El hundimiento del submarino nazi U-77

Alemania condecora al investigador y policía José Carlos Violat Bordonau, por sus trabajos sobre sumergibles alemanes de la II Guerra Mundial

1180
El submarino U-77, en el momento de ser atacado por la aviación británica.
El submarino U-77, en el momento de ser atacado por la aviación británica.

El investigador y subinspector jefe de la Policía Nacional en Cáceres José Carlos Violat Bordonau acaba de ser distinguido con la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, por sus investigaciones históricas sobre los sumergibles alemanes de la II Guerra Mundial, y más concretamente sobre el submarino U-77, que fue hundido en aguas españolas por aviones británicos en 1943. Le impuso la condecoración el embajador de Alemania, en un acto celebrado en la presidencia de la Junta de Extremadura, con la asistencia de su titular, Guillermo Fernández Vara.

Mérida, Cáceres.-

El submarino de la Kriegsmarine nazi U-77 apenas llevaba poco más de dos años en servicio cuando fue destruido por la aviación británica cerca de la costa española. Había sido construido y botado en Bremen el 23 de noviembre de 1940, y empezó a operar en la segunda quincena de enero de 1941, recién iniciada la II Guerra Mundial. La verdad es que su vida operativa duró poco, apenas dos años.


En Cuacos de Yuste están enterrados 26 militares alemanes de la primera guerra mundial y 154 de la segunda.


El desastre ocurrió el domingo 28 de marzo de 1943, cuando el U-77 navegaba en superficie por aguas de la costa levantina, cerca de Calpe. Era uno de los numerosos U-Boot construidos masivamente y puestos en servicio por la Alemania nazi desde el comienzo de la contienda mundial. Aquella mañana navegaban a bordo 47 marinos alemanes al mando del comandante Otto Hartmann. El sumergible fue avistado en primer lugar por un cazabombardero inglés del 48º Escuadrón aéreo, basado en Gibraltar, que lo atacó con bombas a las 11,25 horas. En este primer ataque, el submarino sufrió algunos daños, pero que no le impidieron sumergirse y escapar. El piloto inglés, al perder de vista a la nave, solicitó ayuda por radio a su base. Poco después llegó otro aparato, concretamente un Lokheed A-28 Hanson perteneciente al 223º Escuadrón, también basado en Gibraltar, que sobrevoló la zona. Este era un avión de reconocimiento costero y bombardero ligero, de fabricación norteamericana para la RAF.

Cementerio militar alemán de Cuacos de Yuste. J.M. PAGADOR
Cementerio militar alemán de Cuacos de Yuste. J.M. PAGADOR

Dados los daños que los submarinos nazis causaban a los convoyes de las fuerzas aliadas que navegaban por el Mediterráneo, la RAF había enviado a Gibraltar los dos escuadrones de aviones antisubmarinos citados para patrullar las aguas del estrecho y el citado mar.

El segundo avión localizó al submarino a unas 30 millas al noroeste de donde se había producido el primer ataque, hostilizando al sumergible durante más de una hora, hasta que, en una pasada a solo 30 metros de altura, lanzó cuatro cargas de profundidad que cayeron a unos pocos metros de la nave, causando su hundimiento. La victoria fue atribuida por el mando británico a los dos escuadrones aéreos.

Dos de los nueve marinos alemanes supervivientes del hundimiento.
Dos de los nueve marinos alemanes supervivientes del hundimiento.

Posiblemente los aviones británicos lograron su objetivo a causa también de la escasa autonomía y velocidad en inmersión de los U-Boot nazis -90 millas y 8 nudos-, pues cuando navegaban sumergidos la propulsión era eléctrica y las baterías solo se podían recargar navegando en superficie con el motor diesel. Esto convertía a estos submarinos en presa fácil si eran localizados por los aviones enemigos.

En el hundimiento, que se produjo a nueve millas del Peñón de Ifach, murieron 38 marinos alemanes y otros 9 sobrevivieron. Dos de los cuerpos no pudieron ser localizados nunca. El lunes 29, los marineros del pesquero “Peñón de Ifach”, matriculado en Calpe, escucharon gritos de auxilio cuando faenaba en aquellas aguas a las seis de la mañana, localizando a los nueve supervivientes agarrados a una balsa hinchable que había volcado. Los pescadores echaron un bote al agua y rescataron a los alemanes, a los que acogieron en el pesquero con café, comida y mantas. Tras recorrer la zona durante dos horas, por si localizaban más supervivientes, el patrón del barco dio la orden de regresar a puerto. Posteriormente, diversas embarcaciones de la zona rescataron los cadáveres de los fallecidos, excepto de dos, que no aparecieron. Los muertos fueron enterrados inicialmente en los cementerios de Alicante y Altea, y a los supervivientes se les alojó en una pensión de Calpe, hasta que la marina alemana se hizo cargo de ellos.

