domingo, 2 octubre, 2022
spot_img
InicioAula de PeriodismoDon Benito-Villanueva, un (beneficioso) matrimonio de conveniencia

Don Benito-Villanueva, un (beneficioso) matrimonio de conveniencia

La unión de los dos núcleos supondrá la mejora de los servicios públicos y múltiples beneficios y ayudas para la ciudad resultante

Habían pasado las 22,30 horas del 20 de febrero. En ese momento la unión de Villanueva y Don Benito corría peligro, debido a que el “sí” del escrutinio no alcanzaba el 66%. La incertidumbre comenzó a instalarse entre los vecinos de ambas localidades. El rechazo a la unión por parte de los dombenitenses era un escenario impensable horas y días antes. A las 12 de la noche, los alcaldes respiraron tranquilos tras el nerviosismo vivido, que se acrecentó, además, por una caída de la página web. La fusión finalmente salió adelante y pronto se conocerá el nombre de la tercera ciudad más grande de Extremadura, con 63.400 habitantes.

Sergio Sanabria León
Sergio Sanabria León

Badajoz.-

“Sorpresa” y “alegría” fueron las reacciones del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, al enterarse de que ambos municipios se iban a unir. Afirma que los alcaldes llevaron “con mucha discreción” esta fusión y que su decisión fue “muy valiente” y “muy sabia”. “El resultado final va a ser uno más uno igual a cinco”, pronosticó.

La unión de estas localidades permitirá a sus habitantes disfrutar de servicios de los que antes no disponían. En términos ficales, supondrá, según cuenta el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana, la recaudación de más ingresos. De esta manera surgirá una riqueza que generará expectativas económicas “positivas”. Cuando estas expectativas sean reales, aparecerá el capital privado, con la consiguiente creación de puestos de trabajo. Quintana también declaró que la existencia de ambos municipios por separado había sido un freno para la economía, pues si alguna nueva empresa se instalaba en Don Benito, los vecinos de Villanueva se enfadaban, y viceversa. Esto ha supuesto que se hayan perdido muchas oportunidades que actualmente ambas localidades pretenden recuperar.

UN FUTURO MEJOR

“Nos hemos unido por un futuro mejor, no para nosotros, sino para las próximas generaciones”, decía el alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo, de manera exultante tras conocerse los resultados del referéndum. Lo hizo en una sala donde se respiraba una emoción contenida durante horas, y que, tras la victoria oficial, había estallado a flor de piel. “Esto es el futuro”, afirma un vecino de la localidad dombenitense, mientras que otro de Villanueva de la Serena expresa que desde que se empezó a hablar de la unión, los habitantes pensaron que se abrirían “nuevas oportunidades”. “Sumar para avanzar”, declaró el mismo presidente del Gobierno, a través de la red social Twitter, para manifestar su apoyo a la unión.


Pronto se conocerá el nombre de la nueva ciudad, que será la tercera de Extremadura en población.


Entre los proyectos que conllevará esta iniciativa se encuentra la unificación de las depuradoras de aguas residuales, al igual que las plantas de tratamiento de agua potabilizada. El carril bici entre ambas localidades y la nueva carretera que irá desde la plaza de toros de Don Benito hasta el Palacio de Congresos de Villanueva son otros de los planes a ejecutar. Además, se prevé la construcción y finalización de la autovía del Levante, la electrificación de la línea férrea de Badajoz a Puertollano o el establecimiento de algunas carreras universitarias. Cabe resaltar que la unión de los juzgados de ambos municipios supondrá, a juicio de Quintana, la suma de dos partidos judiciales por “primera vez en la historia”. Esto permitirá a la futura tercera ciudad de Extremadura contar con un mayor número de órganos judiciales.

Sergio Sanabria con el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana.
Sergio Sanabria con el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana.

CONTRA LA DESPOBLACIÓN

La alianza de Don Benito y Villanueva de la Serena es un proceso radicalmente opuesto al que sufren diversas zonas de Extremadura y España, la despoblación. En pleno 2022, este fenómeno asola, cada vez más, múltiples pueblos de esta comunidad autónoma. Poco a poco se van apagando las pocas vidas que se aferran a permanecer en ellos. La falta de recursos y servicios de estas localidades rurales, así como el envejecimiento de la población y la bajada de la natalidad figuran entre los principales problemas que azotan al mundo rural. Según el geógrafo Juan Sánchez, el declive poblacional de estas zonas “es crucial”.

La despoblación se produce cuando el crecimiento natural es negativo, es decir, nacen menos personas con respecto a las que mueren. Todos los años fallecen 12.000 personas y nacen 7.000 en Extremadura, esto significa que todos los años hay 5.000 personas menos. Si esto no se para, “tendremos un gravísimo problema de pérdida de población”, augura Fernández Vara.


