El “museo de los horrores” de “mi tío Marcial” se le atraganta al presidente extremeño

Lo que iba a ser el mayor museo de caza del mundo, muy contestado socialmente, se convierte en un fiasco monumental

268
El museo de los horrores ya no vendrá a este emblemático edificio de Olivenza. AYUNTAMIENTO DE OLIVENZA
El museo de los horrores ya no vendrá a este emblemático edificio de Olivenza. AYUNTAMIENTO DE OLIVENZA

Las conversaciones previas entre el propietario de tamaño muestrario de falta de empatía con los seres vivos de la naturaleza -incluyendo especies protegidas o en proceso de extinción- y el presidente de la Junta de Extremadura parecían conducir en un principio a un “final feliz” mal calculado, según el cual, la Junta y el Ayuntamiento de Olivenza se harían cargo de “la mayor colección de trofeos de caza del mundo”, una operación que, además de inutilizar para usos más nobles uno de los edificios públicos mejores de Olivenza, el antiguo Cuartel de Caballería, costaría millones de euros de dinero público, bien a través de aportación directa de las instituciones extremeñas, bien a través de subvenciones de fundaciones o entidades, sin contar el coste de personal y mantenimiento. Pero tras la reacción de la sociedad, el proyecto parece cancelado de manera definitiva.

Extremadura.-

A los incautos responsables institucionales que recibieron en principio el mensaje les pareció una gran idea. Instalar en Extremadura lo que pomposamente empezaron a llamar “el mayor museo de trofeos de caza del mundo” podía representar un atractivo para el turismo regional. Pero los protagonistas de esta historia no calcularon los costes políticos y sociales de semejante dislate. Y la reacción de diferentes fuerzas políticas y, sobre todo, de la sociedad española y extremeña -la recogida de firmas en contra pasaba ya de las 47.000 a la hora de redactar esta información (No a la apertura del museo de los horrores de la caza)-, ha hecho naufragar el asunto incluso antes de que hubiese acuerdo firme alguno, de tal manera que el propio alcalde de Olivenza, consciente del coste de la decisión y la imagen negativa que eso iba a dar a su ciudad, ha decidido -se entiende que con el visto bueno del presidente de la Junta de Extremadura, el también oliventino Guillermo Fernández Vara- darle carpetazo.


El País ha informado que en marzo pasado se firmó un preacuerdo entre las partes.


Todo empezó, según diversas fuentes, con una llamada del propietario de la macabra colección, el empresario Marcial Gómez Sequeira, a “su primo” el presidente del gobierno extremeño. Hubo reuniones y contactos entre ambas partes, según ha reconocido a este periódico el propio señor Fernández Vara, quien nos ha manifestado que “hay conversaciones” pero “nada decidido”, negando que haya “acuerdo o preacuerdo concreto”. Igualmente, el presidente extremeño, ha negado a este periódico que se fuese a pagar nada por la colección de trofeos, desmintiendo así a otras fuentes que señalaban un coste de 10 o 12 millones de euros para las instituciones extremeñas, según las cifras que el propio Gómez Sequeira había sugerido como precio de la operación para la Junta.

EL PAÍS LO DABA POR HECHO

Sin embargo, el periódico que dio la primicia señala que “el propio Fernández Vara y el alcalde de Olivenza, el socialista Manuel González Andrade, confirman a EL PAÍS que firmaron en marzo un preacuerdo con el empresario para exponer” dichos trofeos (El mayor museo de caza del mundo: 420 especies tiroteadas por un solo hombre).


Guillermo Fernández Vara ha informado a este periódico que “hay conversaciones”, pero ha negado que haya “acuerdo o preacuerdo concreto”.


El País, además, publica: “En Extremadura se convive con la caza con cierta normalidad. Somos un millón de habitantes y 100.000 tienen licencia de caza. El museo puede tener una importancia tremenda para atraer turismo”, opina el presidente de la Junta de Extremadura, que quiere potenciar “el perfil científico” de la colección. “Mis padres y los padres de Marcial eran primos terceros, pero se trataron mucho”, recuerda Fernández Vara, que se refiere al fallecido fundador de Sanitas como “mi tío Marcial”. El abuelo del cazador, el terrateniente Marcial Gómez Castaño, también fue alcalde de Olivenza y, según el historiador Paul Preston, formó parte de la delegación de latifundistas que, en octubre de 1936, pidió al ejército golpista que obligase a “las masas socialistas y comunistas” a devolver las tierras redistribuidas durante la Segunda República”.

La colección, calificada espontáneamente por la sociedad como “el museo de los horrores”, contiene 1.250 piezas de unas 420 especies distintas de mamíferos, aves y reptiles cazados en los cinco continentes durante décadas por el millonario Gómez Sequeira, un declarado franquista, que en declaraciones a los medios no ha tenido empacho en alardear del tiempo que ha dedicado a tan inofensivo menester. “Hace tres años intenté calcular el tiempo que he pasado cazando. Me salía que he estado pegando tiros, las 24 horas del día, durante 11 años y tres meses de mi vida. Sin parar, pegando tiros”, ha declarado, tan ufano, a “El País”. Otra perla parecida de las que ha soltado al medio que ha dado en primicia la noticia abunda en ese sentido: “Ni yo mismo podría decir los animales que he podido cazar en los 48 años que llevo de caza mayor por el mundo, pero serán varios miles, de más de 420 especies”.

El empresario cazador, entre sus presas. CHANGE.ORG
El empresario cazador, entre sus presas. CHANGE.ORG

Entre sus declaraciones no hemos encontrado ni una sola palabra de piedad o respeto para los tigres, leopardos, leones, guepardos, ocelotes, rinocerontes blancos, elefantes, lobos árticos, monos, antílopes, armadillos, hienas, cocodrilos, ñus, cebras, hipopótamos, osos polares… y así hasta 420 especies, que el buen señor ha ido matando por los cinco continentes a lo largo de su vida. Toda suerte de animales magníficos cobrados por diversión, para colmar de trofeos los pabellones de caza de un millonario cuyo proyecto de “endosarle” a Extremadura semejante colección ha pinchado en el hueso sensible de una sociedad cada vez más evolucionada y solidaria con todos los seres vivos.

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo