jueves, 6 octubre, 2022
spot_img
InicioAmericanosHistoria de entrecasa

Historia de entrecasa

Un apunte sobre la estupidez humana

Siempre se nos dijo que Napoleón se encontraba enfermo cuando le ocurrió lo de Waterloo. Y también que Alejandro estaba más que ebrio cuando mató a Klitos. Se dijo que la fístula de Luis XIV pudo ser causa de muchas de sus resoluciones políticas. También se habló del grano de arena en la uretra de Cromwell y de los razonamientos de Pascal sobre la nariz de Cleopatra. Incluso se llegó a escribir un estudio medular sobre la vida sexual de Robinson Crusoe. Pero mi anécdota es más simple e ingenua.

Carlos Penelas
Carlos Penelas

Buenos Aires, Argentina.-

Igualmente, hay cientos de anécdotas sobre las mordaces salidas de tono de Churchill. Unas son falsas; otras, verdaderas. Johnson da como buena aquella ocasión en la que Churchill estaba visiblemente bebido y una señora le reprochó con acritud su afición al alcohol, a lo que él respondió: “Yo mañana estaré sobrio, pero usted seguirá siendo lo mismo de fea». He visto un estudio sobre el estreñimiento en la literatura y otro sobre el arte de las deposiciones. Todo esto sin entrar en el universo de los desencarnados. Mi anécdota es más simple e ingenua.

Mi abuelo se lo contó a mi padre y éste a mí. Yo se lo relaté, no sin pudor, a mis hijos. Y ahora a usted. Parece que dos vecinos (llamémoslos Pepe y Paco) ambos gallegos, no se llevaban bien. En realidad, se odiaban. Esto sucedió en Barracas por los años 40. Un buen día, como suele decirse, Pepe falleció. Mi abuelo fue a la casa de Paco para saber si iban juntos al velatorio. Éste lo hizo pasar a su casa, más precisamente a la cocina, le ofreció una copa de jerez y luego de un tiempo en donde el silencio se había transformado en cándido nihilismo le confiesa a mi abuelo: “Mira, Pepe es casi seguro que no vendrá a mi velatorio, por lo tanto, yo no voy a concurrir al de él”.


La enigmática estupidez de burócratas, autoritarios y populistas –entre otros enajenados- define las conductas de los hombres.


Siempre les recordé a mis hijos -ahora a usted, querido lector- una frase de Herman Melville: “Basta que sea irracional un solo hombre para que otros lo sean y para que lo sea el universo”. Sabemos que la historia universal abunda en estas confirmaciones. Y que la enigmática estupidez de burócratas, autoritarios y populistas –entre otros enajenados- define las conductas de los hombres.

(Carlos Penelas es un reconocido poeta, escritor y periodista argentino).

SOBRE EL AUTOR

Carlos Penelas, nuevo colaborador de PROPRONews desde el otro lado del Atlántico

OTRAS INFORMACIONES Y ARTÍCULOS

Charly Menditeguy, el piloto de F1 que no se presentó a una carrera porque había quedado con Brigitte Bardot

Argentina, varios pasos por delante

Leopoldo Marechal: poética y misticismo

En defensa de Armenia

El peronismo, una pesadilla que se universaliza

Controlar el coronavirus en las villas miseria es casi imposible

Modelos supuestamente revolucionarios

El coronavirus nos desnuda

Sentido y sinsentido

De “La razón de mi vida” a “Sinceramente”

No cualquiera puede ser argentino

La princesa y el grotesco

RELATED ARTICLES

Últimas Noticias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar