Masiva cacerolada contra Pablo Iglesias y la gestión del coronavirus en toda España

Casi todos los medios recogen esta mañana la multitudinaria protesta de anoche, que congregó a millones de personas y que está convocada de nuevo esta noche a las 22 horas

585
La noticia en RTVE.
La noticia en RTVE.

Millones de personas se congregaron anoche, a las 21 horas, en sus balcones, para una masiva cacerolada contra Pablo Iglesias y contra la gestión gubernamental de la crisis del coronavirus. La mayoría de los medios informativos españoles -prensa, radio, televisión y digitales- recogen esta mañana noticias de la unánime protesta general que tuvo lugar en todas las ciudades españolas y que está convocada de nuevo hoy sábado 22, a las 22 horas.

Madrid.-

Los internautas venían convocando desde el día 19 a los españoles a una cacerolada contra Pablo Iglesias para anoche a las 21 horas. A la iniciativa se sumó oportunistamente Santiago Abascal, el líder de Vox, para capitalizar la protesta, pero no lo consiguió, y su voz se perdió entre la numerosa convocatoria ciudadana y la respuesta unánime de la gente. La cacerolada fue tan masiva y en tantas ciudades -la práctica totalidad de la geografía española- que no hay duda de que a ella se sumaron ciudadanos y ciudadanas de todos los colores políticos, incluyendo de Podemos y del PSOE, como ha podido comprobar este periódico en diferentes lugares del país.


Especialmente dura es la información que recoge RTVE sobre la cacerolada.


Hay constancia de la gran magnitud de la cacerolada en todas las capitales de provincia y ciudades y en la mayoría de los pueblos. Cualquier ciudadano tiene clara la dimensión de la protesta porque él mismo participó anoche en la misma, o la vio y oyó desde su casa, sin excepción. Una cacerolada que multiplicó por 100 la que se le dedicó al rey días antes. Las imágenes y los vídeos, innumerables, están en las redes sociales y cualquiera puede comprobar el alcance de la protesta, la cacerolada más masiva que se ha registrado en España hasta la fecha, sin comparación con ninguna otra. El efecto bumerán sobre Pablo Iglesias de sus declaraciones recientes sobre la pertinencia de la fallida cacerolada al rey lo recoge ilustrativamente un comentarista que titula su columna de hoy “El caceroleador cacerolado”.

Según informan nuestros corresponsales, no ya en los barrios más selectos y distritos céntricos donde la población presumiblemente vota más hacia la derecha -y donde era de esperar la protesta- sino también y sobre todo en los barrios más populares de las ciudades, como los de la Estrella, Carabanchel o Vallecas en Madrid, Cerro Amate en Sevilla, Segunda Aguada en Cádiz, Ciudad Jardín en Alicante, San Roque y la Estación en Badajoz, o Sector Sur en Córdoba, entre muchas otras ciudades, la bronca fue masiva.

PROTESTA E INFORMACIÓN MASIVAS

Tan grande, multitudinaria, airada y duradera fue anoche la reacción de la ciudadanía en todo el país, en un estallido espontáneo promovido por particulares a través de las redes y con participación de ciudadanos y ciudadanas de todas las ideologías, que la propia RTVE, tan proclive a suavizar noticias negativas para este Gobierno, no ha tenido más remedio anoche, y sobre todo esta mañana, que recoger la información: Cacerolada en toda España contra “un gobierno sumido en el caos”.

Como puede comprobar el lector, en el enlace adjunto, RTVE titula “Cacerolada en toda España contra “un gobierno sumido en el caos”, y afirma que la protesta “se ha podido escuchar en barrios de toda España”.

Telecinco va más allá y, además de las informaciones televisadas de la protesta, en su web informa de la “cacerolada contra Sánchez e Iglesias en toda España por su gestión de la crisis del coronavirus”, cuyo enlace incluye algunos vídeos tomados por los ciudadanos, de los innumerables que se filmaron anoche y circulan por las redes. El resto de las televisiones se han hecho eco también de la protesta, destacando el carácter popular de la convocatoria y su masiva celebración en todas las ciudades de España.

