La ciudadanía exige al Gobierno publicar la lista de amnistiados fiscales

Pedro Sánchez está éticamente obligado a facilitar esta información que él mismo exigió al PP con insistencia y que prometió publicar de inmediato

331
Pedro Sánchez hizo una promesa formal que ahora no cumple. RTVE
Pedro Sánchez hizo una promesa formal que ahora no cumple. RTVE

La negativa del Gobierno socialista de hacer pública la lista de la amnistía fiscal de 2012, después de que se conociese que el rey Juan Carlos podría haberse acogido a ella, ha indignado a la ciudadanía española. Los ciudadanos exigen que Pedro Sánchez haga lo que él mismo pidió al anterior gobierno del PP y cumpla su promesa de publicar dicha lista.

Ha sido llegar al Gobierno Pedro Sánchez y desdecirse de algunas promesas de gran calado ético que había hecho desde la oposición, en particular la referida a la amnistía fiscal de 2012, por la que millares de millonarios legalizaron sus fortunas –o parte de ellas- ilícitas, evasoras de impuestos y refugiadas en paraísos fiscales. Con la revelación de las grabaciones de Corinna, que señalan al rey emérito como titular de una presunta fortuna de dudosa procedencia, que estaría oculta en paraísos fiscales, por la que su titular no habría tributado a Hacienda, y con la que Juan Carlos se habría acogido a la amnistía fiscal de Montoro, la indignación de la ciudadanía española ha subido muchos grados.


“Publique esa lista, señor Rajoy, o, si no, lo haremos nosotros cuando lleguemos al Gobierno” (P. Sánchez)


Estas revelaciones han inducido a diferentes partidos de la oposición a solicitar la publicación de la lista de los amnistiados, con las cifras correspondientes. Y, sorprendentemente, el Gobierno se ha negado a ello, alegando una cuestión legal, como si esa posible traba no existiese con anterioridad, cuando Pedro Sánchez solicitó lo mismo al gobierno de Rajoy.

Entre las muchas ocasiones que el actual presidente del Gobierno solicitó la relación completa de los amnistiados, una de ellas tuvo lugar el 20 de abril de 2015, en los meses previos a las elecciones generales de aquel año. Ese día, Pedro Sánchez dijo que, “por decencia”, el PP debería apoyar en el Congreso la moción socialista de hacer públicos los nombres de los amnistiados fiscales, tanto de personas físicas como jurídicas. Pedro Sánchez llamó a esa relación “la lista de la vergüenza de los amnistiados” y dijo que el PP había hecho la amnistía “para blanquear el gran fraude de sus compañeros de partido, como Bárcenas o Rato”. Por esta causa el hoy presidente del Gobierno llegó a calificar de “hipócritas” a los populares. Es más, el señor Sánchez instó al Gobierno a desvelar los nombres de los amnistiados con estas palabras: “Publique esa lista, señor Rajoy, o, si no, lo haremos nosotros cuando lleguemos al Gobierno”. Posteriormente prometió formalmente que lo haría en cuanto llegase a la Moncloa. Y lo que ocurre ahora es que Pedro Sánchez ha dado una vergonzante marcha atrás, desdiciéndose de todo lo anunciado, solicitado y prometido en este caso.

La ocultación de la lista de amnistiados fiscales hace más daño que la información real, porque parece que se ocultan conductas mucho peores, se protege a personas impensables, incluso del propio color político, y se tapan fortunas mucho más abultadas de lo que en realidad pudieran ser.