Mal de altura

La responsabilidad es incompatible con la vanidad y el pavoneo

475
El que se lo cree resulta grotesco. PAGADOR-PROPRONews
El que se lo cree resulta grotesco. PAGADOR-PROPRONews

La estatura verdadera de una persona y su capacidad de liderazgo se miden al exponerse a un cargo, un ejercicio que entraña una gran responsabilidad con la comunidad, en la que ésta, en un acto de confianza, delega la gestión y la construcción del futuro común en una persona. Una tarea de entrega y enfoque a la acción, incompatible con la vanidad y el pavoneo personal.

Juan Carlos Casco Casco
Juan Carlos Casco Casco

El peor mal de altura no es el del mareo que sufrimos cuando ascendemos una montaña, es la transformación que experimentamos al escalar en la cadena de mando cuando no estamos preparados para asumir el reto de la ascendencia. El primero se cura aplicando oxígeno, el segundo es más difícil de tratar, porque quien lo sufre es ciego a su mal y además piensa que los enfermos son los demás. Como decía Einstein, solo hay una cosa tan grande como el universo, y esa es la estupidez humana.

El poseído por el mal de altura comparte sintomatología con la intoxicación etílica pero su pronóstico es peor, porque vive permanentemente en sus efectos narcotizantes y es ciego a los desvaríos de su borrachera permanente.


He podido comprobar cómo personas brillantes y llenas de talento han sucumbido al mal.


He podido comprobar cómo personas brillantes y llenas de talento han sucumbido al mal, convirtiéndose en histriones y burdas versiones de sí mismas, con su identidad maltrecha y su reputación a la altura del betún, en una representación que acaba provocando la burla, el desprecio y la hilaridad grotesca del respetable.

El cuento del Rey desnudo se repite una y otra vez, poniendo en evidencia la estupidez humana que desencadena los delirios de grandeza. La identidad es el único atributo al que su portador es ciego, mientras se hace visible para el resto de los mortales.

Mal de altura.Pocas cosas hay en el mundo más grotescas que un mareado por la altura en plena actuación. Un mal negocio para el que interpreta el papel, porque tras él revela a una criatura insegura, más enfocada en sí misma que en los demás, sin verdadero carácter, incapaz de inspirar. Cuando la patología avanza, la autoridad decae y la fuerza de uno queda desnuda en los huesos de un poder cuyos días están contados. El reloj de la decadencia se acelera, la conspiración avanza, la soledad del poder se instala, los arrimados halagan, los enemigos acechan, el fuego amigo comienza a hacer estragos y la vida se convierte en un calvario.

AMENAZA PARA EL PROGRESO

El mal de altura representa una de las mayores amenazas para el progreso de la comunidad, porque el esfuerzo por mantener el cargo se convierte en la tarea que más energía consume, pasando a un segundo plano (dejación de funciones) las tareas inherentes al mismo (escucha, empatía, diseño de nuevas propuestas, visión, misión, planeación, coordinación de acciones…).


Pido disculpas a las personas que haya podido herir con mis devaneos mientras hago firme propósito de enmienda.


Pese a que mi madre siempre me advirtió para protegerme de este mal, a veces he oído de cerca sus cantos de sirena y sentido sus primeros efectos alucinógenos, pues nada de lo humano me es ajeno, por eso pido disculpas a las personas que haya podido herir con mis devaneos mientras hago firme propósito de enmienda. Espero haber satisfecho ya mi cuota de vanidad, para no caer nunca más en la trampa y con ello evitar la afrenta de verme retratado en el futuro como un payaso.

Las palabras, como las balas y el mal de altura, una vez disparados no pueden retroceder. He visto personas destrozadas y marcadas de por vida por abusar de la soberbia que dan las cumbres, un trance del que es muy difícil recomponerse por el ensañamiento y las ansias de vendetta de perjudicados y público en general.

Hay que evitar verse retratado como un payaso. PAGADOR-PROPRONews
Hay que evitar verse retratado como un payaso. PAGADOR-PROPRONews

Cuando llegues a la cima, piensa que el mundo entero te está mirando y escrutando cada uno de tus gestos, como si estuvieses en la arena del Coliseo, en el momento que pierdas el favor del público por tu vanagloria, estás muerto. Por eso cuando he reclamado mi cuota de vanidad en alguna lid, me han asaltado las palabras de mi madre como una cuchilla de hielo penetrando en mis ínfulas, ayudándome a contener mi arrogancia. Una lucha que confieso que vive en el interior de mi ser, pero que gracias a la ayuda de ella he podido identificar, y comprobar sus catastróficas consecuencias.

INCOMPETENCIA Y ARROGANCIA

El mal de altura nos vuelve incompetentes, arrogantes, nos hace mirar a los demás por encima del hombro, a la vez que nos convierte en enanos. Nos deja ciegos (incapaces de mirar más allá), sordos (incapaces de escuchar a los demás), aislados (al perder a las personas que nos quieren de verdad). Abre el espacio para que se instalen las emociones como el miedo, el odio, o el resentimiento; mientras ocupan el lugar de la alegría o la esperanza.

Al final, como en la comitiva del Rey desnudo, queda la corte de aduladores poniendo los clavos en su ataúd. Y más allá, el público observando el esperpento entre burlas y gritos que comienzan a pedir su cabeza.

El mal de altura nos vuelve incompetentes y arrogantes. PAGADOR-PROPRONews
El mal de altura nos vuelve incompetentes y arrogantes. PAGADOR-PROPRONews

¡Pero cuidado! El mal de altura no solo afecta a quien tiene cargo, todavía es más perjudicial para el que no teniéndolo se cree en posesión o merecedor de él. Los síntomas a los que debes permanecer atento están en tus palabras: cuando cambias el nosotros por el yo, olvidas dar las gracias, pedir perdón, cuando eludes tu responsabilidad y culpas a los demás… Si te ves en alguno de ellos, quizá estés a tiempo de reaccionar.

Creo firmemente en la capacidad del ser humano para aprender de sus errores y cambiar, pero las personas con las cicatrices del mal de altura quedan marcadas de por vida, raros son los casos de rehabilitación, solo tienes que mirar a tu alrededor y observar la larga lista de cadáveres y zombies que deja a su paso. A las pruebas me remito.

Adelante!!!

(Juan Carlos Casco Casco es un experto y consultor en Educación y Emprendimiento de prestigio internacional y actividad en España y en diferentes partes del mundo).

SOBRE EL AUTOR

Juan Carlos Casco se incorpora al equipo

Emprendedorex

OTROS ARTÍCULOS

El Ministerio del Futuro, una necesidad apremiante

Los mequetrefes que gobiernan tu vida y la mía

Nuevos mundos hijos de los avances científicos y tecnológicos

Nuevos mundos y espacios de poder

Gurús de hojalata

El peligro de las identidades

Manual de instrucciones para líderes de hoy

El nacionalismo tiene cura