Navidad en verano y sin Macri

Doña Macrigaita se prepara para pasar estas fiestas aguantando el calor y empezando a practicar el “albertismo”

193
Doña Macrigaita se ha hecho albertista después de la victoria de Fernández y Fernández. RTVE
Doña Macrigaita se ha hecho albertista después de la victoria de Fernández y Fernández. RTVE

En estos días posteriores a la asunción de Alberto Fernández le anda dando vueltas al reciente cambio en la presidencia del país. Está claro que se está haciendo mayor, porque estos cuatro años se le pasaron volando. No piensa moverse de su casa en todo el verano. Se acomodará en la reposera y debajo de la parra se dedicará a matear, para desintoxicarse de su adicción al macrismo. Reconoce que durante estos cuatro años fue una fiel devota de Macri, pero se acabó.

Manuel Suárez Suárez
Manuel Suárez Suárez

Buenos Aires.-

Doña Macrigaita está recordando aquellos calurosos meses de diciembre de su infancia y juventud. Antes el sol calentaba cuando tenía que calentar. Ahora es un relajo con el clima, ya que un día te arrastra el viento y otro se nubla y otro cae tal cantidad de agua que necesitás un salvavidas para salir a la vereda. En este mes la madre repetía siempre que no se acostumbraba a una Navidad con ventilador y a una cena en la que no podía faltar una fuente grande de ensalada con lechuga, tomate y un poquito de cebolla. El padre recordaba refranes de la aldea que hacían referencia al invierno: “O día de Santa Lucía mingua a noite e medra o día”, “Nadal mollado e xaneiro ben xeado”, “Nadal choivoso, xaneiro ventoso”.


Se arrepiente de su anterior apoyo a un falluto que la defraudó y engañó al incumplir todas sus promesas electorales.


En estos días posteriores a la asunción de Alberto Fernández, ella le anda dando vueltas al reciente cambio en la presidencia del país. Está claro que se está haciendo mayor, porque estos cuatro años se le pasaron volando. No piensa moverse de su casa en todo el verano. Se acomodará en la reposera y debajo de la parra se dedicará a matear, para desintoxicarse de su adicción al macrismo. Reconoce que durante estos cuatro años fue una fiel devota de Macri, pero se acabó. Ahora es el momento indicado para pasarse a las filas del “albertismo”, es decir, para bancar al nuevo presidente. Se arrepiente de su anterior apoyo a un falluto que la defraudó y engañó al incumplir todas sus promesas electorales.


Fue una más de las miles de jubiladas que creyeron a Macri cuando dijo que nadie iba a perder derechos y que arreglaría la inflación para que dejase de ser un problema endémico en la Argentina.


Fue una más de las miles de jubiladas que creyeron a Macri cuando dijo que nadie iba a perder derechos y que la inflación era algo que el arreglaría para que dejase de ser un problema endémico en la Argentina. Tiene que darle la razón a su sobrina de Villa del Parque, que insistía en descalificar al grupo de periodistas (ella los llama mercenarios mediáticos) al servicio del desinformador Magnetto-Clarinete que presentaron a Macriafane como la gran maravilla empresarial que arreglaría todos los problemas del país. Se enojaba con ella cuando decía que era un indocumentado que tenía por única profesión la de ser un experto contrabandista.


Es lo más justo para ayudar al mejoramiento de la sanidad pública en el país que abrió sus puertas a todo gallego que buscase labrarse un futuro en la noble y generosa República Argentina.


UN ROSTRO DE PIEDRA

Se siente mal y le entristece que se haya confirmado fehacientemente que Macri, además de chorro, es un rostro de piedra que no tiene reparos en negarte lo que están viendo tus ojos. Hay que reconocerle a la prensa corrupta su exitosa labor, al ponerlo en un alto pedestal y convertirlo en el líder máximo en el aumento de la pobreza y la desocupación laboral en la Argentina. Yo no entiendo nada de política y menos de economía, pero algo no va bien cuando en tu propio barrio ves bajar la persiana al carnicero, al panadero y al pizzero de la esquina. Algo no funciona cuando cierran cientos de comercios y fábricas, a pesar de la entrada de millones de dólares en préstamos. Antes se movía la guita y las tarifas de agua, gas y luz eran muy razonables. Yo veía que no me alcanzaba la plata de la jubilación y tuve que dejar de comprar mi queso preferido, pero era incapaz de relacionar mi escasez y mi pérdida de poder adquisitivo con la acción del gobierno. Era una boluda, pero aunque un poco tarde, me avivé.

Centro Gallego de Buenos Aires.
Centro Gallego de Buenos Aires.

Doña Macrigaita se alegra de que regrese al ministerio de Salud Pública el “gayego” Ginés. Es persona honrada, competente y con reconocida experiencia en la muy difícil tarea de recuperación de los abandonados servicios públicos de asistencia médico-hospitalaria. A lo mejor, con Ginés se puede arreglar el tema de la donación del hospital del Centro Gallego de Buenos Aires. Los emigrantes lo construyeron en la esquina de Belgrano y Pasco, para que fuese heredado por sus descendientes argentinos. Si es una empresa privada la que se aprovecha del esfuerzo emigrante, es evidente que se está incumpliendo con la voluntad de los sudadores y sudadoras que cruzaron el mar para hacer un nido en las orillas del Plata. Tiene pensado ir a ver al ministro. Lo primero será preguntarle por sus orígenes familiares (¡mirá, si coinciden con los suyos!) y luego le pedirá que tenga en cuenta el importante valor patrimonial que los gallegos pueden y deberían de aportar mediante una donación. Es lo más justo para ayudar al mejoramiento de la sanidad pública en el país que abrió sus puertas a todo gallego que buscase labrarse un futuro en la noble y generosa República Argentina.

(Manuel Suárez Suárez es doctor en Derecho y Ciencias Sociales por la Universidad de Montevideo (Uruguay), articulista y escritor).

SOBRE EL AUTOR

Manuel Suárez Suárez, ilustre galleguista y escritor, nuevo colaborador de PROPRONews

OTROS ARTÍCULOS

Muchos macristas no vieron acertado el lema de “Juntos por el cambio”

Y el domingo, elecciones presidenciales en Argentina, con un Macri en declive

Y el dólar pasó de 10 a 60 pesos

Macrigaita lamenta el hundimiento del hospital del Centro Gallego porteño

El mes de julio en Buenos Aires

La novia “gayega” de Carlos Gardel