Hoy explota la bomba pensionista

El estallido social de los mayores acelera la decadencia de Rajoy y del PP

787
Una onda expansiva imparable. RTVE
Una onda expansiva imparable. RTVE

La bomba pensionista estalla hoy en todas las ciudades de España, con millones de mayores en la calle, en la mayor contestación de jubilados y pensionistas de la historia de nuestro país. Como la reciente Huelga Feminista, el movimiento de mayores de hoy representa un antes y un después en la manera de comportarse el colectivo de más edad en reclamación de sus derechos. La masiva explosión social de hoy es un aviso para todos los partidos de que la paciencia de los mayores se ha terminado y acelera la decadencia de un político como Rajoy, que en cualquier otro país estaría acabado cuando no en los tribunales.

Cuando los mayores se enfadan, se enfadan no solo quienes más razón tienen, sino quienes menos acostumbran a manifestar pública y multitudinariamente su enfado. Por la templanza que dan la edad y la experiencia, los mayores tienden naturalmente a la paciencia y la contención. Sin embargo, la paciencia tiene un límite. Jamás antes ningún gobierno había llevado a los mayores de nuestro país a una situación tan límite ni a una rabia tan extendida y potente como las actuales. Por eso es tan significativa la bomba pensionista que estalla hoy socialmente en toda España, especialmente para Mariano Rajoy y su partido, que siempre han tenido en este segmento de población su mayor caladero de votos. Pero, ¡ojo!, no solo para ellos, sino también para cualquier otra formación con aspiraciones de gobernar.


Cinco años de paciencia con el insulto del 0,25% de subida de las pensiones ha sido demasiado tiempo.


La inicua “subida” del 0,25% a los pensionistas perpetrada desde 2013, perpetúa no solo una pérdida continua de poder adquisitivo, sino, sobre todo, una manera injusta y despreciativa de hacer política, ignorando a los que menos deben ser ignorados y cargando sobre los sectores más necesitados la factura principal de la crisis. No es de recibo que se suba a los pensionistas esa miseria (un mísero 1,25% acumulado en cinco años desde 2013) y que se haya subido a los funcionarios y al propio Gobierno un 1% (un 5 % acumulado desde 2013), que no solo representa una diferencia porcentual del 400%, sino de hasta más del 7.000% en términos reales, como hemos publicado recientemente (La subida de sueldo de los políticos, hasta un 7.300% superior a la de la pensión media). Diferencia que se acentuará notablemente a partir de ahora, porque, mientras el Gobierno mantiene el 0,25% de subida para los pensionistas, el señor Montoro ha acordado con los sindicatos de funcionarios una subida para el sector público de hasta el 8,8% entre 2018 y 2020, más que duplicando anualmente la subida para ellos vigente hasta ahora y multiplicando cada año por más de ocho el 0,25 de lospensionistas.

LA FALACIA DEL “NO HAY DINERO”

Estas nuevas subidas a los funcionarios –que nadie niega que no tengan derecho a ellas-, desmontan la falacia del Gobierno de que “no hay dinero”, como hemos publicado en otra información anterior (“No hay dinero para revalorizar las pensiones”), y vuelven a demostrar el modo inequitativo y desigual que tienen Rajoy y compañeros martirizadores de repartir la factura de los ajustes. Pero es que estas subidas a los funcionarios, efectuadas además sobre sueldos medios sustanciosos, hace que se incremente apreciablemente su masa salarial año tras año, mientras que la repercusión del 0,25% anual sobre pensiones de miseria apenas representa incremento alguno que pueda revalorizar nada, y menos aún visto el diferencial existente con la subida anual de los precios.

Han sido demasiados años de paciencia sufrimiento y necesidad. RTVE
Han sido demasiados años de paciencia sufrimiento y necesidad. RTVE

Ha llegado, pues, la hora de decir basta, que es lo que hacen hoy los jubilados y pensionistas de toda España. Los ciudadanos y ciudadanas mayores de nuestro país van a estar a partir de ahora –lo están ya- muy atentos a la respuesta de los partidos políticos a sus reivindicaciones. Si lo que me dicen personas jubiladas que sondeo con cierta frecuencia es cierto, a partir de ahora solo votarán a las formaciones que aseguren el poder adquisitivo de sus pensiones, adaptándolas como mínimo al incremento del IPC. Son personas muchas de las cuales votaban hasta ahora a la derecha, pero que aseguran estar dispuestas a escrúpulos ideológicos y a cambiar el voto, a fin de asegurar la seguridad presente y futura de sus hogares.

