Arrepentidos del Brexit

“Estamos Fuera (We’re out)”

356
Una imagen significativa. Parte del Reino Unido rechaza la mano que le tiende Europa.
Una imagen significativa. Parte del Reino Unido rechaza la mano que le tiende Europa.

El Brexit ha dejado un país sumamente dividido y en el que muchos de los que votaron a favor de la salida han empezado a arrepentirse, hasta el punto de que en ciertos círculos se ha empezado a hablar ya de la posibilidad de un segundo referéndum. Entretanto, el país asiste perplejo a la deriva negativa del proceso de desconexión, que tiene un alto coste para el Reino Unido, que no resuelve los problemsas y que está alentando a muchas empresas y bancos a domiciliarse fuera del país. Con este trabajo Iván Cedrón Adam, experto europeísta y miembro de Open Britain (plataforma contraria al Brexit), inicia su colaboración en PROPRONEWS.

Iván Cedrón Adam
Iván Cedrón Adam

El 23 de junio de 2016 ocupará sin duda un lugar especial en los libros de historia. Ese día el pueblo británico votó, con un 52 % a favor, la salida de la Unión Europea. Aunque habría que matizar cuando se observan las peculiaridades del Reino Unido, porque este porcentaje no se aplica al conjunto del país de manera uniforme. En Inglaterra el voto a favor del Brexit fue del 53.2%, y en Gales del 52.5 %, pero en Escocia el voto por la permanencia en la Unión Europea obtuvo el 62% y en Irlanda del Norte fue del 56 % también en contra del Brexit. Si la victoria del Brexit aritméticamente hablando es incontestable, no deja de ser también incontestable, que el resultado ha dejado un país profundamente divido con múltiples fracturas. Un año después, el Gobierno carece de mayoría en el Parlamento y la situación de la primera ministra Theresa May es ahora muy precaria. La Sra. May había convocado elecciones pidiendo un mandato claro para un Brexit duro con una amplia mayoría parlamentaria, pero el resultado obtenido ha producido el efecto contrario.

LA NOCHE QUE DIVIDIÓ A UN PAÍS

Era el 23 de junio. Recuerdo perfectamente ese día. Como cualquier otra noche electoral, hacia las 22 horas me senté para ver el programa especial de la BBC en el salón de mi casa, en Lancashire (Inglaterra). Bueno, como cualquier noche no, porque esta no iba a ser una noche normal, pero eso no lo sabíamos entonces.


El autor revive en primera persona el suspense de aquella aciaga noche electoral.


Las últimas encuestas daban una victoria muy ajustada en contra del Brexit, pero a estas alturas, las encuestas ya habían perdido mucho crédito ya que ninguna supo vaticinar la victoria de David Cameron por mayoría absoluta en las elecciones legislativas del año anterior. Mientras escuchaba los comentarios antes de que llegaran las primeras estimaciones, no podía dejar de pensar en la manera en la que se había desarrollado la campaña. Era obvio que la movilización de los partidarios en contra del Brexit no había sido buena; la pasión, y el entusiasmo habían brillado por su ausencia y lo que dominó fue más bien el exceso de confianza. La pasión y el entusiasmo habían estado del lado de los partidarios del Brexit.

Theresa May no parece capacitada para liderar una negociación con 27 países. GOBIERNO REINO UNIDO
Theresa May no parece capacitada para liderar una negociación con 27 países. GOBIERNO REINO UNIDO

Tradicionalmente, los primeros resultados llegan siempre del Este de Inglaterra. Las ciudades de Newcastle y Sunderland, rivales futbolísticos -las separan apenas diez kilómettros- compiten electoralmente para ser los primeros en anunciar sus resultados a todo el país. En esta ocasión el vencedor fue Newcastle. Eran las 12 de la noche. Se esperaba que el voto a favor de la permanencia ganase cómodamente en esta ciudad universitaria. Lo que ocurrirá a continuación será la primera sorpresa de la noche. El voto en contra del Brexit ganó en la ciudad, sí, pero por tan sólo 1.500 votos de diferencia. Enseguida saltaron las alarmas. Nadie se esperaba un resultado tan ajustado. Poco después llegaron los resultados de Sunderland, una ciudad industrial, donde se fabrican los coches de la marca Nissan para toda Europa y donde se esperaba una victoria a favor del Brexit. Segunda sorpresa de la noche, el voto en favor del Brexit ganó como se esperaba, pero por más de veinte puntos. Nadie había pronosticado un resultado así. En ese preciso instante se empezó a vislumbrar una posible victoria de los partidarios del Brexit.

