Del abortado divorcio a la fallida profecía final, pasando por Tenerife: los malos consejos y decisiones que hundieron a Monago

A 24 horas de la jornada electoral del domingo, vuelve a adivinarse la mano del “gurú” en unos dislates de Pedro Sánchez que evocan la cadena de errores y consejos nefastos que llevaron al primer presidente del PP de la Junta de Extremadura a un precoz desastre

551
Destruir la carrera política de Monago (d) por la nefasta estrategia del gurú costó además una fortuna a los extremeños.
Destruir la carrera política de Monago (d) por la nefasta estrategia del gurú costó además una fortuna a los extremeños.

José Antonio Monago Terraza fue el primer presidente de la Junta de Extremadura del PP y el último. Seguramente habría repetido legislatura desde el control del gobierno autonómico si hubiese tenido otro asesor, pero dio a Iván Redondo todo el poder sobre su gestión, persona, imagen y reputación, y ahí cometió el mayor error de su vida. En esta información desvelamos algunos consejos del gurú o inspirados por él, y algunas malas decisiones que determinaron el hundimiento definitivo de Monago. Hoy, a 24 horas de las elecciones generales del domingo, cuando Pedro Sánchez ha sido expedientado por la Junta Electoral por utilizar en su provecho los medios del Gobierno, o ha dado armas a Puigdemont que entorpecen su entrega a España, o ha sido apercibido por los fiscales por atribuirse funciones que no le corresponden, entre otros dislates, y cuando las perspectivas electorales del PSOE están a la baja a causa del empeño del “gurú” en repetir las elecciones contra viento y marea, los negros presagios que determinaron el definitivo hundimiento de Monago se ciernen también sobre el líder socialista. Es “la maldición de Iván Redondo”, ya consumada en Monago, Albiol y Basagoiti. ¿Será Sánchez el siguiente? Mañana lo sabremos.

Mérida, Badajoz, Madrid.-

Nunca un dirigente tan joven -hoy tiene 53 años, pero en 2011 solo tenía 45- ha quedado destruido políticamente tan pronto en nuestro país. ¿Alguien puede creer que eso sea fruto del azar o de la mala suerte? Nosotros estamos convencidos de que la precozmente frustrada carrera como gobernante autonómico de José Antonio Monago tiene un único -y carísimo, porque, encima el desastre costó una fortuna- responsable: Iván Redondo Bacaicoa, actual gurú de Pedro Sánchez.


12 hitos de las malas decisiones y el mal asesoramiento padecido por el expresidente extremeño prueban la desnortada estrategia del “gurú”.


José Antonio Monago llegó a la presidencia de la Junta de Extremadura en 2011 no por los consejos de Iván Redondo -nefastos antes y después para él, como veremos a continuación- sino por dos circunstancias ajenas al “gurú”: el cansancio de tres décadas ininterrumpidas de gobiernos socialistas en la región y el aval de su propia trayectoria, formación y talante dialogante y moderado. A partir de esa primera y única victoria en minoría, Iván Redondo fabricó para él -según hemos averiguado a través de una dilatada investigación de años-, una estrategia de gobierno, de imagen y de comunicación tan nefasta, que condujo al descalabro de Monago en 2015 a las primeras de cambio, sin que desde entonces este político haya vuelto a levantar cabeza.

En la primera ocasión que tuvo de revalidar su triunfo, en 2015, todo el asesoramiento de Iván Redondo ejercido además desde la fuerza del poder falló estrepitosamente y Monago fue derrotado de inmediato por Guillermo Fernández Vara tras una sola legislatura en el poder (El PSOE recupera Extremadura y Fernández Vara tendrá una segunda oportunidad para gobernar) -algo inusual en la democracia española, en la que, como mínimo, la mayoría de los gobernantes suelen repetir mandato normalmente-, y en la segunda, en 2019, ha sido aplastado definitivamente por otra abrumadora mayoría absoluta del PSOE extremeño (Fernández Vara gana con mayoría absoluta en Extremadura), lo que le ha llevado de nuevo a buscar “refugio” en el Senado, tras quedar muy cuestionado como líder del PP de Extremadura.

