sábado, 25 junio, 2022
spot_img
InicioPolíticosMáxima tensión policial en Cataluña

Máxima tensión policial en Cataluña

A diez días del 1-O, las fuerzas de seguridad en la comunidad viven en la mayor inquietud y confusión

Pocas veces las fuerzas del orden se ven en una situación tan comprometida y tensa como la que viven estos días en Cataluña, a solo diez del 1-O. La pretensión del Parlament y de la Generalitat de celebrar a toda costa el ilegal referéndum de autodeterminación, y la orden de fiscales, jueces y Gobierno central de prohibirlo, genera un choque de fuerzas contradictorias y enfrentadas que tiene en medio a unas estupefactas y molestas fuerzas de seguridad. A medida que se acerca la fecha del primero de octubre crece la tensión, por los enfrentamientos que ya se están produciendo y por lo que pueda pasar en los próximos días.

Todos los policías de Cataluña, pertenezcan al cuerpo que pertenezcan, saben que tienen que acatar y defender la legalidad constitucional, a pesar de las órdenes en contrario de la Generalitat y de los alcaldes rebeldes. Son cerca de 40.000 los agentes pertenecientes a los diferentes cuerpos y fuerzas existentes en Cataluña los que están en el ojo del huracán, concernidos a la vez por la orden, de una parte, y la contraria, de la otra. Sin embargo, las resoluciones de jueces y fiscales son taxativas en este aspecto y no admiten discusión ni dudas. De hecho, tanto los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, como los Mossos d´Esquadra y los policías locales de las diferentes ciudades catalanas, están actuando en función de lo instruido por el aparato judicial y gubernativo central, requisando material ilegal del referéndum, registrando locales e industrias donde se almacena o pueda almacenarse dicho material, deteniendo a alborotadores y a particulares, funcionarios y cargos públicos vinculados con el operativo de la consulta.


Los cerca de 40.000 agentes existentes en Cataluña están llamados a defender la legalidad constitucional.


La tensión sigue creciendo conforme se acerca la fecha del referéndum. Aunque las dificultades para los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil son mayores, por el ambiente de rechazo, incomprensión y hasta provocación que viven por parte de los separatistas, su labor es más «sencilla» en la ejecución de sus tareas preventivas y en el cumplimiento de las órdenes recibidas de sus superiores, y de los fiscales y jueces. En cambio, los mossos y los guardias urbanos y locales, en particular los de los municipios cuyos alcaldes se han sumado al proceso independentista, viven una esquizofrenia permanente entre las órdenes que reciben de la Fiscalía y la autoridad judicial, y las emanadas de sus superiores naturales, los dirigentes de la Generalitat y los concejales y alcaldes de los que dependen orgánicamente. Por ejemplo, la alcaldesa de Vic pretende prohibir a su policía local que los agentes a su mando requisen el material del referéndum, como les ha sido ordenado por la autoridad constitucional. Pero ya ha advertido el Fiscal General del Estado que las órdenes ilegales no tienen que cumplirse. Y de las policías locales se espera que actúen en el sentido de la legalidad constitucional que, por cierto, es la única legalidad vigente en Cataluña, sin que pueda considerarse como tal la “legalidad” ad hoc aprobada filibusteramente por el Parlament. De hecho, el sábado pasado la Guardia Urbana de Barcelona detuvo a un militante de la CUP que se negó a ser identificado y que agredió a un agente cuando participaba en un acto pro-referéndum. Y no es un hecho aislado. La propia Guardia Urbana de la capital catalana está requisando a diario material del referéndum, como los carteles y trípticos incautados el día 16 a activistas del PdeCat (antigua CIU), en un puesto callejero de Barcelona. De todos modos, son los Cuerpos nacionales los que están procediendo a las incautaciones de material y a las detenciones más destacadas, de cargos y funcionarios públicos desobedientes.

