10-N: la maldición de Iván Redondo parece empezar a consumarse

Las nuevas encuestas coinciden en pronosticar unas negras expectativas electorales socialistas, con progresiva tendencia a la baja

437
El presidente y su gurú, que sigue poniendo al PSOE boca abajo. RTVE
El presidente y su gurú, que sigue poniendo al PSOE boca abajo. RTVE

Las nuevas encuestas que se han hecho públicas en el inicio de esta semana confirman una doble tendencia que se viene consolidando desde hace días: la de un PSOE a la baja y un PP al alza en las preferencias de los votantes. De confirmarse estas previsiones, el PSOE no solo podría no incrementar el número de sus diputados, sino que incluso corre el peligro de que la suma del bloque de las derechas gane al de las izquierdas, lo que haría imposible un gobierno de Pedro Sánchez. De ser así, se confirmaría que la estrategia del “gurú” del presidente de repetir a toda costa las elecciones es suicida y volvería a consumarse por cuarta vez la maldición de Iván Redondo, que ya arruinó, con su fantasioso y desnortado asesoramiento, las carreras políticas de Albiol, Basagoiti y Monago.

Se atribuye a Iván Redondo el éxito que llevó a García Albiol y a Monago a la alcaldía de Badalona y a la presidencia de la Junta de Extremadura, respectivamente, cuando la realidad es que ambos políticos ganaron por la mínima esas elecciones debido al cansancio del electorado tras décadas de hegemonía socialista. Pero ninguno de los políticos a los que ha asesorado hasta ahora ha revalidado en las urnas tan pírricas victorias, de modo que Albiol no volvió a ser alcalde y Monago perdió a las primeras de cambio la Junta extremeña, siendo el primer presidente autonómico de la historia que no revalidaba el cargo después de ejercerlo durante una legislatura.


A día de hoy, los pronósticos electorales atribuyen estancamiento o bajada al PSOE y una fuerte subida al PP.


Y de Basagoiti, la tercera víctima del “gurú”, mejor no hablar: su desastre tuvo tal dimensión, que el ya olvidado político vasco abandonó para siempre la vida pública sin obtener resultado positivo alguno.

Ahora, tras la moción de censura y la posterior victoria de Pedro Sánchez también por la mínima, y cuando el equipo del presidente en funciones con Iván Redondo a la cabeza ha forzado una nueva cita electoral en la creencia de una fuerte subida en votos y en escaños, las cuentas están lejos de salir y, tal como apuntan las encuestas, puede ocurrir todo lo contrario.


La oportunidad histórica de gobernar con una base parlamentaria muy sólida a izquierda o a derecha, se ha desvanecido para Pedro Sánchez.


Cunde la preocupación entre los dirigentes y las bases más fieles del PSOE ante el peligroso desenlace electoral del 10-N, según fuentes del partido consultadas por este periódico. Lo que hace unas semanas parecía tan claro -siempre según las quiméricas interpretaciones del “gurú”-, como que el PSOE subiría por encima de los 145 diputados, empieza a diluirse en la dura realidad que pronostican las nuevas encuestas, que muestran, semana tras semana, una doble tendencia creciente: la de un PSOE a la baja y la de un PP al alza.

ENCUESTAS CASI UNÁNIMES

Las encuestas hechas públicas al principio de esta semana por los principales medios españoles confirman lo dicho de manera casi unánime.


Cunde la preocupación entre los dirigentes socialistas por una estrategia liderada por Iván Redondo que puede resultar suicida.


Según El Periódico, el PSOE tan solo subiría entre 1 y 5 escaños más, muy lejos de los 145 a los que aspiraba este partido hasta hace poco (Encuesta elecciones generales España: Sánchez repetiría mayoría y Cs se hundiría en beneficio del PP).

La Vanguardia augura una pérdida de 8 escaños para los socialistas, que se quedarían con solo 115 (Cómo quedaría el nuevo Congreso tras la irrupción de Más País).

El Español da un solo diputado más al PSOE (Podemos tendría hoy 31 escaños y Ciudadanos y Vox 30: sólo PSOE y PP suman mayoría).

Para El Mundo, Pedro Sánchez se estanca en porcentaje de voto, aunque arañaría 4 diputados más (Pedro Sánchez se estanca, Pablo Casado da el salto y Albert Rivera se cae).

ABC da un diputado menos al PSOE, 122 en total y una pequeña bajada en porcentaje de voto (Ciudadanos sigue perdiendo votos y empata con Vox en cuarta posición, según la encuesta de ABC/GAD3).

