Preparando al mundo rural para el día después del coronavirus

Pensar y actuar en grande lo cambia todo: 26 ventajas esenciales del ámbito rural para los nuevos emprendedores y profesionales del Virtuceno

359
Guadalupe, en Extremadura. El mundo rural ofrece mil opciones. J.M. PAGADOR
Guadalupe, en Extremadura. El mundo rural ofrece mil opciones. J.M. PAGADOR

Muchas cosas pueden cambiar con esta crisis, entre otras, la reconfiguración de la relación y el equilibrio entre el mundo rural y el urbano. En los últimos siglos, pocas veces ha tenido la oportunidad el mundo rural de jugar una baza en ventaja frente al urbano y, consecuentemente, gozar la oportunidad de ganar una partida para salir reforzado, y ésta es una de ellas: ¿Será capaz de aprovechar la ventaja inesperada que le ha otorgado el coronavirus? En esta nueva era de la Humanidad que hemos bautizado como Virtuceno, todo es posible ya en el mundo rural, de manera ventajosa sobre la ciudad, con las nuevas tecnologías y la cuarta revolución industrial. En este trabajo adelantamos hasta 26 ventajas ya vigentes del mundo rural sobre el urbano, entre las muchas que hay.

Juan Carlos Casco Casco
Juan Carlos Casco Casco

Villanueva de la Serena (Extremadura).-

La primera condición para salir fortalecido de una crisis es la actitud y el estado de ánimo con el que se afronta. Si apuntamos a la Luna, podemos llegar lejos, si lo hacemos a dos kilómetros, lo más seguro es que nos peguemos el tiro en los zapatos. Y es que pensar y actuar en grande lo cambia todo.

Dos son las actitudes ante la crisis, la de quienes tienen miedo y lo único que piensan es “salir vivos”, y la de los que, a pesar de tener miedo, ven oportunidades y trabajan para “salir líderes”. Actitudes que, como en todas las crisis, determinarán los perdedores y los campeones.

El mundo urbano, y en especial el de las megalópolis, sale tocado y señalado por la pandemia, como foco principal de infección y propagación de la enfermedad. A lo largo de la historia, cuando el mundo ha entrado en pánico, como ha ocurrido en épocas de plagas y grandes crisis, la tendencia de los habitantes de las ciudades ha sido la de correr despavoridos al mundo rural. Cuando pintan bastos, la gente pone su mirada en el pueblo, donde se siente más segura. ¿Por qué será?


Dos actitudes ante la crisis: “salir vivos” o “salir líderes”.


El asunto es: ¿será capaz el mundo rural de reforzar su identidad y ofrecerse como alternativa atractiva al mundo urbano? ¿Podrá seducir al mundo urbano con sus fortalezas? Ahí está la cuestión. Desde luego, tiene un gran desafío por delante, para intentar salir campeón o, al menos, reforzado de esta crisis, una tarea que ya debía de estar ocupando en este momento a autoridades, sociedad rural, grupos de acción local y medios de comunicación. Por primera vez en mucho tiempo, los activos de lo rural cotizan al alza; conceptos como rural, vacío o vaciado pueden dejar de sonar a decadente, casposo y cutre, para convertirse en opciones de vivir más seguras, auténticas y llenas de posibilidades.

Pekín, un ejemplo de ciudad insostenible. J.M. PAGADOR
Pekín, un ejemplo de ciudad insostenible. J.M. PAGADOR

En muchas ocasiones he referido que el marketing y el relato de las instituciones, los medios de comunicación y los propios actores rurales han sido desastrosos, traduciendo una imagen pésima del mundo rural, generando un desafecto y un efecto contrario al buscado. Ahora, ante la nueva configuración del tablero de juego, los actores del mundo rural no pueden cruzarse de brazos y esperar a ver qué pasará. Tienen que empezar a actuar de inmediato, para poner en juego sus fortalezas y potentes reclamos, convirtiéndose en una opción deseable y real para hacer la competencia a los atractivos urbanos.

TOCA MOVERSE

En esta cuarentena, ya hemos tenido tiempo para la desazón, la queja y el llanto; ahora toca moverse con decisión y hacerlo rápido, porque de la actitud que adoptemos y las decisiones que tomemos en los próximos meses, va a depender por completo nuestro futuro. Las cartas se empiezan a repartir ahora, nadie, y menos el mundo rural, podemos ausentarnos de la partida como hicimos en otros momentos históricos; es más, podemos tener la osadía que nos ha faltado y decidir el juego al que queremos jugar y sus reglas. El liderazgo de las instituciones y organizaciones del mundo rural se van a poner a prueba, esperemos que estén a la altura. Los destrozos han sido muchos y cuantiosos, pero no es tiempo de queja, sino de demostrar audacia y decisión, un momento para comprobar si los que tienen responsabilidades poseen la fortaleza emocional para salir líderes de este lance, o, por el contrario, aspiran solo a salir vivos.


El mundo urbano, y en especial el de las megalópolis, sale tocado y señalado por la pandemia como foco principal.


Para los líderes de verdad, es hora ya de preparar el día después, con ilusión, con los pies en el suelo y la voluntad de socorrer a los más débiles que han quedado desprotegidos, pero con la convicción y la firme decisión de aprovechar las grandes oportunidades que se han abierto en el horizonte.