CHOQUE ASIMÉTRICO

Es el choque asimétrico de estas dos legalidades, la verdadera, la constitucional y vigente en todo el territorio nacional, incluida Cataluña, y la falsa, la emanada de las últimas leyes y decretos del Parlament y del Govern sin ninguna virtualidad oficial, lo que tiene en vilo a las fuerzas de seguridad del Estado en la comunidad, especialmente a los mossos y a los policías locales dependientes de los alcaldes rebeldes, puesto que dichos Cuerpos han de ir contra lo establecido y ordenado por sus superiores naturales. El que peor lo tiene en este sentido es el Major de los Mossos D´Esquadra, Josep Lluís Trapero, pillado entre el huracán independentista y la respuesta constitucional. Fuentes policiales catalanas señalan a PROPRONEWS que el comisario Trapero lo tiene muy difícil, tal vez el que peor, dado que un paso en falso puede suponer el final de su carrera. Por el momento, el jefe de los mossos ha atendido los requerimientos de la Fiscalía y ha trasladado a todos sus agentes –alrededor de 17.500- las órdenes correspondientes, aunque no sin ciertas reticencias.

Cartel de la CUP con una fotografía manipulada.
Cartel de la CUP con una fotografía manipulada.

Representantes de sindicatos de los mossos han declarado que ellos acatarán lo dispuesto por la autoridad constitucional y obedecerán sus órdenes. Así lo ha manifestado Antoni Castejón, secretario general y portavoz del Sindicato de los Mossos, el principal y mayoritario en el Cuerpo, al referirse a la orden de retirada de las urnas si llegan a instalarse el día primero de octubre. “Nosotros cumpliremos la ley, porque desobedecer tendría consecuencias graves para cualquier policía (…/…) Lo que diga un juez va a misa”, ha asegurado. Pero, al mismo tiempo, su superior natural, Joaquim Forn, el consejero de Interior, ha asegurado que las urnas estarán colocadas ese día y se podrá votar, cosas ambas que, según él, garantizarán los mossos. Y, evidentemente, ambas cosas a la vez no son posibles. Lo manifestado por Antoni Castejón supone enfrentarse a sus superiores naturales, el presidente de la Generalitat, el consejero de Interior y el director general de los mossos.


La Policía Nacional ha suspendido su fiesta patronal del día 2 de octubre en la Comunidad.


Sin embargo, no parece que todos los mossos tengan la misma disposición o claridad de ideas. Por ejemplo, Josep Miquel Milagros, portavoz de otro sindicato del Cuerpo, la USPAC (Unión Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña), hace una interpretación diferente de la orden emitida por la Fiscalía, en el sentido de que esta tendría que llegar de forma nominal y personal a cada mosso, pues, según él “para desacatar a un tribunal antes tienes que recibir una orden personal”. De modo que, como este portavoz da por supuesto que la Generalitat continuará desobedeciendo la legalidad constitucional hasta el final, toda la responsabilidad será de dicha institución y no de ninguno de los agentes dependientes de ella a título individual. Milagros pone en el punto de mira de esa responsabilidad a los cargos de la Consejería de Interior y concretamente al major de los mossos, y asegura que el Cuerpo no está para requisar urnas, sino para proteger la seguridad de la ciudadanía, e incluso se ha atrevido a negar la posibilidad de que sea la Guardia Civil quien las retire.

TRABAJO Y REFUERZOS

Entretanto, el trabajo de los diferentes Cuerpos está siendo impecable por el momento. La Guardia Civil está requisando, casi cada día, abundante material alusivo al referéndum, incluidas nueve millones de papeletas, tal vez todas las que se habían impreso. Entretanto, los agentes resisten estoicamente las provocaciones de los independentistas, que incluso les ofrecen papeletas de votación en público, les increpan y acosan, se encaraman en los vehículos policiales o lanzan claveles a la cara de los guardias. Se ha llegado al punto de que los independentistas están utilizando los métodos más zafios y falaces, como ese cartel con el texto “No harán callar la voz del pueblo”, impreso en catalán, en el que se ve a un fornido guardia civil ante una anciana que representaría a ese pueblo presuntamente oprimido. Pero la realidad es que esa fotografía se obtuvo hace cinco años y no en Cataluña, sino en Mallorca, y la señora situada ante el guardia civil solo espera, al amparo del agente, para volver a su casa al término de una protesta cualquiera que estaba teniendo lugar en la zona de su vivienda.