CONSEJOS, ERRORES Y MALAS DECISIONES

1.- El divorcio que no fue tal

Monago retiró la demanda de divorcio de su esposa cuando supo que gobernaría. Aquí en su toma de posesión. EFE
Monago retiró la demanda de divorcio de su esposa cuando supo que gobernaría. Aquí en su toma de posesión. EFE

Poco antes de las elecciones autonómicas de 2011, este periodista telefoneó a Luis Alfonso Hernández Carrón, mano derecha de José Antonio Monago, para preguntarle qué había de cierto en el insistente rumor que corría sobre una supuesta aventura extramatrimonial del candidato autonómico de la derecha extremeña con una joven sudamericana. El señor Hernández Carrón, que luego sería consejero en la Junta presidida por su jefe, me aseguró que no se trataba de ninguna aventura sino de una relación seria y que, de hecho, el señor Monago se estaba divorciando de su esposa (otra versión de los hechos dice que Monago y su esposa estaban ya separados y que volvieron a unirse en 2011).

Cuando Monago ganó contra su propio pronóstico (“ni él mismo se lo creía”, aseguran fuentes cercanas a él), las elecciones de 2011, todavía mantenía viva la demanda de divorcio en un despacho de abogados de Badajoz, según hemos podido comprobar de manera fidedigna.


La gestión de su crisis sentimental y sus viajes a Tenerife a cargo del Senado fue la peor posible y terminó determinando su caída.


En los primeros días no sabía, sin embargo, que podría gobernar, pues, aunque había obtenido 32 diputados autonómicos, entre los 30 de Vara y los 3 de Izquierda Unida podían configurar un gobierno de izquierdas. No fue así y los 3 de IU decidieron abstenerse y facilitar el gobierno de Monago. Y entonces ocurrió lo imprevisto: Monago retiró la demanda de divorcio, como si un político de derechas no tuviera derecho a rehacer su vida, sin que eso represente ya escándalo ni problema en la moderna España democrática.

2.- La escenificación de la reconciliación conyugal

Actos masivos que escenificaron la presunta reconciliación del matrimonio.
Actos masivos que escenificaron la presunta reconciliación del matrimonio.

A partir de ese momento, se escenificó públicamente la reconciliación del matrimonio de José Antonio Monago con su entonces todavía esposa Ana María Cordón. Esa escenificación difundida por los medios a los cuatro vientos mostró a una esposa con cara de circunstancias en los primeros actos oficiales a los que acudió la pareja, incluidas la toma de posesión y la gala Ceres. Pero esa escenificación cebaba también la bomba de relojería de los viajes a Tenerife, que estallaría en el verano de 2014, a un año vista de las nuevas elecciones autonómicas que irremisiblemente perdería Monago.

3.- El fiestón inaugural

Toma de posesión de Monago en el Museo Romano, como un verdadero césar. EL PERIÓDICO EXTREMADURA
Toma de posesión de Monago en el Museo Romano, como un verdadero césar. EL PERIÓDICO EXTREMADURA

La mano nefasta de Iván Redondo se empieza a ver desde el principio en esas escenificaciones y en la manera ostentosa y desproporcionada con la que inaugura la legislatura del nuevo presidente. Las tomas de posesión de los presidentes extremeños, celebradas siempre en el patio de la Asamblea de Extremadura, como las tomas de posesión de cualquier otro presidente autonómico, han sido siempre ceremonias sencillas, con unas decenas de invitados o un par de centenares a lo sumo. Sin embargo, Redondo monta una colosal fiesta para 1.200 invitados en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida -cuya conservadora y entonces esposa del director sería también consejera de Monago-, llenando a rebosar la inmensa nave central y las adyacentes y colocando al nuevo presidente en la monumental cabecera decorada con emperadores romanos, a modo de un nuevo césar (Más de mil invitados en la toma de posesión de José Antonio Monago, el primer presidente del PP en Extremadura).


El despilfarro del dinero público en gastos superfluos millonarios y en premiar a medios de escasa tirada, entre otros caprichos, fue constante entre 2011 y 2015.


Esta ridícula ceremonia no solo costó una importante suma (viajes, alojamiento, protocolo, seguridad, acondicionamiento del Museo, etc.), sino que representó una violación de un espacio sagrado de la cultura extremeña y empezó a abrir los ojos de muchos, que empezamos a dudar del buen juicio de los promotores de tan exorbitante parafernalia.

4.- Un despilfarro descomunal

El cateto despilfarro de las galas Ceres a mayor gloria de Monago. JUNTAEX
El cateto despilfarro de las galas Ceres a mayor gloria de Monago. JUNTAEX

Pero eso solo fue el comienzo. Desde el principio Iván Redondo diseñó una carísima estrategia pagada con fondos públicos, al mismo tiempo que el gobierno de Monago daba hachazos inmisericordes a la educación, la sanidad, la dependencia y otros servicios públicos extremeños esenciales. Una de las mayores manifestaciones de tal conducta fueron los llamados premios Ceres, cuatro galas en el Teatro Romano de Mérida en las que solo al concesionario de la explotación de las mismas, el empresario teatral Jesús Cimarro, se dieron a dedo cerca de tres millones, sin contar otros gastos de todo tipo. Solo la primera costó más de 800.000 euros (Cultura afirma que gastó 836.000 euros en los Premios Ceres “en beneficio” de la región). En la concepción y en las reuniones del desarrollo de estas galas estuvo Iván Redondo, según fuentes fidedignas que atestiguan su absorbente presencia, incluso con viajes con ese motivo.

Dichas galas fueron concebidas para la propaganda y el lanzamiento nacional de Monago por la cateta vía de las “socialités” y las “celebrities” del momento. Fernández Vara las canceló en cuanto recuperó el poder en 2015.

5.- La pantomima presidencial

Monago, con su perrito, como Barack Obama, otro derroche de imaginación. PP
Monago, con su perrito, como Barack Obama, otro derroche de imaginación. PP

Inspirándose en las ideas que había visto en ciertas series de televisión y en otros ejemplos públicos norteamericanos, Iván Redondo empieza a crear una “imagen presidencial” de Monago que enseguida se convierte en el hazmerreír de todos. Son las mismas imágenes -corriendo como un campeón, acariciando a su perro en la sede presidencial, mirando con gafas de sol, utilizando los medios de transporte institucionales- que hemos visto repetidas en los primeros meses de Pedro Sánchez tras la moción de censura. Una pantomima ridícula que, junto con vídeos absurdos (Monago cambia el rap por el pop comercial), fotos de bombero y genialidades por el estilo, contribuye a destruir la imagen seria y capaz que Monago había construido de sí mismo con anterioridad.

6.- El absurdo cielo gubernamental

Esta tontería costó otra fortuna.
Esta tontería costó otra fortuna.

Para el afán de Redondo de “cambiarlo todo” y convertir a Monago en un ilusorio líder como nunca se había visto, la denominación oficial histórica de Junta de Extremadura se queda enseguida pequeña. Él quiere tocar el cielo gubernamental, ser jefe de gabinete no de un presidente de Junta sino de un presidente de Gobierno. Y rápidamente, a un coste inasumible para una región pobre y con tan graves problemas económicos, sin consultarlo ni consensuarlo con nadie, ordena cambiar la identidad corporativa de Junta de Extremadura a Gobierno de Extremadura, con los gastos que eso supuso de marca, registro, rotulación de vehículos, páginas webs, sedes y dependencias, uniformes, señalización. etc. etc. Un capricho sin valor jurídico ejecutado unilateralmente y violando el Estatuto de Autonomía de Extremadura (La Junta admite que el nombre ‘Gobierno de Extremadura’ no tiene validez jurídica).

Fernández Vara devolvió la denominación histórica de Junta de Extremadura en cuanto recuperó el poder en 2015.