BASES PARA REINVENTAR Y RESIGNIFICAR LO RURAL

El mundo urbano y sus estilos de vida están muy tocados en este momento (aglomeraciones y concentraciones sociales, polución, siniestralidad, marginación social…). Desde el mundo rural es el momento de mostrar músculo y fortalezas, para dar respuesta a unos ciudadanos que han cambiado sus preocupaciones y prioridades en un tiempo récord.

La desolación de la ciudad aterrada por el coronavirus. En la imagen, Sevilla. J.M. PAGADOR
La desolación de la ciudad aterrada por el coronavirus. En la imagen, Sevilla. J.M. PAGADOR

Estas son algunas de las numerosas ofertas ya operativas en el mundo rural:

1.- Espacios para actividades seguras con distancia social.

2.- Espacios y condiciones óptimas para el desarrollo profesional.

3.- Atractivos espacios para el teletrabajo.

4.- Universo para una vida rica, tranquila y segura.

5.- Espacios y actividades para aforos y públicos reducidos en nuevos formatos (seminarios, congresos, etc.).

6.- Servicios de coworking y networking rur-bano.

7.- Servicios de máxima seguridad para la tercera edad y personas vulnerables (medio ambiente, ocio, residencia, salud…).

8.- Producción de alimentos inmediatos, frescos, sanos y saludables.

9.- Facilidad para la implantación de empresas y actividades basadas en las industrias de la Cuarta Revolución Industrial y la digitalización.

10.- Fabricación deslocalizada (impresión 3D), trazabilidad y blockchain.

11.- Reorientación de la producción local hacia la industria de la salud.

12.- Espacios y servicios para la práctica deportiva segura.

13.- Espacios residenciales con garantías para la salud.

14.- Espacios seguros y atractivos para el teletrabajo, aprovechando la tendencia futura a la multiplicación de los teletrabajadores después de la crisis.

15.- Desarrollo de nuevos servicios de movilidad segura (Rural Car).

16.- Especialización inteligente del espacio rural en seguridad sanitaria y calidad de vida.

17.- Generación de una red y espacios Fab-Lab, distribuidos por el territorio como apoyo a las nuevas actividades y empresas.

18.- Viviendas y locales espaciosos, asequibles y sin gastos comunes.

19.- Tiempo para el ocio creativo y curación natural estrés.

20.- Ahorro esencial de tiempo en transportes y accesos.

21.- Ahorro esencial en gastos de transporte y locomoción.

22.- Contacto cercano con la naturaleza y ámbitos ideales para mascotas.

23.- Presencia de artesanos y operarios especializados muy útiles para numerosas tareas.

24.- Abundancia de materias primas (agroalimentarias, minerales, madera, corcho…), para la implementación de manufacturas diversas.

25.- Servicios de Correos y mensajería para enviar productos rápidamente a cualquier lugar del mundo.

26.- Un patrimonio histórico, artístico y monumental susceptible de negocio.

… Y mil opciones, ofertas, materias primas, servicios y atractivos más, que el lector puede deducir en cuanto considere la cuestión desde sus intereses, sus aspiraciones de futuro y su visión personal.


Por primera vez en mucho tiempo, los activos de lo rural cotizan al alza.


El mundo rural se encuentra ante una encrucijada histórica inesperada, que genera unas oportunidades inauditas. El panorama es completamente incierto. Es posible que la pandemia termine y volvamos a las andadas. Seguro que los grandes capitales e intereses empresariales redoblarán los esfuerzos para volver a poner el foco en los atractivos de las ciudades. Pero, desde el mundo rural, no podemos dejar pasar la oportunidad para reivindicarnos y armar ofertas seductoras para vivir, invertir y trabajar aquí.

El cielo de Trujillo (Extremadura), Ejemplo de enclave saludable y lleno de posibilidades. J.M. PAGADOR
El cielo de Trujillo (Extremadura), Ejemplo de enclave saludable y lleno de posibilidades. J.M. PAGADOR

Ahora tenemos una ocasión de oro para rediseñarnos y resignificarnos. Los meses y el año después de la pandemia son decisivos, pudiendo continuar la tendencia en nuestra curva descendente y decadente, o llegar a un punto de inflexión y avance. De momento, el mundo rural ha sacado una importante ventaja psicológica y sociológica, como espacio de mayor seguridad en esta crisis terrible. Los esfuerzos en los próximos meses han de ir dirigidos a mantenerla y conservarla, todo un reto para las autoridades, organizaciones y empresas del mundo rural. Ocasiones como esta se presentan muy pocas veces más ¿Seremos capaces de aprovecharla?

Adelante!!!

(Juan Carlos Casco Casco es un experto y consultor en Prospectiva, Educación y Emprendimiento de prestigio internacional y actividad en España y en diferentes países de Europa y Latinoamérica).

SOBRE EL AUTOR

Juan Carlos Casco se incorpora al equipo

Emprendedorex

OTROS ARTÍCULOS

¿Y yo qué estoy haciendo por el reto demográfico?

Carta abierta. Necesitamos muchos inmigrantes más

Menos de Cien: la maravilla de lo pequeño

El despoblamiento rural y el futuro

La felicidad, una cuestión de genes (pero no solo)

Los mequetrefes que gobiernan tu vida y la mía

Nuevos mundos hijos de los avances científicos y tecnológicos

Nuevos mundos y espacios de poder

O cambiamos la educación ahora ¡o nos vamos todos a la…!

Nos educan para ser pobres