Un guardia civil y un mosso, en una calle catalana. AUG
Un guardia civil y un mosso, en una calle catalana. AUGC

La tensión que se vive es tal, que en previsión de lo que pueda pasar no solo el día 1 de octubre, sino también el 2 y siguientes, la Policía Nacional ha suspendido en Cataluña los tradicionales actos festivos previstos precisamente para el día 2, festividad patronal de los Santos Ángeles Custodios, y que, en principio, pudiera haber sido trasladada en torno a la fecha del 19 de octubre. Del mismo modo, han sido suspendidos todos los permisos de agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional con destino en Cataluña, así como los traslados de los que habían solicitado destino en otras regiones –unos doscientos agentes según datos oficiales-, al tiempo que se ha adelantado la incorporación de los agentes de ambos cuerpos con destino en el resto de España y que habían solicitado traslado a Cataluña. Eso, sin contar los refuerzos de ambos cuerpos, que se estiman en otros 2.000 agentes como mínimo, sobre los cerca de 6.500 policías nacionales y guardias civiles existentes en Cataluña con plaza fija en la actualidad. También han sido enviados a dicha comunidad 100 agentes de información de la Policía Nacional como refuerzo.

Sea como fuere, la labor de los aproximadamente 39.550 agentes de los diferentes cuerpos de seguridad que hoy y el 1-O estarán presentes en toda Cataluña (ver cuadro adjunto), está siendo muy difícil y esa dificultad se va a incrementar conforme se acerca la fecha del primero de octubre. Los mossos (17.500) y los policías locales (13.500, aproximadamente en toda Cataluña, desglosados en 3.000 que integran la Guardia Urbana de Barcelona, 350 de media en cada una de las otras tres capitales catalanas, y 30 de media en alrededor de 300 municipios, pues el resto de municipios menores no tienen) van a estar especialmente entre la espada de la Generalitat y la pared de la Fiscalía y los jueces. En cualquier caso, todos los agentes de los diferentes Cuerpos han sido instruidos para evitar cualquier provocación o enfrentamiento que pueda degenerar en consecuencias imprevisibles. De todos modos, la ciudadanía catalana, como hemos podido constatar in situ, cruza los dedos a la espera del 1-O, con la preocupación de saber que, tal como está la situación y el nivel de enfrentamiento que se vive, puede pasar cualquier cosa. Aunque la mayoría confía en la profesionalidad y el respeto a la legalidad de todos los agentes, que hasta el momento, y pese a la creciente tensión que están viviendo cada día, se comportan y actúan de un modo admirable, máxime teniendo en cuenta las dificultades, presiones y resistencias que sufren cada día.

EFECTIVOS POLICIALES EN CATALUÑA – 1-O

Mossos D´Esquadra

17.500

Guardia Civil

3.500

Policía Nacional

2.900

Refuerzos estimados PN y GC

2.000

Agentes Información PN de refuerzo

100

Guardia Urbana Barcelona

3.000

G.U. resto capitales provincia

1.050

Resto policías locales municipios

9.500

Total estimado

39.550

(Elaboración propia sobre datos oficiales y estimaciones ofrecidos por fuentes fiables).

INSTRUCCIÓN DE LA FISCALÍA A TODOS LOS CUERPOS Y FUERZAS DE SEGURIDAD DEL ESTADO EN CATALUÑA

(Ofrecemos un extracto de la Instrucción remitida por la Fiscalía a los responsables de los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Cataluña, reproduciendo la primera y las dos últimas páginas de dicho documento.)

COMUNICADO DE PROPRONEWS

Como periódico independiente y comprometido con la sociedad y con la defensa de la democracia, y ante la gravedad de la situación que se vive en Cataluña, con el Gobierno de la Generalitat y otras instituciones y colectivos en situación de rebeldía y flagrante violación de la legalidad constitucional, PROPRONEWS desea manifestar públicamente su apoyo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que tan esforzado e impecable trabajo están realizando en dicha Comunidad Autónoma, a los fiscales y jueces, que velan por que no se viole la legalidad vigente, y a los alcaldes, funcionarios y ciudadanos que resisten valientemente la presión y las coacciones de sectores independentistas.

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar