Palau de la Generalitat. PROPRONews
Palau de la Generalitat. PROPRONews

Millones de ciudadanos catalanes viven asustados conforme se acerca la fecha del uno de octubre ante las posibles consecuencias de una acción ilegal y anticonstitucional que puede derivar en una situación imprevisible. Otros, en cambio, se ríen, convencidos de que no va a pasar nada. Incluso hay quien ha empezado a llamar ya al asunto, en tono jocoso, “Operació Rescatalunya´48 h”.

Jordi Pujol, caganer. PROPRONews.
Jordi Pujol, caganer. PROPRONews.

“Cuarenta y ocho horas es el plazo que suele darse para que baje la fiebre, amaine una diarrea, pase una situación ciclónica, haga efecto un laxante o un astringente, llegue una carta por correo ordinario o sea efectivo un antibiótico; lo que no es de recibo es que la Generalitat pretenda declarar la independencia de Cataluña en 48 horas si gana el sí aunque sea por un solo voto”, nos decía un ciudadano de mediana edad en plena Plaça Sant Jaume hace un par de días, comentando la broma de “Operación Rescataluña´48 horas”.

PROPRONews ha estado en Barcelona para palpar la situación que se vive y sondear a la gente acerca de la peligrosa deriva soberanista emprendida por el gobierno de la Generalitat. “Están locos –nos decía otro ciudadano-. Esto parece una huida hacia delante ante la grave situación de retroceso y de corrupción que vive Cataluña, debido al mal gobierno y al robo sistemático prepetrado durante años por gobernantes convergentes. Fíjese que hasta se han tenido que cambiar el nombre y ahora ya no son Convergencia, sino Partido Demócrata. Els mateixos gossos amb diferents collars”.

Sede de Gas Natural en Barcelona. Las empresas tienen miedo. PROPRONews
Sede de Gas Natural en Barcelona. Las empresas tienen miedo. PROPRONews

Por la comunidad se extiende cada vez más la broma de “Rescataluya´48”, una ironía que nadie sabe dónde ni cuándo ha nacido y que atribuye al gobierno multicolor de la Generalitat y sus apoyos la misión imposible de declarar la independencia de Cataluña en 48 horas si gana el sí. “Mire –dice alarmada Montse- es que dicen que lo van a hacer sea cual sea el índice de participación y si el sí gana por un solo voto”. O sea, que, por ejemplo, con una participación del 20 % en el referendum, si los síes suman un solo voto más que los nóes, Cataluña sería independiente en 48 horas. “És un disbarat tan gran que ningú s´ho creu”, comenta Carme, amiga de Montse, mientras degustan un café en una terraza de Les Rambles.

En todas las elecciones plebiscitarias celebradas hasta ahora en Cataluña, en las que, además, nunca ha habido una participación contundente –por ejemplo, de más del 80 % de los electores-, los partidarios del sí a la independencia han quedado siempre varios puntos por debajo de los partidarios del no. Y la participación, tanto en las elecciones de verdad como en las “consultas” soberanistas, ha ido bajando poaulatinamente, hasta el punto de que, hastiada la ciudadanía de esta pantomima sin futuro, al final los únicos que votan masivamente, aunque sean una minoría, son los partidarios de la independencia, por lo que no sería difícil que ganase el sí.

Cataluña ha retrocedido en materia económica y social. Indigente en una céntrica vía de Barcelona. PROPROnews.
Cataluña ha retrocedido en materia económica y social. Indigente en una céntrica vía de Barcelona. PROPROnews.

PREOCUPACIÓN Y MIEDO

Entretanto, la inmensa mayoría de los catalanes que están por el no, asisten preocupados a esta deriva irrazonable que tantos problemas está causando ya y que tantos más –y mucho más graves- puede causar. Los catalanes del no padecen, además, una especie de “persecució” soterrada o a las claras, porque ven disminuidos sus derechos ciudadanos, no pueden decir lo que piensan en público y sienten la amenaza de los problemas que les origina la discrepancia. “Una muestra es la amenaza de la Generalitat a los periódicos que rechacen la publicidad del referéndum, de no volver a darles ayudas o contratos”, señala Ricard, un joven periodista freelance.

El turismo se vería muy afectado. PROPRONews.
El turismo se vería muy afectado. PROPRONews.

Entretanto, la ciudadanía observa con envidia la estabilidad política, el buen clima de convivencia social y el crecimiento económico del País Vasco, donde gobierna con sensatez y eficacia un partido primo de Convergencia en lo ideológico, el PNV, pero muy alejado de los extremismos soberanistas de los dirigentes catalanes. “En Cataluña nos haría falta un Urkullu”, comenta con nostalgia Andreu, un jubilado de la industria naval. Los pensionistas, según Andreu, están aterrados por lo que pueda pasar en adelante con sus pensiones en una Cataluña independiente. Pero los pensionistas no son los únicos. Los empresarios catalanes -sobre todo los que tienen su mercado en el resto de España, incluidos los del sector turístico-, los funcionarios del Estado, los propios funcionarios dependientes de la Generalitat y del resto de las instituciones autonómicas, los ciudadanos nacidos en otras comunidades pero residentes catalanes desde hace décadas, los hijos de los inmigrantes y otros muchos colectivos a los que la independencia causaría un presumible daño grave, son unánimes a la hora de rechazar “aquesta absurda aventura”. Algunos dicen que, de todos modos, habría que celebrar un refgeréndum pactado, “en el que indudablemente –aseguran- vencería el no”. El problema, como reconocen otros, es que convocar ese referéndum ya es un acto ilegal, “y no se puede pretender alcanzar un objetivo deseable mediante una ilegalidad previa, porque el fin no justifica los medios en ningún caso”, sentencia Pere M.

Los funcionarios, especialmente los de policía, temen lo que pueda pasar. PROPRONews.
Los funcionarios, especialmente los de policía, temen lo que pueda pasar. PROPRONews.

Sea como fuere, la “Operació Rescatalunya´48 h” está en su fase final. Un grupo de exaltados dirigentes, seguido por una minoría de catalanes, quiere rescatar a Cataluña de las garras de España en las 48 horas siguientes al primero de octubre. Un verdadero disparate para la mayoría silenciosa que aguarda con estupor y honda preocupación el desenlace imprevisible de tan insostenible desafío.

Todo parece normal en las calles, pero la procesión va por dentro. PROPRONews
Todo parece normal en las calles, pero la procesión va por dentro. PROPRONews