WE´RE OUT Y DIVISIÓN

Son las 2 de la mañana y decido irme a descansar un rato, albergando la esperanza de que el voto en las grandes ciudades (Londres, Manchester, Liverpool, Edimburgo), mayoritariamente europeístas, así como las pequeñas ciudades universitarias, compensarían los malos resultados anunciados y que la tendencia se invertiría. Después de un breve descanso (dos horas apenas) bajé de nuevo al salón. Ignorando por una vez, la máquina de café, encendí apresuradamente la televisión, que mostraba ya la tendencia del 52%  a favor del Brexit. A las 4:40am el famoso presentador de la BBC David Dimbleby informó a la audiencia, diciendo que los resultados ya podían confirmarse. Y añadió:  “We’re out.” La decisión del Reino Unido de 1975 de entrar en el Mercado Común ha sido revertida.

Recuerdo muy bien mi primera reacción de estupor mirando esas cifras tan ajustadas: 17.410.742 votos en favor del Brexit, frente a 16.141,241 votos en contra del Brexit. Con un resultado así el país estaba dividido en dos mitades, no solo aritméticamente sino también socialmente. Salían a la luz numerosas fracturas entre los habitantes de las grandes ciudades y o las universitarias frente a los habitantes de las zonas rurales; los jóvenes en contra del Brexit, opuestos a los mayores de 65 años a favor del Brexit; las personas con trabajo y las personas sin trabajo; las personas con estudios superiores y las personas con poca cualificación….

Un día cualquiera en una calle de Londres. PROPRONEWS
Un día cualquiera en una calle de Londres. PROPRONEWS

En los días, semanas y meses que siguieron se sucederían discusiones acaloradas en las familias, oficinas, y pubs, de muchas de las cuales fuimos testigo.. Era en realidad un reflejo de esa oposición entre dos países totalmente diferentes y que poco parecían tener en común. Lamentablemente, durante ese período también se producirían ataques racistas contra ciudadanos europeos.

EL RECHAZO DEL MANTRA

El Rechazo del Mantra “Ningún Acuerdo mejor que un Mal Acuerdo”

Un año después, el 8 de Junio de 2017, se celebraron elecciones legislativas en el Reino Unido sin que hubiera ninguna necesidad u obligación para convocarlas. La primera ministra Theresa May había apostado fuerte pidiendo una amplia mayoría, aunque ya disponía de mayoría absoluta, para poder negociar un Brexit duro. Al final, la señora May se quedó sin mayoría absoluta y sin mandato para ese Brexit duro que pretendía. Theresa May, la hija de un vicario de la Iglesia Anglicana, se encuentra ahora en una situación de gran precariedad política. George Osborne, antiguo ministro de Economía de David Cameron, ha descrito muy bien la situación diciendo de la señora May que es “un cadáver político ambulante” y Nick Glegg, vice-primer ministro de Cameron, dice de ella que “es una persona muy metódica y organizada en entornos donde está todo bajo su control (era el caso cuando era ministra del Interior), pero que carece de espíritu innovador, sutileza, agilidad e inteligencia emocional, cualidades indispensables a la hora de negociar con veintisiete países”.


Los británicos han empezado a sufrir las consecuencias del Brexit y muchos, a arrepentirse.


El Parlamento británico acaba de cerrar por vacaciones, Cuando vuelva a reunirse en octubre habrán pasado seis meses desde el inicio de las negociaciones sin que se haya producido ningún avance sustancial y quedarán entonces sólo dieciocho meses para la conclusión de las negociaciones.

La gran dificultad que tiene el Reino Unido es estos momentos es salir de la literatura fantástica del Brexit difundida por los tres “payasos diabólicos”, Boris Johnson, Michael Gove y Nigel Farage (diabólicos porque metieron miedo a la gente con sus mentiras), y adentrarse sin demora por los meandros de la novela realista. El otro escollo también es la primera ministra, que no acaba de asumir la necesidad de flexibilizar su posición una vez que su propuesta de Brexit duro ha sido rechazada.  En este contexto de bloqueo la pelota está ahora en el tejado del Parlamento, única instancia que puede desbloquear la situación.


El Parlamento británico es la única instancia que puede desbloquear la situación y lograr un Brexit blando.


Una de las consecuencias de las recientes elecciones anticipadas es que la preferencia ahora de los británicos apunta más hacia un Brexit suave es decir un Reino Unido fuera de la Unión Europea pero que seguiría dentro del Mercado Único y la Unión Aduanera, y reconociendo tambien la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Un Brexit que limitaría en la medida de lo posible los efectos negativos de la salida de la Unión Europea y que sería de alguna manera una pequeña consolación para el 48 % de los británicos que votaron en contra de él.

VERSIÓN INGLESA

We’re out

Without a doubt Thursday 23rd of June 2016 has taken a special place in the history books. On this day 52% of British people voted to leave the European Union. However, this did not give a true picture of the United Kingdom as a whole. For example, in England 53.2% voted to leave and in Wales 52.5%, but in Scotland 62% voted to remain in the European Union along with Northern Ireland at 56%. Mathematically the leave vote won without dispute however, this resulted in a country deeply divided. Only one year later the government has now lost its overall majority and has put Prime Minister Theresa May in a very precarious position. Theresa May called for a snap general election with a clear mandate for a hard Brexit, the result was to the contrary.