Solo el PSOE se ha atrevido hasta ahora a romper la dialéctica del “no hay dinero”, prometiendo que, si Pedro Sánchez llega a gobernar, una de las primeras cosas que hará será ajustar el incremento de las pensiones al IPC. Los socialistas aseguran –y es cierto, como también señalan numerosos analistas- que hay dinero y que es una cuestión del reparto de ese dinero, es decir, de establecer unas prioridades justas e igualitarias.

ENGAÑOS Y UTILIZACIONES

Ayer, en su comparecencia ante los medios después del consejo de ministros, el portavoz del Gobierno ha insinuado que los pensionistas, en sus masivas y crecientes movilizaciones, están siendo “engañados” y “utilizados” por otras formaciones políticas. Eso lo dice un miembro del mismo Gobierno que el día anterior “engañó” y “utilizó” a los padres y familiares de víctimas de la violencia criminal, invitándoles tramposamente a la tribuna del Congreso de los Diputados para utilizarlos como arma arrojadiza contra los partidos que discrepan de que España necesite la cadena perpetua (revisable o no). La diferencia estriba en que, en el dolor de su pérdida y en el calor de la última sangre inocente derramada, los padres y familiares de niños y jóvenes cruelmente asesinados por criminales sin corazón son más vulnerables a los cantos de sirena políticos, como esa vergonzosa invitación del PP a acudir al debate parlamentario en el que se trataba dicho asunto, cosa que el mismo PP no se atreve a hacer con los pensionistas, los desahuciados de sus viviendas o los arruinados por la crisis, a los que jamás ha llevado a la tribuna de invitados del Congreso. En cambio, los pensionistas son gente mayor, razonable y sensata que no se mueve por impulsos del momento, como lo prueba el hecho de que la estafa del 0,25% tiene ya cinco años de vigencia y no ha sido hasta ahora cuando el colectivo ha explotado.


El caladero de votos del PP entre los mayores de 65 años se está acabando.


Los pensionistas son más de nueve millones, que además arrastran a muchos otros ciudadanos y ciudadanas más, hijos y nietos que, en muchos casos, dependen de ellos para vivir, por causa de esta política injusta y desigual que aplica la derecha cuando gobierna. Ellos, con sus hijos y sus nietos, salen hoy a las calles de España. Son una bomba social de espoleta retardada –cinco años de paciencia es mucho tiempo- que por fin estalla hoy con toda la contundencia de su dignidad herida y de su indignación acumulada.

Todos los partidos deben tomar nota de esto porque, de una u otra manera, la onda expansiva les afecta a todos. Pero hay un partido y un gobernante cuyo ciclo toca definitivamente a su fin. Según encuestas anteriores, el PP ya solo ganaba entre los mayores de 65 años, con casi un 38% de los votos en ese segmento de edad. Pero eso se ha acabado. Y no valdrán caramelos de última hora previos a las próximas elecciones generales, momento para el que Rajoy se reserva, sin duda, el engaño de alguna compensación relativa. Porque los jubilados y los pensionistas lo apuestan ya todo a una sola carta: “o el IPC íntegro o no te votaremos”. Esta es la bomba que estalla hoy y cuya onda terminará de sentir Rajoy en cuanto convoque elecciones.

OTRAS INFORMACIONES SOBRE ESTE ASUNTO EN PROPRONEWS

La subida de sueldo de los políticos, hasta un 7.300% superior a la de la pensión media

“No hay dinero para revalorizar las pensiones”

“Sus corrupciones acaban con las pensiones”

Presentada la reclamación previa a la demanda contra el Gobierno por la discriminación de los pensionistas

PROPRONews inicia una campaña nacional en favor de los pensionistas

Nuestro director denuncia al Gobierno por el trato a los pensionistas