“El resultado final será uno más uno igual a cinco” (Guillermo Fernández Vara).


Este fenómeno comenzó a surgir hace 15 o 20 años como consecuencia de “diversos factores y no sólo uno”, expresa el presidente de la Junta. Entre estos, las migraciones que se producen desde zonas rurales a las grandes ciudades. La caída de la natalidad que actualmente atraviesa España es un agravante más. Para Fernández Vara, esa caída se compensa, en las grandes ciudades, con la venida o llegada de inmigración. Madrid sería “España vaciada” si no tuviera inmigrantes, al igual que Barcelona, explica. En el mundo rural eso es “más complicado”. Finalmente, sentencia que es una suma de factores donde no se pueden hacer “lecturas simplistas”.

LUCHA INSTITUCIONAL

Extremadura es la comunidad autónoma donde más porcentaje de población vive en el medio rural, expone Jesús Beira, ingeniero de montes. La densidad media de la región es de 25 habitantes por kilómetro cuadrado. Según Beira, el reto demográfico se superará cuando haya “igualdad de oportunidades”. Afirma que la realidad “es dura”, pero matiza que hay que ser “lo menos dramáticos posibles”.

La región cuenta con 400 municipios, de los cuales la mayoría oscila entre 500 y 1.000 habitantes. Para que un pueblo tenga futuro, Fernández Vara argumenta que la clave está en la existencia de “empleos dignos y decentes”. A diferencia de otras zonas de España, Extremadura todavía no ha tenido que cerrar ningún pueblo. Sin embargo, el presidente de la Junta advierte que, si no se toman cartas en el asunto, “antes o después, ocurrirá”.

Para hacer frente a este fenómeno de la despoblación, la Asamblea de Extremadura ha aprobado por unanimidad la Ley ante el reto demográfico y territorial de Extremadura. “Yo espero que sí, pero soluciones mágicas no hay”, responde Guillermo Fernández Vara a la pregunta de si cree que esta ley va a combatir de manera efectiva la despoblación. Afirma que lo más importante es que las instituciones sean capaces, en los próximos meses y años, de seguir trabajando para que haya más empresas, mejores salarios y para que la gente que esté aquí se sienta “cómoda y feliz”. Esa es la “gran batalla”, asegura, al tiempo que apuesta por la inversión en los pueblos de menos de 10.000 habitantes.

DESPOBLACIÓN Y AISLAMIENTO

Uno de los principales efectos de la despoblación es el aislamiento que causa. El acceso al transporte en el medio rural es otro de los ejes de la nueva ley. Esta medida busca reducir ese aislamiento que sufren algunas localidades. Actualmente, la Junta de Extremadura está llevando a cabo un proceso de identificación para ver dónde pueden estar los “mayores nichos de demanda”. El presidente reconoce que hay que seguir mejorando las infraestructuras, como es el caso de las carreteras.

Con respecto a la población joven, esta ley tiene previsto establecer un plan de empleo joven que, según Fernández Vara, será básicamente “de formación”. También se prevén ayudas para facilitar el acceso de los jóvenes a la vivienda o la implementación de “erasmus rurales”, que consistirán en intentar que gente que vive en el medio urbano se desplace durante un tiempo al medio rural. Precisamente estos erasmus rurales son, para Jesús Beira, una posible solución a la despoblación, pues siguen la estela de otros programas que buscan atraer a personas al mundo rural, como son el Coworking o las Highlands escocesas.

Sin ir más lejos, en la propia comunidad autónoma de Extremadura, un rayo de luz ha apuntado a la provincia de Badajoz en medio de la oscuridad provocada por la despoblación. La unión de Don Benito y Villanueva de la Serena supone un claro ejemplo de cómo las personas pueden buscar vínculos para conseguir mayores beneficios y luchar contra la pérdida de habitantes. En este sentido, el alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo, afirmó emocionado, durante la celebración de los resultados de la consulta popular, que se había escrito “el título de un libro que está en blanco”.

(Sergio Sanabria León es estudiante de 1º de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Documentación y la Comunicación de la Universidad de Extremadura).

(Aula de Periodismo es una sección concebida por PROPRONews para dar cabida a colaboraciones de estudiantes de Periodismo, Comunicación Audiovisual y análogos, a fin de que dispongan de un medio y un espacio donde empezar a publicar libremente sus reportajes, artículos, entrevistas y crónicas.

En PROPRONews nos sentiremos muy honrados si futuros grandes profesionales de la información hacen constar en sus historiales, el día de mañana, que su primer trabajo publicado apareció en nuestro medio).

OTROS ARTÍCULOS

LOMLOE: hacia una sociedad de conformistas

El riesgo y los mil inconvenientes de ser celíaco

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar