El símbolo masónico que escapó al franquismo

Badajoz fue una de las pocas ciudades españolas, si no la única, que mantuvo a la vista un escudo masón del siglo XIX durante toda la dictadura

4777
El escudo que nadie vio. J. A. HIDALGO
El escudo que nadie vio. J. A. HIDALGO

Como si se tratase de uno de los símbolos de la última novela de Dan Brown “El Símbolo Perdido”, se encuentra en la calle comercial más céntrica de Badajoz, la calle Menacho, un escudo masónico que ha permanecido a lo largo del tiempo y ha pasado desapercibido para muchos ciudadanos pacenses durante décadas. Ni siquiera advirtieron su presencia los represores franquistas.

José Alberto Hidalgo Piñero, Maestro Masón. CEDIDA
José Alberto Hidalgo Piñero, Maestro Masón. CEDIDA

En la vertical de la farmacia existente en la calle Menacho, en el tercer piso del edificio, adosado a una columna, a la izquierda de la primera ventana abalconada empezando por la derecha y debajo de la cornisa de la casa que fuera de los Vaca Parrilla, se encuentra desde el siglo XIX, un escudo masónico que ha permanecido a lo largo de los años en ese lugar y ha visto ya tres siglos. Esta curiosidad única de la ciudad de Badajoz es parte de la historia de esta ciudad y digna de destacar a nivel nacional. No hay que olvidar que la masonería fue aniquilada por el franquismo, perseguidos sus miembros, asesinados o exiliados, y destruido su patrimonio y simbología. Pero este escudo ha permanecido en el tiempo, pasando desapercibido a tanta represión. Si el Tribunal para la Represión del Comunismo y la Masonería instaurado por Franco, o las autoridades locales de la época, hubieran reparado en este escudo masónico, se hubiera destruido con toda seguridad. Pero no fue así, y éste ha permanecido para transmitir a los pacenses su mensaje y su simbología.

LAS LOGIAS PACENSES

Pero ¿por qué razón está este escudo en ese lugar y cuál es su significado?


Ventura Vaca Parrilla, destacado arquitecto y masón del Badajoz ilustrado, fue el titular del escudo.


A finales del siglo XIX, Badajoz fue una de las ciudades españolas donde la masonería desempeñó un papel muy importante en la vida social, cultural y política de la localidad. Llegó a tener tres Logias Masónicas, a las cuales pertenecieron pacenses que contribuyeron notablemente al desarrollo económico, social, cultural y político de la ciudad, creando instituciones que todavía perduran en algunos casos. Uno de estos masones fue Ventura Vaca Parrilla, arquitecto y miembro de la Logia Pax Augusta en 1884. De nombre simbólico “Beethoven”, diseñó el proyecto y dirigió de forma gratuita la construcción del monumento a José Moreno Nieto que se encuentra en la plaza de Minayo de Badajoz. Vaca Parilla realizó en su casa de la calle Menacho este escudo masónico, con el cual quiso transmitir varios mensajes:


El escudo masónico de Vaca pasó desapercibido a todos, incluso a los represores franquistas.


1.- Él fue arquitecto de profesión, al igual que los masones constructores de las catedrales medievales. Utilizó el símbolo de la masonería para transmitir su primer apellido a las generaciones futuras, recordando su pertenencia a la familia Vaca Parrilla. Convirtió la escuadra del símbolo masónico en una letra, la V de Vaca.

2.- Cuando construyó este escudo, Ventura Vaca ostentaba el Grado de Compañero en la Logia Pax Augusta. En la masonería existen tres grados iniciáticos: el de Aprendiz, que se representa con los dos brazos de la escuadra encima de los brazos del compás. El de Compañero, que se representa con un brazo de la escuadra por encima del brazo del compás y con el otro brazo del compás por encima del de la escuadra. Y el Grado de Maestro, que se representa con los dos brazos del compás por encima de los de la escuadra. Por lo tanto, Ventura Vaca Parrilla deja constancia de que él era Compañero, al representarnos la escuadra y el compás entrelazados.

3.- Ventura Vaca Parrilla nos pidió con su símbolo masónico, que no le olvidáramos. Habitualmente el símbolo masónico de la escuadra y el compás se ha representado, o bien solo, con una G en el centro, o bien con el pentagrama pitagórico (una estrella de cinco puntas). Pero Vaca Parrilla, quiso utilizar otro símbolo masónico colocado en el centro del compás y la escuadra para pedirnos que no le olvidáramos. Utilizó la flor “No me olvides”, símbolo usado por los masones que participaron en la Primera Guerra Mundial para identificarse entre ellos.

Vista del edificio, con el escudo bajo la cornisa. J.A. HIDALGO
Vista del edificio, con el escudo bajo la cornisa. J.A. HIDALGO

Ventura Vaca Parrilla pidió a través del símbolo masónico de su casa, que Badajoz no le olvidara. Badajoz no puede olvidar a Ventura Vaca Parrilla ni a todos aquellos hombres que formaron parte de la masonería de nuestra ciudad. Es de justicia histórica no olvidarlos. Ellos también forman parte de nuestra Memoria Histórica.

A la izquierda, el edificio del escudo, en plena calle comercial. PROPRONEWS
A la izquierda, el edificio del escudo, en plena calle comercial. PROPRONEWS

(José Alberto Hidalgo Piñero es Maestro Masón).