Del 8-M sí al Fallas no: la atroz incongruencia del mal gobernante

Se suceden las actuaciones tan faltas de lógica y previsión como sobradas de improvisación y retraso

459
Sevilla contiene la respiración, con la instalación de la Feria de Abril muy avanzada ya. PROPRONews
Sevilla contiene la respiración, con la instalación de la Feria de Abril muy avanzada ya. PROPRONews

El mundo está haciendo frente a dos amenazas a la vez: la real del coronavirus y la mediática del acojonavirus, que es la exageración y el machaconeo del problema y que está hundiendo la economía global. Pero mientras otros países toman medidas preventivas y proporcionadas a la situación de la infección en su territorio, en España se vive la contradicción de que se autorizan eventos masivos a la vez que se prohíben otros. Nuestros gobernantes, una vez más, parecen ir por detrás de lo que este problema exige y se pone en evidencia de nuevo la ausencia de un verdadero liderazgo nacional.

Sevilla.-

A medida que pasan los días se hace cada vez más difícil interpretar la actuación gubernamental frente al coronavirus, por la falta de lógica de la misma. No se entiende que se autorice la celebración callejera del 8-M, que reunió a millones de personas en las calles de toda España (donde posiblemente se contagió Irene Montero), un evento que, por otra parte, no tiene consecuencias económicas, y al día siguiente se prohíban las Fallas, con un coste estimado para la economía valenciana de 700 millones de euros. Y se entiende menos que la ministra de Igualdad -que está contagiada de coronavirus y asistió en primera fila a la concentración de Madrid-, no respetase el protocolo sanitario de mantener la distancia con los demás y evitar los besos, abrazos y apretones de manos.


Es una contradicción inexplicable cerrar centros educativos y culturales y mantener funcionando el Metro, que utilizan cada día más de dos millones de personas en Madrid.


Tampoco tiene lógica alguna que se cierren los teatros y locales culturales con un aforo superior a 1.000 personas, y al mismo tiempo se autoricen las actividades teatrales y culturales en los locales inferiores a esa capacidad de público, con la limitación se que no se supere un tercio de su aforo.

Como tampoco la tiene que se cierren todos los museos, cines, etc., pero se mantengan abiertos grandes almacenes y centros comerciales de afluencia masiva. O que se cierren colegios y universidades, pero se mantengan abiertos bares y restaurantes. O que se disuada a la ciudadanía de concentrarse en espacios públicos y, al mismo tiempo, se mantengan los servicios del metro, que en Madrid tiene más de dos millones de usuarios en días laborables.

Autorizar las manifestaciones del 8-M fue una temeridad. RTVE
Autorizar las manifestaciones del 8-M fue una temeridad. RTVE

Tampoco tiene lógica que el Gobierno decrete la suspensión de comunicaciones aéreas o terrestres con terceros países donde quedan atrapados y abandonados a su suerte miles de españoles, sin que antes se haya programado una operación de repatriación de nuestros ciudadanos, que se quejan de desatención de nuestras representaciones consulares.

SEMANA SANTA Y FERIA DE ABRIL, EN EL AIRE

Entretanto, en Sevilla y en Málaga siguen adelante los preparativos para la Semana Santa, con la duda cierta -valga la contradicción- de su presunta suspensión, lo que tendría un efecto económico sobre ambas ciudades de más de 400 y 100 millones de euros respectivamente. Del mismo modo, las entidades y los particulares que están montando las casetas de la Feria de Sevilla -la estructura de cuya portada está muy avanzada- se preguntan si merece la pena seguir adelante o si no sería mejor que el Gobierno anunciase ya lo que piensa hacer, pues no es lo mismo suspender la Feria de Abril desde ahora, que la instalación está en un 30 %, que hacerlo cuando ya se haya terminado el montaje y las pérdidas por este concepto sean máximas. Claro que la suspensión de esta fiesta representaría para la ciudad un desastre de 1.000 millones de euros. De todos modos, ya se están produciendo cancelaciones hoteleras para esas fechas, por el temor al virus en una concentración de personas que alcanza entre 3,5 y 4 millones de visitantes.

La suspensión de las Fallas representanuna pérdida de 700 millones de euros. PAGADOR-PROPRONews
La suspensión de las Fallas representanuna pérdida de 700 millones de euros. PAGADOR-PROPRONews

Por lo que respecta al mundo, Donald Trump ha prohibido durante un mes todos los vuelos a EE.UU. procedentes de la Unión Europea. La prohibición no afecta al Reino Unido, lo que no deja de ser una contradicción dado que en ese país hay ya cientos de contagiados y sus propias autoridades sanitarias estiman que la mortalidad por el coronavirus puede alcanzar los 100.000 casos. Pero la contradicción de ese imprevisible Trump es todavía mayor, teniendo en cuenta que Reino Unido mantiene sus enlaces aéreos no solo con Hong Kong, que es China, sino también con vecinos de China, como India y Pakistán, ambos, países superpoblados y donde ya se han registrado casos de contagio que pueden aumentar exponencialmente habida cuenta de las deficiencias sanitarias de ambos y de las condiciones de hacinamiento y de higiene deficiente de algunos de sus núcleos urbanos.

Como se ve, el mal del gobernante incongruente no es patrimonio exclusivo de España.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

El positivo de Irene Montero por coronavirus prueba la irresponsabilidad gubernamental

Los estragos del acojonavirus, un monstruo mediático

Fernando Simón, la cara de la profesionalidad y la tranquilidad de España frente al coronavirus

Psicosis mundial de mascarillas

Sobrevivir entre Trump, Jamenei y el coronavirus