Entre los medios impresos o digitales, son incontables -la práctica totalidad- los que recogen la noticia, destacando su enorme seguimiento en todo el territorio nacional. Tanto los periódicos nacionales, como 20 Minutos (Caceroladas contra Pedro Sánchez en balcones y ventanas por su gestión de la crisis del coronavirus), La Vanguardia (Cacerolada contra la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus), El Mundo (Multitudinaria cacerolada en Madrid contra el Gobierno), eldiario.es (Caceroladas contra el Gobierno a la hora de la comparencia de Sánchez), El Español (Sonora cacerolada contra Pablo Iglesias por su gestión del coronavirus), o El Confidencial (Cacerolada contra el Gobierno a la hora de la comparecencia de Pedro Sánchez), (y obviamos los más críticos con el Gobierno, cuyo seguimiento de la noticia es unánime), como los regionales y locales, El Heraldo de Aragón (Cacerolada contra la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus), Las Provincias de Valencia (Caceroladas en Valencia contra el Gobierno), Diario de Almería (El caceroleador cacerolado), La Voz de Córdoba (Impresionante cacerolada al Gobierno en Córdoba), León Noticias (Cacerolada en los barrios de León capital contra Pablo Iglesias), El Faro de Ceuta (Cacerolada en Ceuta en protesta por la gestión del Gobierno de la Nación en la crisis del coronavirus), Información de Alicante (Cacerolada contra Iglesias y aplausos por los sanitarios en un Elche bajo la lluvia), u Hoy de Extremadura (Cacerolada contra Pablo Iglesias por saltarse la cuarentena).

Lo mismo ha sucedido en diversas emisoras de radio, que anoche transmitían en directo el sonido de la protesta y que en sus páginas webs se hacen eco hoy de la masiva cacerolada.

EL DEBER DE INFORMAR Y CRITICAR

Algunos tertulianos y otros ciudadanos excesivamente bienintencionados, están condenando estos actos masivos de protesta e incluso las opiniones negativas de la gestión de esta crisis, cuyo desarrollo muestra imprevisiones inexplicables, carencias imperdonables, improvisaciones preocupantes y una completa falta de liderazgo (falta de liderazgo que se ve compensada por la sensación de tranquilidad, confianza y conocimiento de lo que hay que hacer que transmiten los jefes de la Policía Nacional, la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas, en sus comparecencias públicas, y que están salvando la cara de este “gobierno de aficionados”, como lo califican ya muchos ciudadanos). Según esos comentaristas y ciudadanos tan benevolentes y acríticos, lo que ahora hay que hacer es unir fuerzas, respetar el confinamiento y promover la solidaridad ciudadana, como si eso fuera incompatible con el ejercicio de la crítica, imprescindible en toda democracia.

Es más, sin esa crítica que se hizo evidente hace ya bastantes días, seguramente el Gobierno habría tardado todavía más en implementar las medidas que ha ido tomando a remolque de la situación, arrastrado por la vorágine de una epidemia cuya velocidad y alcance lo tiene claramente sobrepasado, pese a los avisos y señales de peligro que había desde finales de 2019 y principios de 2020.

Un ciudadano libre, y más un periodista y un medio de comunicación responsables, no pueden someter nunca su legítima opinión y su crítica a ninguna circunstancia, entre otras cosas porque ese silencio podría tomarse por aquiescencia a una situación inadmisible y sería más perjudicial que beneficioso.

La ciudadanía española, que, salvo casos aislados, está dando una lección de disciplina y sacrificio, se manifestó anoche unánimemente, ejerciendo su derecho a la crítica, desde los balcones de toda España, contra un vicepresidente segundo del Gobierno al que el cargo le viene inmensamente grande -por no decir algo peor- y, por contagio, contra un presidente desbordado, que no transmite confianza, liderazgo ni decisión en la peor situación que ha vivido España en muchas décadas.

Esta noche, a las 22 horas, hay convocada otra cacerolada contra la gestión de la epidemia y las actuaciones irresponsables y oportunistas de Pablo Iglesias. Y participar en la protesta e informar sobre ella no solo es un ejercicio de libertad y un derecho inalienable, sino también un instrumento para que el Gobierno palpe el estado de ánimo del país y obre en consecuencia.

ANOCHE, EN TODAS LAS CIUDADES DE ESPAÑA

OTRAS INFORMACIONES

Esta noche hay anunciada una cacerolada contra Pablo Iglesias

Fuerzas Armadas: apoyo a la paz

¿Año cero de una Nueva Era?

Contra el miedo

Del 8-M sí al Fallas no: la atroz incongruencia del mal gobernante

El positivo de Irene Montero por coronavirus prueba la irresponsabilidad gubernamental