que los detengan, son unos mentirosos, malvados y peligrosos que nadie puede controlar; nos han robado la calma, pretenden llevarse nuestras almas y dejarnos sin ná».

Porque si un ciudadano de a pie hubiese cometido delitos ni siquiera parecidos en gravedad a los que pueden imputarse a los muñidores del procés, ese ciudadano estaría ya en la cárcel. Los responsables de la revuelta independentista, (presuntamente) han cometido, como poco, delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos, desobediencia a la Justicia y sedición. Y todavía están en la calle jugando a este juego peligrosísimo que pone en solfa nada menos que la democracia y la convivencia nacional.

LAS OREJAS DEL LOBO

Sin embargo, con las últimas medidas cautelares, ya empiezan a verle todos los orejas al lobo. A la prisión incondicional de «Los Jordis», hay que sumar la fianza impuesta a Artur Mas –ese profeta de la estabilidad bancaria y empresarial catalana- y sus segundos, por el dinero malversado en la «consulta» del 9-N. La fianza supera los cinco millones de euros y pone en peligro todo el patrimonio del señor Mas, que últimamente parece haberse vuelto mucho más razonable de lo que le habíamos escuchado hasta ahora. Las organizaciones independentistas le han facilitado ya 2,2 millones de euros y, como esa cantidad no alcanza, el interesado ha pedido al Tribunal de Cuentas una prórroga para conseguir lo que falta. La sospecha es de dónde procede ese dinero, que allí han presentado como el fruto de una colecta popular. Porque estaría bueno que la fianza de Mas se pagase con dinero público camuflado a través de subvenciones al independentismo. No decimos que sea así, pero la sospecha es razonable, visto lo visto. De cualquier manera, el señor Mas tendrá que declarar a la Hacienda Pública la entrada de ese dinero en sus arcas, porque por esa cantidad, bien si es un préstamo, bien si es una donación, tiene que pagar impuestos.

Los máximos responsables del golpe catalán. RTVE
Los máximos responsables del golpe catalán. RTVE

Estos días se han hecho públicas por diferentes medios las declaraciones de bienes de los políticos responsables del procés, en aras a calcular su solvencia frente a posibles medidas cautelares pecuniarias. Ahí es donde más les duele. La ciudadanía está más que cansada de esta tragicomedia, que ha costado ya muchos millones de euros a los sectores público y privado de Cataluña y de España, y por los que habría que pedir también indemnización por daños y perjuicios a los presuntos delincuentes.

Entretanto, parece lo más probable que detrás de Cuixart y Sánchez van a seguir ingresando otros en prisión. Si han delinquido y si han de pagar su pena, lo normal es, como dice la canción, que los detengan, y el país pueda volver a la normalidad. Lo que no se puede es mantener esta situación equívoca y rebelde por más tiempo. El Estado debe actuar ya con todo el peso de la ley y poner fin de una vez a esta farsa. Y enseguida, elecciones.

OTROS TRABAJOS DEL AUTOR

https://www.propronews.es/este-govern-una-ruina/

https://www.propronews.es/la-gran-fuga-catalana/