El autor de la investigación es jefe de la Policía Nacional en Cáceres. JOSÉ CARLOS VIOLAT
El autor de la investigación es jefe de la Policía Nacional en Cáceres. JOSÉ CARLOS VIOLAT

Como gesto de gratitud por el rescate, la embajada alemana regaló a cada marinero participante un salvavidas y un reloj de pulsera, y 1.000 pesetas a repartir entre ellos.

Estos son, grosso modo, los hechos en los que José Carlos Violat Bordonau ha centrado sus investigaciones, que han merecido el reconocimiento de Alemania. Al investigador extremeño le ha sido impuesta recientemente la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania. El acto se celebró en el patio porticado de la presidencia de la Junta de Extremadura, con la asistencia del presidente, Guillermo Fernández Vara, y el propio embajador alemán, Wolfgang Dold, impuso la condecoración al galardonado.

El embajador de Alemania condecora al investigador extremeño en presencia del presidente Vara. JUNTAEX
El embajador de Alemania condecora al investigador extremeño en presencia del presidente Vara. JUNTAEX

El embajador, según informa la Junta de Extremadura, resaltó que Violat empezara a estudiar hace 18 años, por propia iniciativa, los acontecimientos que protagonizaron los submarinos alemanes en la II Guerra Mundial. El investigador, natural de Plasencia (Cáceres), ha estudiado en profundidad el ataque de los aviones británicos que causaron el hundimiento del U-77 y la muerte de 38 de sus tripulantes.

El investigador y policía muestra el galardón en presencia del embajador alemán. JUNTAEX
El investigador y policía muestra el galardón en presencia del embajador alemán. JUNTAEX

Violat inició una extensa investigación y descubrió que las víctimas habían sido trasladadas al Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste (Extremadura). Su trabajo se centró en los soldados fallecidos en las dos guerras mundiales que descansan en este camposanto. Tras profundizar en su estudio, en 2014 publicó la obra El Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste, de la que publicará próximamente una segunda edición actualizada y ampliada. En el citado cementerio extremeño están enterrados 26 soldados alemanes de la primera Guerra Mundial y 154 de la segunda, todos ellos pilotos de aviones que fueron derribados sobre territorio español o marinos de buques hundidos en nuestras aguas. Sus cuerpos, repartidos por diferentes lugares de España, fueron recuperados y trasladados al cementerio de Cuacos de Yuste entre los años 1980 y 1988.

Placa del cementerio alemán de Cuacos de Yuste. J.M. PAGADOR
Placa del cementerio alemán de Cuacos de Yuste. J.M. PAGADOR

Dold subrayó la contribución del investigador a conocer aspectos de los caídos en la Gran Guerra y en la II Guerra Mundial. El embajador ha resaltado que su análisis ha prestado un servicio extraordinario a las buenas relaciones entre los dos países

Violat trabaja en la actualidad como subinspector jefe de la Policía Nacional en Cáceres, en el área de la Policía Científica. Para Dold, esta especialización en labores forenses ha propiciado que, a pesar de la escasez de datos, su interés se haya focalizado en revelar aspectos desconocidos de la historia común de Alemania y España.

El investigador extremeño participa en un proyecto denominado U-historia que divulga informes científicos sobre la construcción, la técnica y las tácticas de los submarinos alemanes en la II Guerra Mundial.

OTRAS INFORMACIONES

Desarticulada una banda que vendía falsas PCR a viajeros

Nueva amenaza terrorista contra nuestros policías

Cayó la banda de los ladrones de diamantes

Policías locales contra la discriminación con la vacuna de la Covid-19

Guardias civiles en la reserva podrán ser examinadores para el permiso de conducir

Alta tasa de suicidios en la Guardia Civil, según denuncia una asociación del Cuerpo

Una asociación profesional de la Guardia Civil pide la creación de una medalla específica por su lucha contra el coronavirus

Detenido un sicario polaco y desmantelada una activa red bangladesí de introducción de inmigrantes asiáticos

Todo el mérito es de la Guardia Civil en la captura de “Ternera”

Ternera” fue cazado en Francia por una guardia civil de 23 años

La Policía Nacional recupera valiosas esculturas robadas en Roma

Éxito policial contra el fraude en la medicina estética

España, el país más seguro de Europa