Vergonzoso trato a militantes a las puertas del congreso del PSOE-A

Una guardia pretoriana susanista impide el paso a militantes proclives al Secretario General

524

El congreso del PSOE de Andalucía celebrado este fin de semana, en el que Susana Díaz ha sido reelegida secretaria general en la región sin oposición visible –la procesión de los sanchistas va por dentro pero también por fuera- ha vivido episodios lamentables y antidemocráticos. La seguridad del acto impidió el paso a militantes proclives a Pedro Sánchez, a pesar de estar acreditados para asistir.

En el congreso del PSOE andaluz, como se sabe, el sector progresista afín al secretario general del partido y ampliamente mayoritario en toda España, ha sido laminado. A pesar de haber obtenido Pedro Sánchez entre el 35 y el 40 % de los votos de los militantes andaluces en las primarias nacionales en las que venció clamorosamente a Susana Díaz, la representación del sanchismo ha quedado reducida a una treintena de delegados de un total de casi quinientos. Pese a todo, y movido por un ánimo conciliador y, sobre todo, por una mirada a un horizonte de más alcance y, desde luego, por exhibir su autoridad, según fuentes socialistas, Pedro Sánchez decidió presidir la clausura del congreso andaluz. Pero la postergación del sanchismo en el congreso “por la falsa costurera que luego dice que ella quiere coser”, según califica a Susana Díaz una militante crítica, animó a numerosos militantes progresistas a hacerse presentes para vitorear y respaldar a su secretario general. De hecho, los medios convencionales se hicieron eco de que los gritos de “Pedro, Pedro” fueron más nutridos y fuertes que los alusivos a Susana. Incluso un grupo de militantes progresistas pretendió acceder a la sala exhibiendo una pancarta en la que se leía “SEVILLA CON PEDRO SÁNCHEZ”, pero la seguridad del acto les impidió el paso.

Pedro hizo valer su autoridad con su presencia. La cara de Susana era un poema.
Pedro hizo valer su autoridad con su presencia. La cara de Susana era un poema.

PRÁCTICAS FRANQUISTAS

A las puertas del recinto, y en el forcejeo con la guardia pretoriana susanista, los militantes críticos con el oficialismo andaluz y su hermético aparato han argumentado que ellos pertenecen al partido, que estaban acreditados para asistir y tenían todo el derecho a entrar, y que solo iban a mostrar una pancarta alusiva al secretario general del PSOE, como se ha hecho en muchas otras ocasiones con este y con otros líderes socialistas, incluida la presidenta andaluza, pero no ha habido forma de convencer a los miembros de la seguridad, uniformados con camisas blancas. Ante la negativa de los guardianes –que sin duda tenían órdenes expresas- y para evitar que la cosa fuese a mayores –los ánimos estaban muy caldeados-, los militantes decidieron plegar y dejar fuera la pancarta, pero ni aun así se les permitió ya la entrada, por lo que volvieron a desplegarla y a mostrarla en el vestíbulo; una simple pancarta de adhesión al secretario general que en modo alguno podía molestar a nadie.

Algunos militantes sugieren la creación de una gestora en Andalucía, donde Susana ha laminado al sector progresista.

A este grupo de militantes acreditados no se les permitió el paso.
A este grupo de militantes acreditados no se les permitió el paso.

Esta actitud antidemocrática de la seguridad ha motivado un aluvión de protestas en la propia sede del congreso y sus alrededores y, sobre todo, en las redes sociales, donde se ha llegado a comparar esta actuación con las restricciones del franquismo a la libertad. Los numerosos grupos de whatsapp, facebook, twitter, etc., han echado humo. Grupos de militantes críticos con el susanismo muy activos, incluidos los que se inscriben dentro del llamado “Triana con Pedro”, es decir los pertenecientes a la Agrupación Socialista de Triana, la de Susana Díaz, han inundado las redes con comentarios como “¡qué cosa más empalagosa: acto de exaltación susanista!”, o “¡esto es una vergüenza!”, o “visto lo visto, prefiero al PP que a Susana”. Incluso, ante el golpe de mano de Susana Díaz de laminar a los sectores progresistas y críticos del PSOE andaluz, hay ya militantes que piden a Ferraz una gestora en Andalucía que enderece la deriva autoritaria de la presidenta y sus adláteres.

La presencia de los expresidente imputados Chaves y Griñán indigna a militantes y votantes.

Ciertas presencias han indignado a la militancia.
Ciertas presencias han indignado a la militancia.

PIDEN GESTORA

Hoy, un miembro de este grupo escribía en la red: “Gestora ya”. A continuación otro miembro comentaba: “Gestora y, a renglón seguido, el 95 % de los cargos públicos (andaluces) se alinean con Pedro. Renovación del gobierno (andaluz) con políticas de izquierdas y (tendremos) mayoría casi absoluta en dos años. Pero, claro, eso requiere trabajo, voluntad política y bravura”.

Las nutridas aclamaciones a Pedro Sánchez en “territorio de Susana” han molestado a la presidenta.

Pedro Sánchez recibió numerosas aclamaciones y adhesiones.
Pedro Sánchez recibió numerosas aclamaciones y adhesiones.

Como se ve, el congreso del PSOE andaluz, muchos de cuyos delegados susanistas son cargos públicos, deja muchas heridas abiertas. No solo la momentánea marginación del sanchismo -que volverá por sus fueros en la región, según anuncian los críticos-, sino otros episodios del cónclave han causado consternación entre la militancia. “Más grave aún que no nos hayan dejado entrar en la sala con la pancarta de Pedro –dice un militante-, es que hayan invitado y sentado en lugar preferente a los dos expresidentes imputados, Chaves y Griñán y todo lo que ellos representan. Queremos un partido limpio y regenerado y con estas imágenes no contribuimos a ello”. De nuevo, la compañía de las “viejas glorias” del partido junto a Susana Díaz, incluido Alfonso Guerra, contribuye a dibujar un socialismo del pasado, caduco y sin futuro, que en nada la favorece. “Susana vuelve a equivocarse y ha empezado ya a perder las elecciones autonómicas. Su falta de generosidad nos pone la pelota en nuestro tejado. Si ella no nos quiere, nosotros tampoco la queremos a ella. Y sin el 40 % de los votos de los críticos, que cada día somos más, no podrá revalidar la presidencia”, sentencia un airado militante.

Significativa complacencia con Susana de los medios controlados por el PP
Significativa complacencia con Susana de los medios controlados por el PP