Muchos macristas no vieron acertado el lema de “Juntos por el cambio”

En Argentina ahora la norma es la inestabilidad y el ejemplo mejor lo tenemos en las elecciones presidenciales del pasado 27 de octubre

231
Carteles de las diferentes candidaturas de la reciente campaña electoral argentina que ganó el tandem Fernández-Fernández.
Carteles de las diferentes candidaturas de la reciente campaña electoral argentina que ganó el tandem Fernández-Fernández.

Creo que Macri perdió fuelle y se arrugó al ver que enfrente tenía al amigo y colaborador de Néstor. Al final va a resultar que Macri es machista y solo tiene insultos para cuando el rival es del sexo femenino. Estoy pensando en mentir y decir que voté a Alberto. Me hace quedar bien delante de mi sobrina, que siempre me decía que apoyar un programa neoliberal es negativo para la inmensa mayoría de los argentinos. Nunca le confesé mi ignorancia total sobre el significado del neoliberalismo.

Manuel Suárez Suárez
Manuel Suárez Suárez

Buenos Aires.-

Doña Macrigaita está mateando debajo de una parra que plantó el padre en el fondo de la casa para tener sombra en el patio durante los calurosos veranos porteños. Se acuerda de cuando, al atardecer, con sus “ojotas” se ponía a refrescar las baldosas con unos cuantos baldes de agua. No se olvida de que en noviembre los padres añoraban las castañas asadas que por el día de San Martiño (11 de noviembre) se comían en toda Galicia. Repetían refranes como que “polo San Martiño, mata o teu porquiño”, o “por San Martiño, castañas e viño”. Eran tiempos felices en los que nunca faltaba una tira de asado en la parrilla, ya que se vivía con unos marcados compases rítmicos que te daban seguridad. Ahora la norma es la inestabilidad y el ejemplo mejor, lo tenemos en las elecciones presidenciales del pasado 27 de octubre.


Al decir “cambio” se pensaba en una modificación particular de los sentimientos de cada uno de los candidatos para dotarse de insensibilidad ante cualquier atisbo de solidaridad social.


Le da una vuelta a la bombilla para que el agua llegue hasta el fondo del mate. Quiere aprovechar bien el efecto medicinal de la gran yerba “Abuelita”, que la está alejando del hospital del Centro Gallego. Por cierto, la prima de Villa del Parque, le contó que siguen las protestas en la esquina de Belgrano y Pasco contra los despidos que realiza el BasaOlmosGroup. Aquellos empleados que no cuenten con un salvoconducto expedido por el gordo coimero Daer se quedan sin laburo. La verdad es que no entiende el silencio de las agrupaciones que decían defender el hospital para que no lo ocupasen por los negros grasa. Se acuerda de alegrarse mucho al escuchar al interventor Moyanito, en la radio, comentando que, a pesar de la pesada herencia, estaba sacando del pozo a la mutualista de los gallegos.


Es difícil sacarse la venda y reconocer que este cepo cambiario es una joda total: ¿querés que viaje con 50 dólares?


UN ERROR PARA PIANTAR VOTOS

Volviendo a las elecciones, siendo sincera debe de poner de manifiesto que muchos macristas no vieron acertado el lema de “Juntos por el cambio”. Muy mal, es un error que sirvió para piantar votos. Pasaron cuatro años y es evidente que don Mauricio cambió el país. No tiene sentido volver con el “cambio” porque ya se hizo. ¿Querés más cambio que sacar del orto a la yegua Cristina? ¿Querés más cambio que borrar al choripán de las esquinas porteñas? ¿Querés más cambio que dejar de respirar el humo del asado en la parrilla? Creo que Macri perdió fuelle y se arrugó al ver que enfrente tenía al amigo y colaborador de Néstor. Al final va a resultar que Macri es machista y solo tiene insultos para cuando el rival es del sexo femenino. Estoy pensando en mentir y decir que voté a Alberto. Me hace quedar bien delante de mi sobrina, que siempre me decía que apoyar un programa neoliberal es negativo para la inmensa mayoría de los argentinos. Nunca le confesé mi ignorancia total sobre el significado del neoliberalismo.

Los argentinos solo pueden comprar ahora entre 100 y 200 dólares por mes. CLARÍN
Los argentinos solo pueden comprar ahora entre 100 y 200 dólares por mes. CLARÍN

EL CEPO CAMBIARIO

Creo que me estoy avivando. Quiero decir que antes atacaba a Cristina por el cepo cambiario a los dólares. Me calentó mucho, estamos en democracia y me compro los dólares que quiera. Repetía lo que otros decían sobre la “chorra” que se afanaba nuestros dólares y que solo te dejaba 1.500 para viajar. Bueno, ahora me tengo que callar, al igual que mis amistades macristas, que no critican a Macri por un poner un cepo con tope de 50 dólares. Pero me saltó la gayegada y mirá vos, no me callo, porque si estaba mal el cepo de Cristina es obvio que está mal el de Macri. No es fácil dejar de ser cornudos. Es difícil sacarse la venda y reconocer que este cepo es una joda total. ¿Querés que viaje con 50 dólares? Hubo una serie de cagadas que le hicieron abrir los ojos a muchos macristas que detectaron en el lema electoral un mensaje oculto. Al decir “juntos” se referían a los amigos beneficiados por Macri y al decir “cambio” se pensaba en una modificación particular de los sentimientos de cada uno de los candidatos para dotarse de insensibilidad ante cualquier atisbo de solidaridad social. Son muchos los que perdieron el laburo y cumplían. Son muchos los que cerraron su negocio y cumplían. Son muchos los que perdieron ingresos a pesar de ver que aumentaba el apaleamiento de los mapuches patagónicos. Algunos empezaron a considerar que algo debe de influir la política cuando hace cuatro años tenías un mango en el bolsillo y ahora lo que tenés son agujeros y deudas.

(Manuel Suárez Suárez es doctor en Derecho y Ciencias Sociales por la Universidad de Montevideo (Uruguay), articulista y escritor).

SOBRE EL AUTOR

Manuel Suárez Suárez, ilustre galleguista y escritor, nuevo colaborador de PROPRONews

OTROS ARTÍCULOS

Y el domingo, elecciones presidenciales en Argentina, con un Macri en declive

Y el dólar pasó de 10 a 60 pesos

Macrigaita lamenta el hundimiento del hospital del Centro Gallego porteño

El mes de julio en Buenos Aires

La novia “gayega” de Carlos Gardel