7.- La imagen letal

El Barón rojo se estrella. Monago visto por Dragan de noviembre de 2014. WORDPRESS.COM
El Barón rojo se estrella. Monago visto por Dragan de noviembre de 2014. WORDPRESS.COM

La imagen que Iván Redondo va creando de Monago cada vez va siendo más letal para el nuevo presidente. Ni en su partido, ni en la sociedad, ni en el electorado caen bien denominaciones tan contradictorias para un político de derechas como las que su “gurú” implanta y difunde: barón rojo, verso suelto y similares. De modo que el crédito lo termina perdiendo también dentro de sus propias filas (Monago, de verso suelto con aspiraciones a ‘apestado’ del PP).

8.- La pésima gestión institucional

Iván Redondo en la presidencia de la Junta de Extremadura. Monago le dio todo el poder. JUNTAEX
Iván Redondo en la presidencia de la Junta de Extremadura. Monago le dio todo el poder. JUNTAEX

El desorbitado poder que Monago da a Iván Redondo, al que contrata, con el dinero de todos los extremeños, como su jefe de Gabinete en Presidencia con rango de consejero a efectos económicos, convierten de facto al “gurú” en el factótum del nuevo gobierno autonómico (Monago da rango de consejero a Iván Redondo, su asesor de márketing). Su nula experiencia institucional, su osadía y su falta de escrúpulos le empiezan a granjear de inmediato la renuencia, si no la animadversión, de funcionarios autonómicos, de políticos del PP y de ciertos sectores del propio partido. La política de la Junta de Extremadura entra en una fase nunca vista de fantasías y desatinos.

9.- La nefasta política comunicacional

Vara puso fin a la arbitrariedad de Redondo en 2015 con esta comision para el reparto de la publicidad institucional. E.P.
Vara puso fin a la arbitrariedad de Redondo en 2015 con esta comision para el reparto de la publicidad institucional. E.P.

Como mínimo, según acabamos de averiguar después de años de insistencia, el gobierno de Monago gastó directamente, en unos años de grave problemática económica en Extremadura, 13,5 millones de euros en publicidad institucional, sin contar otras acciones publicitarias institucionales derivadas de fondos europeos, etc. ,que en estos momentos estamos investigando también (Fernández Vara desvela que Monago disponía de 6 millones de euros para “propaganda”). Ese dinero lo manejó directamente a su antojo Iván Redondo, para premiar a los medios afines y castigar a los díscolos o desobedientes a sus consignas. Los millonarios desvíos a medios de escasa difusión en perjuicio de los de mayor audiencia oscilan, según lo que hemos podido averiguar hasta ahora, entre 12.165,27 y 619.660,86 euros. Semejante política de comunicación les granjearon de inmediato, a él y a Monago, la animadversión de los medios mayoritarios, de numerosos periodistas, de las asociaciones de la prensa y, lo peor de todo, de la opinión pública.

Cuando Fernández Vara recuperó el poder en 2015, eliminó esa distribución arbitraria e ilegal y creó una comisión profesional para el reparto equitativo y justo de la publicidad institucional, según la tirada o difusión de cada medio (La presidenta de la FAPE, periodistas y docentes, en el Comité de Expertos en Publicidad).

10.- La impía persecución al rival

Julián Quirós, que fue director de HOY y lo sufrió, ha denunciado públicamente las malas artes de I. Redondo. PRNOTICIAS
Julián Quirós, que fue director de HOY y lo sufrió, ha denunciado públicamente las malas artes de I. Redondo. PRNOTICIAS

Desde el impúdico seguimiento a los rivales políticos, hasta el trato que dio a quienes osaron plantarle cara dentro de las instituciones extremeñas o fuera de ellas, la persecución que Iván Redondo ejerció sobre quienes consideraba enemigos o no le gustaban solo cabe ser calificada de impía y falta de toda compasión y humanidad. El PSOE, incluso su propio líder Fernández Vara, sufrieron esta manera atroz de hacer política. Pero no solo ellos. Hay numerosos testimonios que entresacaremos en próximos capítulos de esta serie, entre ellos, la demoledora denuncia pública contra Redondo que hizo Julián Quirós, entonces director del diario HOY y uno de los afectados por la prepotente arbitrariedad del “gurú”, en un artículo publicado después en “Las Provincias” (LOS ENREDOS DE IVÁN EL TERRIBLE).

11.- La pésima gestión de la aventura extramatrimonial

Monago, con su entonces novia y un amigo, en los carnavales de Tenerife. Fue la crisis sentimental peor gestionada del mundo.
Monago, con su entonces novia y un amigo, en los carnavales de Tenerife. Fue la crisis sentimental peor gestionada del mundo.

Y lo que tenía que pasar, pasó. En el verano de 2014, a un año vista de las elecciones de 2015, estalló la bomba de Tenerife, saltando a la actualidad la noticia de la treintena de viajes de Monago a la isla pagados con dinero público para verse con Olga María Henao Cárdenas. Y un asunto que podría haberse afrontado desde la sinceridad, la asunción de culpa, la petición de perdón y la restitución inmediata de los fondos públicos -como cualquier comunicador sensato le hubiera recomendado a Monago en ese momento- se convirtió en un mayúsculo escándalo nacional que duró meses y que terminó de destruir la patética imagen de un político que prometía y que fracasó por culpa de su “gurú”. Las ridículas intervenciones públicas de Monago diciendo que no le iban “a quebrar las piernas” y anunciando querellas que nunca se materializaron, terminaron de hundir su imagen, prestigio y reputación (Monago no ha presentando ninguna de las querellas con las que amenazó a los medios).

12.- La fallida profecía final

La vergonzante encuesta de El Periódico Extremadura de 2015, inspirada por el gurú.
La vergonzante encuesta de El Periódico Extremadura de 2015, inspirada por el gurú.

Todavía anduvo Iván Redondo conspirando durante los últimos meses de legislatura, por ver si conseguía enderezar lo que ya se había torcido. Su manejo de los medios públicos e institucionales extremeños y las elucubraciones de última hora para intentar cambiar el signo de los acontecimientos que se avecinaban, le llevó incluso a promover o a lanzar encuestas que tuvieron engañado a Monago hasta el último momento. Una de ellas, difundida días antes de las elecciones autonómicas de 2015 por un medio afín de escasa difusión pero bien regado con dinero público (El PP mantiene la mayoría y el PSOE pierde casi 13 puntos en Extremadura), decía que el PP revalidaría su mayoría y que el PSOE perdería 13 puntos. Y lo que ocurrió fue justo al revés: Monago perdió y el PSOE volvió al gobierno regional.

Este conjunto de dislates, del que los expuestos son una breve muestra, causaron al final el desastre de Monago. “Le dio todo el poder a Iván Redondo y la c…ó”, dice gráficamente un veterano miembro del PP. Y todo eso se pagó, el sueldo de Iván Redondo incluido -un despilfarro de millones del que informaremos con detalle próximamente-, con fondos públicos, mientras Extremadura vivía la peor era de recortes en servicios esenciales de su historia. Y ahora, la misma amenaza se cierne sobre Pedro Sánchez y el PSOE.

(NOTA: Hemos recabado en repetidas ocasiones de los señores Monago Terraza y Hernández Carrón su versión de los hechos y hemos intentado contrastarlos también con ellos, sin que hayamos recibido respuesta en ningún momento).

(PRÓXIMO CAPÍTULO: LAS MENTIRAS DE IVÁN REDONDO).

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

El gran error de Monago, un político que prometía

Desmontando a Iván Redondo (1)

10-N: la maldición de Iván Redondo parece empezar a consumarse

Iván Redondo, un peligro en la sala de máquinas de Moncloa

El no a Iceta, consecuencia de otra pifia de Iván Redondo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

Pedro Sánchez rectifica e irá a los dos debates

El sainete del debate, otra pifia monumental de Iván Redondo

“¿Es Pedro Sánchez un imbécil o un genio?” se pregunta Francisco Rubiales

La maldición de Iván Redondo

Cifras que prueban “la maldición” de Iván Redondo

Con Iván Redondo, Pedro Sánchez ha metido en La Moncloa a “un mentiroso compulsivo”

Aportamos en exclusiva las pruebas de que Iván Redondo miente