Patriotismo de balcón

350
Patriotismo de balcón. J.M. PAGADOR

En numerosas ciudades de España y, particularmente, en zonas y edificios de clase media y media-alta, proliferan estos días las banderas de España como una expresión de patriotismo y de unidad frente a la pandemia, pero también como manifestación de rechazo a la gestión del Gobierno por parte de miembros de una determinada clase social. Este patriotismo de balcón en ocasiones puede llegar a embanderar prácticamente todo el edificio, como el que vemos en esta primera entrega de esta nueva sección titulada LA SECUENCIA, con la que mostraremos gráficamente aspectos de la actualidad prácticamente sin palabras. LA SECUENCIA, que es lo que en principio parece, habitualmente tendrá un desenlace inesperado, ese final que le da sentido.

Cuando vi este edificio casi completamente embanderado de lado a lado y de arriba abajo me llamó tanto la atención que me acerqué a observar. En muchos balcones de España hay banderas nacionales estos días, pero pocos son los edificios donde hay tal proliferación de la enseña nacional, metros y metros de bandera que cubren amplias balconadas en casi todas las viviendas, como si la mayoría de los vecinos se hubiesen puesto de acuerdo para adquirirla por metros.

No todos los balcones de ese edificio la tienen, sin embargo, lo que da que pensar si sus propietarios discrepan o, simplemente, no llegaron a tiempo. Ser patriótico está bien y ese sentimiento no tiene por qué ocultarse. Ok. Pero el patriotismo también va por clases sociales y por barrios y, evidentemente, quienes peor lo pasan, quienes menos motivos tienen para estar orgullosos de su país, tienden a preocuparse menos -o nada- por expresarlo. Y cuando uno se acerca, paso a paso, hasta el final de la secuencia que mostramos hoy, y descubre lo que esconde ese edificio en el duro refugio de su bajo, vuelve a comprobar que el patriotismo es, más que nada, que la patria cuide de todos sus hijos por igual y no deje a tantos a la intemperie.

(Fotografías del autor).