El positivo de Irene Montero por coronavirus prueba la irresponsabilidad gubernamental

Su asistencia a la manifestación del 8-M, tanto si ya estaba infectada como si se contagió allí, fue totalmente inapropiada

502
La ministra, en la cabecera de la manifestación del 8-M. PROPRONews
La ministra, en la cabecera de la manifestación del 8-M. PROPRONews

El positivo de la ministra de Igualdad, Irene Montero, por infección de coronavirus, viene lamentablemente a probar la irresponsabilidad de la actuación del Gobierno, o al menos de parte de él, en relación con la epidemia, y pone de manifiesto que las masivas manifestaciones del 8-M no debieron celebrarse en las actuales circunstancias.

Madrid.-

En relación con el contagio por coronavirus ya confirmado que padece la ministra Irene Montero -a la que deseamos un pronto y total restablecimiento- hay que formularse dos preguntas, de respuesta igualmente preocupante. ¿Padecía la infección antes de asistir a la manifestación del 8-M en la que tan alegremente participó? ¿O se contagió precisamente en dicha concentración? Ninguna de las dos cosas podrá saberse a estas alturas, pero ambas cuestiones tienen un matiz que cuestiona la conveniencia de dicha concentración, habida cuenta que a renglón seguido se han cancelado las Fallas de Valencia y están en veremos otras masivas fiestas de España que generan millonarios beneficios.


Durante la manifestación la ministra saludó y besó a la gente, ignorando las instrucciones sanitarias de mantener la distancia con los demás y evitar el contacto físico.


Si la ministra era portadora del virus antes de asistir a la manifestación, es evidente que dicha concentración tendría que haberse suspendido. Pero si se contagió en la misma, es claro también que era totalmente desaconsejable mantener la convocatoria. De cualquier manera, y dado lo relevante del caso, nunca podremos saber si Irene Montero era la única persona infectada previamente de coronavirus o si se infectó allí. Pero si le pasó a ella, también pudo ocurrirle a otros asistentes a la manifestación, tanto porque ya llevasen el virus consigo o porque se contagiasen en ella, y eso no podrá saberse. Sin embargo, hay una cosa cierta, lo mismo que le ha ocurrido a ella (que ya estuviese contagiada o que se contagiase en la concentración) ha podido pasarle a otros, convirtiéndose esos actos en una clara oportunidad de propagación del virus.

Con la juez Victoria Rosell, a la que abrazó y besó, en la manifestación PROPRONews
Con la juez Victoria Rosell, a la que abrazó y besó, en la manifestación PROPRONews

Pero tratándose de la señora Montero, el asunto es todavía más grave. Es evidente que una persona con altas responsabilidades, que tiene que reunirse a diario con equipos más o menos amplios, que forma parte de un consejo de ministros, que comparte vida y espacio doméstico con un vicepresidente del Gobierno y que, además, es madre de tres hijos pequeños, por pura precaución debería haber evitado asistir a una manifestación masiva, fuese por el Día de la Mujer o por cualquier otra efeméride, habida cuenta de la amenaza cierta de infección que sobrevolaba la marcha, como su propio contagio ha confirmado, tanto si ya era portadora como si se contagió en la manifestación. Poner en peligro de enfermedad nada menos que a todo un gabinete ministerial no es cosa baladí.

En la cabecera de la manifestación -durante cuyo transcurso Irene Montero dio la mano, abrazó y besó a mucha gente, ignorando por completo las instrucciones sanitarias de mantener cierta distancia y evitar el contacto físico con los demás- la ministra estuvo acompañada por miembros de la dirección de Podemos, entre ellas, la juez Victoria Rosell, actualmente delegada del Gobierno para la Violencia de Género, así como personas de avanzada edad y, por tanto, más vulnerables a la acción del virus. Esperamos que todas ellas se hayan hecho las pruebas correspondientes, para descartar el contagio y guarden la cuarentena a la que ya está sometido por el mismo motivo Pablo Iglesias.

LA MINISTRA INFECTADA NO RESPETÓ EL PROTOCOLO SANITARIO

OTRAS INFORMACIONES

Los estragos del acojonavirus, un monstruo mediático

Fernando Simón, la cara de la profesionalidad y la tranquilidad de España frente al coronavirus

Psicosis mundial de mascarillas