Mortadelo y Puigdemont: de la historia a la historieta

El desafío catalán, que pretendió ser una epopeya, se ha convertido en un cómic

1434
Saltarse la ley y además sin un Plan B, es de chiste. F. IBÁÑEZ
Saltarse la ley y además sin un Plan B, es de chiste. F. IBÁÑEZ

No habían previsto las consecuencias. La primera jugada les salió medio bien. Pusieron urnas, hubo gente votando, y aprovecharon un par de cargas policiales para conseguir eco internacional. Pero nada más. Ha bastado que los grandes bancos catalanes y numerosas empresas se vayan de la comunidad autónoma para que a Mortadelo y Puigdemont les hayan empezado a temblar las piernas. Mientras tanto, Trapero iba a declarar como un corderito a la Audiencia Nacional, imputado por sedición, y Mas decía que Cataluña no está preparada para una independencia real y hacía de limosnero sin ningún rubor, para que el pueblo le pague la millonaria fianza impuesta por sus desmanes. De tebeo.

La soñada epopeya se ha convertido en una tira cómica, en la que podemos reconocer a numerosos personajes del comic español e internacional. Por algo el TBO nació en Barcelona. En cuanto el tío Gilito –el de la pasta, el de los millones- ha dicho que se marcha, los máximos responsables de la revuelta, Mortadelo y Puigdemont se han echado a temblar. Junqueras se reunió de última hora con los presidentes del Grupo La Caixa y de Banco Sabadell y les imploró que no se marchasen. La respuesta fue negativa. Lo mismo ha pasado con numerosas empresas, una verdadera cascada que poco a poco se va convirtiendo en catarata, y que amenaza con arruinar la ya endeble economía catalana, arrasada por tantos años de desgobierno y de piratería institucional.


El TBO es una invención catalana y estos políticos parecen su reencarnación.


El elenco de actores de esta comedia –que sería de risa si no tuviera el altísimo coste económico, social y político que tiene- desde Mortadelo y Puigdemont, hasta los llamados «Los Jordis», ese par de revolucionarios de andar por casa, ha conseguido con sus mentiras, con su imprevisión, con su endeble osadía, convertir la gran hazaña de la independencia en una de aquellas historietas de la famosa y risible Rue del Percebe.

Podríamos adjudicar a cada protagonista de este enredo irrisorio –irrisorio porque no tenían plan B, porque todo se les ha venido abajo con la fuga de empresas, por lo ridídulo de una pretensión imposible, por la negativa de ningún país a reconocerles, por la oposición del Vaticano a una secesión de España, por tantas cosas- su personaje equivalente en el cómic nacional e internacional. A fin de divertir un poco a nuestros lectores y decirles que no se preocupen, que también hay que reírse de esto, porque también tiene un lado cómico y porque la solución ha empezado a aplicarse ya antes de que se termine de formular el problema, y eso sin necesidad de que el ínclito Rajoy –otro personaje verdaderamente cómico si no fuese por los riesgos gravísimos de su inacción- mueva un dedo, les sugerimos la siguiente correspondencia entre ciertos políticos catalanes y españoles, estrellas de este enredo, y ciertos personajes del TBO que, reitero, es una invención catalana.

DE LA HISTORIA A LA HISTORIETA

* La Familia Cebolleta parece pintiparada para metaforizar a los Pujol. Porque todo empieza en este comic con esta familia molt honorable, en la que ejerce el liderazgo un señor calvo, bajito y regordete, El Abuelo Cebolleta. Sí, ese. De esa época viene todo esto, sin que los políticos memos de Madrid se hubiesen dado cuenta. O a lo mejor se la dieron y lo toleraron por intereses inconfesables, lo cual es mucho peor.

* El Caco Bonifacio tiene su avatar en Artur Mas, uno de los estupendos intérpretes de la canción Tres per cent, que ahora sale diciendo –a buenas horas mangas verdes- que Cataluña no está preparada para una independencia real y que la gente le dé las pelas para la fianza millonaria por la que la Justicia amenaza con embargarle todo lo que tiene.

* Mortadelo y Filemón, aquí no hay duda. Tienen un parecido hasta fonético con los molt honorables president y vicepresident actuales de la Generalitat.

Junqueras y Puigdemont, de la historia a la historieta. BOLSAMANÍA
Junqueras y Puigdemont, de la historia a la historieta. BOLSAMANÍA

* Doña Urraca es un personaje que parece no tener mejor candidata en la vida real que Carme Forcadell, ¿o no?

* Las Hermanas Gilda parecen pensadas expresamente con el molde de Ada Colau y Anna Gabriel, aunque vayan teñidas.

* Zipi y Zape tienen su equivalente en «Los Jordis», los presidentes de esas dos entidades que pretenden hacer la revolución secesionista a base de subvenciones de la Generalitat.

* Anacleto Agente Secreto no tendría mejor equivalente en la vida real que José Luis Trapero, el muy obediente, diligente y profesional jefe de los Mossos d´Esquadra.

* La abuelita Paz es, sin duda, esa anciana falsamente herida, que aparece en las fotos con la cabeza abierta y luego se va tranquilamente para su casa a esperar la hora de la próxima función.

Cataluña parece ahora el 13 Rue del Percebe por culpa de estos políticos. Por algo el TBO se inventó en Barcelona.
Cataluña parece ahora el 13 Rue del Percebe por culpa de estos políticos. Por algo el TBO se inventó en Barcelona.

* El reporter Tribulete se manifiesta en el trabajo superprofesional de los periodistas de TV3, de admirable objetividad e independencia.

* Pepe Gotera y Otilio pueden servir para hacernos una idea de por dónde van Joan Tardá y Gabriel Rufián.

* Carpanta parece el vivo retrato de Pablo Iglesias, y no solo por las similitudes en cuestión de desaliño y fisonomía.

* Apolino Taruguez parece creado expresamente para ilustrar la figura de Bartomeu, el presidente del Barça.

* El Jabato es, sin duda, Albert Rivera, el único líder que ha comprendido la situación desde el principio y quiere aplicar las medidas lógicas, sin que le dejen.

* El Capitán Trueno y su amable y bailongo Goliat podrían haber sido en esta ocasión Pedro Sánchez y Miquel Iceta, todavía están a tiempo.

* Superlópez podría haber sido, en este cómic, el personaje fallido de Mariano Rajoy, que no ha sabido, no ha podido y no ha querido hacer lo que tendría que haber hecho mucho tiempo atrás.

* Popeye no puede ser otro que José María Aznar, ofreciéndole siempre a Rajoy la dosis milagrosa de espinacas y, si no, pidiéndole que dimita y convoque elecciones.

* Los Vengativos vienen al pelo en las personas de Felipe González, Susana Díaz, Ibarra y comparsa, cabreados y mostrándole a Pedro Sánchez el camino a seguir.

* Y El Tío Gilito está encarnado por partida doble, como ya hemos dicho, por los presidentes de La Caixa y de Banco Sabadell. Su reacción ha helado la sangre en las venas independentistas.

Así que, visto lo visto, díganme los lectores si estamos asistiendo, o no, a la escenificación de un cómic. La historia convertida en historieta. 13 Rue del Percebe es, lamentablemente, Cataluña 2017, por culpa de estos irresponsables.