The night that divided a Country.

Like any other election night after the close of the polls at 10pm, I sat at home in Lancashire (England) to watch the special BBC election night program. It was far for being an ordinary election night. According to the latest polls prior to the referendum, remain were to gain by a narrow margin, but at that stage I questioned if the polls had lost credibility since David Cameron won an overall majority general election in 2015 when the polls said he wouldn’t.

Imagen de la City. Las empresas y los bancos están muy preocupados. PROPRONEWS
Imagen de la City. Las empresas y los bancos están muy preocupados. PROPRONEWS

Whilst I was waiting for the initial results to come in I couldn’t stop thinking about the campaign.  It was obvious the remain camp lacked passion, enthusiasm and was over confident. These qualities that the opposition had in abundance.

Traditionally the first results come in from Newcastle and Sunderland, two neighbouring cities in the Northeast of England. These two cities, football rivals (10km apart) are also rivals to declare the first results in the country. On this occasion, it was Newcastle to declare at midnight.  A victory for the remain camp was expected in this university city but nobody expected remain to win by only 1500 votes. This was the first surprise of the night. A little later, Sunderland declared their results, the industrial city that manufactures Nissan cars for the whole of Europe and where the result was expected to leave. The second surprise was that Sunderland voted to leave by more than 20 points and nobody predicted that.  At this point it was becoming clear the possibility that leave could win. At 2am I decided to take a rest in the hope the big cities (London, Manchester, Liverpool, Edinburgh) and other small university cities with a large majority remain vote might reverse the direction where the result was heading. A couple of hours later after a brief rest, I returned to the television to discover at this point 52% had voted in favour of Brexit.  At 4:40am David Dimbleby (the famous presenter at the BBC) announced to the British public, “We can now say that the decision taken in 1975  by this country to join the common market has been reversed by the referendum, the British people has spoken and we’re out”.

I remember my first reaction. I was so stunned by the close margins of 17,410,742 votes in favour of leave, versus 16,141,241 votes for remain. With this result the country was divided in almost two equal halves not only mathematically but also socially. At this, it came to light the numerous cracks appearing in the UK between those people living in big cities and university towns against those living in rural areas, the young people of the UK against those people over 65 years, people in work against those unemployed and finally highly qualified professionals against those with no or little qualifications.

In the days, weeks, and months that followed, heated debates took place amongst families, the workplace and in pubs. The reality was a reflection that both sides have nothing in common and sadly, we witnessed racist attacks on European citizens.

The rejection of the Mantra “No deal better than a bad deal”

On the 8th of June 2017, the United Kingdom voted in a general election that wasn’t necessary. The Prime Minister Theresa May took a huge gamble asking for an extended majority in order to negotiate a hard Brexit. In the end, she lost her overall majority and no mandate. Theresa May, the daughter of an Anglican vicar, is now in a very difficult position. George Osborne (former Chancellor of Exchequer for David Cameron) has described her situation as “Theresa May is a dead woman walking” and Nick Clegg (former deputy prime minister to David Cameron) has said that she is methodical and organised when everything is under her control (eg. when she was Home Secretary) but she lacks ignited spirit, subtlety, agility and emotional intelligence, those qualities she will require to negotiate with the 27 other countries remaining in the E.U.

El Parlamento parece la única instancia capaz de encauzar la situación. PROPRONEWS
El Parlamento parece la única instancia capaz de encauzar la situación. PROPRONEWS

Parliament is now in recess for the summer. Article 50 was triggered on the 29th March 2017, so far nothing substantial has been agreed and on return to parliament in the autumn, MP’s have only 18 months to negotiate a deal. The big problem the UK has at the moment is, it needs to leave this fantasy world that the “Creepy Clowns” Boris Johnson, Michael Gove and Nigel Farage created (‘creepy’ because they scared people with lies) and return back to reality. The other obstacle it has is that Theresa May has not acknowledged that she now needs to move to a softer Brexit after a hard Brexit was rejected. In this context, the ball is now in the court of parliament and it is only MP’s that can resolve the situation.

One of the outcomes of the recent snap general election was that the British people prefer a softer Brexit. That is to say, the United Kingdom will still leave the European Union but remain in the Single Market, Customs Union and will recognise the European Court of Justice. They also want a Brexit that limits the negative effects of leaving the European Union to make consolation for the 48% of British people that wanted to remain in the European Union.

(NOTA: Nuestro colaborador publicará sus trabajos en español y en inglés cuando se refieran a temas del Reino Unido o de Europa y del mundo en general, y en español y en francés cuando se refieran a temas de Francia).