Los Mossos, a punto de desaparecer

El compromiso de respeto a una serie de condiciones básicas evita in extremis la disolución del cuerpo

481
La bandera de España ondeando normalmente en la Generalitat junto a la senyera es todo un símbolo de la nueva y esperanzadora situación. WIKIPEDIA
La bandera de España ondeando normalmente en la Generalitat junto a la senyera es todo un símbolo de la nueva y esperanzadora situación. WIKIPEDIA

El compromiso de la cúpula de los Mossos d´Esquadra, tras el cese del mayor Trapero, de respetar una serie de condiciones básicas impuestas por el Ministerio del Interior, ha evitado in extremis la disolución del cuerpo policial catalán, algunos de cuyos agentes desobedecieron la legalidad constitucional y facilitaron con su conducta la celebración del falso referéndum del 1-O.

Sobre la mesa del Consejo de Ministros extraordinario que aprobó el 155, y sobre la mesa de los responsables de Interior y de otros ministerios que venían preparando desde semanas atrás el catálogo de medidas a aplicar para restablecer la legalidad en Cataluña, figuró, entre las prioridades, la actuación gubernamental a seguir en relación con los Mossos d´Esquadra y, entre las opciones a decidir, se consideró seriamente la de su disolución. Fueron una serie de condiciones básicas inexcusables impuestas desde Interior y aceptadas incondicionalmente por la cúpula y los sindicatos de dicho cuerpo, tras la destitución del mayor Trapero, o paralelamente a ella, –según fuentes bien informadas- las que movieron al Gobierno español a no tomar una medida tan traumática, con la que pagaban justos por pecadores, se castigaba a agentes respetuosos con la ley, muchos de ellos procedentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, se privaba a la autonomía catalana de una de sus señas de identidad y se creaba un vacío policial difícil de llenar con el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.


Publicamos las doce condiciones que han aceptado los Mossos para que el Gobierno central les permita seguir funcionando como cuerpo policial.


CONDICIONES INEXCUSABLES

Estas condiciones, aunque no formuladas exactamente de esta manera ni en este orden, implícitas unas en otras en algunos casos, son las siguientes:

1.- Cese fulminante de Trapero, aceptación sumisa de este y ausencia de protestas o acciones de solidaridad con el destituido ni del cuerpo, ni de sus sindicatos, ni de agentes a título particular.

2.- Aceptación de la nueva situación, sin protestas ni declaraciones, por la cúpula de mando de los Mossos.

3.- Aceptación del nombramiento de jefe de los Mossos por parte de su segundo en el escalafón, Ferran López y reconocimiento de la nueva autoridad por todo el cuerpo, tanto en la figura de López, como en la del responsable correspondiente del Ministerio del Interior y en la del delegado del Gobierno en Cataluña.

4.- Reporte exclusivo e inmediato, desde el primer minuto y sin reticencias, de todos los mandos y agentes del cuerpo a la autoridad designada por el Gobierno central.

5.- Compromiso de impedir que Puigdemont ni ninguno de sus consejeros se atrincherase en el Palau de la Generalitat ni en ninguna otra dependencia institucional.

6.- Mantenimiento de la bandera de España ondeando en lo alto del Palau de la Generalitat y de todas las instituciones y dependencias autonómicas.

7.- Retirada inmediata de la escolta a los consellers y al resto de autoridades cesadas, salvo a los que la precisaren por razones específicas y cese de cualquier apoyo o seguimiento no ordenados por la autoridad constitucional.

8.- Compromiso de no interferir en posibles conducciones o detenciones de exautoridades y exaltos cargos ordenadas por los tribunales y de practicar dichas detenciones si así se les ordena.

9.- Compromiso de no interferir en posibles conducciones o detenciones de mossos que infringieron la legalidad el 1-O, ordenadas por los tribunales, y de practicar dichas detenciones si así se les ordena.

10.- Intensificación de la colaboración y normalización de la convivencia con la Policía Nacional y la Guardia Civil.

11.- Compromiso de mantenimiento del orden frente a posibles desafíos callejeros de los independentistas y, especialmente, colaboración máxima con la autoridad durante estas semanas de precampaña y campaña electoral y, especialmente, el 21-D.

12.- Aceptación sin reservas de las medidas disciplinarias y legales impuestas por el Gobierno central, la Fiscalía y los jueces a quienes hubieren infringido la legalidad o desobedezcan en adelante las órdenes emanadas de la autoridad legítima.

MEDIDAS PROPORCIONADAS

Que en general los Mossos d´Esquadra han estado y están con la legalidad constitucional y que los titubeos de muchos venían determinados exclusivamente por las órdenes contradictorias y la conducta ilegal de las autoridades independentistas, parece un hecho cierto. Entre las pruebas que tenemos de eso destacan las informaciones –provenientes del interior del cuerpo- que permitieron realizar diversas acciones clave a la Policía Nacional y la Guardia Civil, como la aprehensión de documentos sensibles de utilidad judicial que iban a ser incinerados en Barcelona.

El saludo sumiso de López a Zoido lo dice todo. RTVE
El ministro Zoido, con el nuevo jefe de los Mossos. RTVE

Por lo que respecta a la acción gubernamental, al mismo tiempo que se ha tomado la decisión de mantener el cuerpo de Mossos d´Esquadra, con su compromiso de obediencia a la legalidad constitucional, desoyendo las propuestas de los sectores más extremos del PP que pedían su disolución, tampoco ha caído el Gobierno en la tentación, alentada por algunos de sus apoyos más a la derecha, de ilegalizar a los partidos independentistas catalanes, decisiones ambas que parecen sabias y justas, pues lo contrario sería echar leña al fuego del independentismo.

Para PROPRONEWS, donde tan críticos solemos ser con el ministro del Interior en toda la gestión de las últimas semanas relacionadas con Cataluña, desde los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils hasta el 1-O, la actuación del señor Zoido sobre el artículo 155, en relación con las medidas implementadas dentro de las competencias de su departamento, está siendo inteligente e impecable hasta el momento, prueba, también, de que está escuchando a los expertos y a los profesionales policiales del ministerio. Se ha abierto un tiempo de esperanza.