El País dice que “el PSOE ha caído con fuerza”, bajando del 32 % del voto que se le atribuía hace algunas semanas, al 27% de las encuestas más recientes (Las primeras encuestas con Errejón).

El Confidencial da una ligera bajada al PSOE en porcentaje de voto y un gran aumento al PP, que se acerca a aquél (El PSOE gana (28,3%), el PP se acerca (20,1%) y Cs se hunde (10,7%) y empata con Vox).

La Razón también advierte del retroceso del PSOE desde las previsiones de agosto, pero apunta a que subiría 4 diputados (Abstención histórica ante el 10-N: el 35% no votaría).

Resumiendo, en porcentaje el PSOE se estancaría en torno al 26 % de los votos, mientras que el PP registraría una importante subida hasta el 22,4 %, acercándose peligrosamente a los socialistas. Según analistas consultados por este periódico, lo más importante de todas estas cifras “es que parecen marcar tendencia, en el sentido de que, semana tras semana, el PP sube sin parar y el PSOE desciende peligrosamente, hasta una confluencia en torno a los cien o ciento y pico diputados, lo que constituye ya un importante avance para el PP y un descalabro para el PSOE, que podría sufrir un “susanazo”, es decir, ganar las elecciones pero perder el gobierno”.

DESASTROSA DECISIÓN

En lo que coinciden todos los analistas y firmas de sondeo es en que la decisión de forzar la convocatoria de nuevas elecciones “ha sido desastrosa”. Según este análisis, “Pedro Sánchez no solo tuvo en su mano arbitrar un gobierno de izquierda progresista con Podemos, sino también uno muy sólido de centro izquierda con Ciudadanos, de haber querido realmente pactar si hubiese ofrecido una alternativa asumible por Rivera en una coalición tentadora. Pero se encastilló en un gobierno de apoyos gratuitos solicitados a izquierda y a derecha, y ahí perdió la enorme oportunidad, que quizás no se repita, de ejercer el poder durante cuatro años con una base mayoritaria importante, y, por tanto, de consolidar su liderazgo que, como revelan crecientemente las encuestas, está de nuevo en cuestión”.

Entre las bases socialistas y en los medios hay pocas dudas de que la estrategia suicida de forzar la repetición de elecciones cuando Pedro Sánchez tenía todas las opciones de gobernar a izquierda o a derecha, es atribuible casi por entero a Iván Redondo. Muchos dirigentes socialistas andan “revueltos” estos días, según fuentes bien informadas, por la preocupación de la negativa deriva electoral, e indignados porque esa estrategia previsiblemente errónea se confirme como definitivamente errada.

El temor es que se consolide la tendencia de subida del PP -porque el estancamiento e incluso el descenso del PSOE parece ya evidente y difícil de corregir- y que una sorpresa final dé al bloque de derecha más diputados que a la izquierda. Sorpresa que podría venir derivada no solo de la tendencia que marcan las encuestas en este sentido, en un ambiente como el actual de aparente calma relativa a la espera de acontecimientos, sino, sobre todo, por efecto de los graves acontecimientos que se esperan antes del 10-N, como la sentencia del procés y sus consecuencias en Cataluña, la posible consumación de un Brexit duro, la llegada de nuevas perturbaciones económicas, el aumento del paro y otras variables más o menos (im)previsibles que pueden incidir de manera decisiva en la campaña y en el ánimo de los votantes.

Lo que parece seguro es que la abstención será muy elevada y que eso perjudica principalmente a la izquierda, cuyo voto, con la irrupción de Íñigo Errejón en escena, se fragmenta aún más. De confirmarse los negros pronósticos para la opción más progresista, Pedro Sánchez habría dejado escapar la oportunidad del siglo e Iván Redondo habrá consumado, una vez más, la maldición de las segundas oportunidades fallidas para sus asesorados.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

Iván Redondo, un peligro en la sala de máquinas de Moncloa

El no a Iceta, consecuencia de otra pifia de Iván Redondo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

Pedro Sánchez rectifica e irá a los dos debates

El sainete del debate, otra pifia monumental de Iván Redondo

“¿Es Pedro Sánchez un imbécil o un genio?” se pregunta Francisco Rubiales

La maldición de Iván Redondo

Cifras que prueban “la maldición” de Iván Redondo

Con Iván Redondo, Pedro Sánchez ha metido en La Moncloa a “un mentiroso compulsivo”

Aportamos en exclusiva las pruebas de que Iván Redondo miente