¡Milagro: Cimarro vende entradas más rápido que Julio Iglesias!

El adjudicatario a dedo del Festival de Teatro de Mérida 2020 asegura haber vendido 3.354 en las primeras diez horas cuando falta casi mes y medio para el comienzo y en medio de la pandemia de la Covid-19

1286
Presentación del Festival 2020 adjudicado a dedo a Cimarro. JUNTAEX
Presentación del Festival 2020 adjudicado a dedo a Cimarro. JUNTAEX

La maquinaria propagandística del Festival de Teatro Clásico de Mérida 2020 -adjudicado por quinto año consecutivo a Jesús Cimarro y esta vez a dedo, después de llevar apalancado nueve años en tan pingüe negocio cinco de ellos a dedo, y después de expirado su último contrato de cuatro y de anularse el nuevo concurso por graves irregularidades con sospecha de parcialidad en su favor- vuelve a empezar como suele, con una “fantasmada”, a juicio de expertos del mundo del teatro en Extremadura y en España. La primera noticia que Cimarro ha dado de esta edición, que empieza dentro de 40 días, es que en las primeras 10 horas ha vendido ya 3.354 entradas, algo que no consigue ni una estrella como Julio Iglesias.

Vender 3.354 entradas en las primeras diez horas de taquilla y venta online significa vender 335 entradas a la hora, o casi 6 entradas por minuto, una entrada cada 10 segundos. Y todo eso, en plena crisis sanitaria del coronavirus, y cuando el Festival aún no se ha publicitado lo suficiente y falta casi mes y medio para el comienzo del evento. ¡Qué previsores y anticipatorios se han vuelto de pronto “los espectadores que apoyan a Cimarro”! Porque lo primero que ha dicho el adjudicatario a dedo es que agradece esa muestra de apoyo de los espectadores. A ese ritmo, y teniendo en cuenta que en los 25 días del Festival de este año -del 22 de julio al 23 de agosto- se ponen a la venta un total de 37.500 localidades (1.500 por 25 días), Cimarro habrá vendido todo el papel en 112 horas, es decir, en menos de cinco días. Vender 3.354 entradas en las primeras diez horas “sería el récord de la historia del Festival”, según gestores que han participado en la organización del evento en años anteriores a Cimarro. “Eso no ha ocurrido nunca -dicen-, ya nos hubiera gustado”.


“Es totalmente imposible vender 3.354 entradas en 10 horas 40 días antes del inicio del Festival y menos en medio de la epidemia de coronavirus” (un veterano gestor del Festival).


Otro experto en el Festival de Mérida consultado señala que es imposible que se produzca tal avalancha de solicitud de entradas en las primeras diez horas de taquilla “y menos en una situación como la actual, marcada por una pandemia que hace que mucha gente esté desistiendo de asistir a eventos masivos, y que otra gente espere a ver qué puede pasar en las próximas semanas, máxime cuando el programa no incluye ningún espectáculo o estrella extraordinarios, que son los que pueden mover tempranamente la taquilla”. Pero, además, dice este conocido gestor que prefiere no dar su nombre por el momento, “si Cimarro hubiera logrado vender 3.354 entradas en las primeras diez horas en cualquiera de las ocho ediciones anteriores normales que ha dirigido, lo hubiese dicho a los cuatro vientos en su momento y eso no ha ocurrido. ¡Qué casualidad que este récord de venta en menos tiempo tenga lugar precisamente en una situación tan anormal para el mundo del espectáculo como la epidemia de coronavirus!”

¿COMPRA INSTITUCIONAL?

Coincide en la misma opinión otro veterano gestor que tuvo altas responsabilidades en el Festival. “Es totalmente imposible vender 3.354 entradas en 10 horas 40 días antes del comienzo del Festival, y menos en medio de la epidemia de coronavirus. En mi experiencia, el público se animaba a adquirir entradas cuatro o cinco días antes de cada estreno y para el estreno tampoco se vendía todo, sino alrededor de un 75 %, aunque en los siguientes días solía llenarse, pero siempre comprando las entradas en torno a los días de cada estreno, nunca con tanta anticipación”.

Veteranos empresarios teatrales españoles consultados también por nuestro periódico señalan que “es imposible vender esa cantidad de entradas en las primeras diez horas prácticamente en ningún evento, salvo que el espectáculo cuente con una estrella internacional de primera magnitud, y aun así, el ritmo de venta no es tan frenético”. De hecho, y por poner solo un ejemplo, para el concierto de Julio Iglesias en Galicia, el único en esa comunidad en su gira internacional de 2012, para un recinto de 5.000 localidades, a la semana de ponerse a la venta las entradas se habían vendido menos de la mitad; y el 25 de julio, cuando faltaba una semana para el concierto, faltaban por venderse más de 2.500 (Julio Iglesias apunta a lleno total en Cambados).

Jesús Cimarro lleva 9 años explotando el Festival de Mérida, cinco de ellos por concesión a dedo. PENTACIÓN
Jesús Cimarro lleva 9 años explotando el Festival de Mérida, cinco de ellos por concesión a dedo. PENTACIÓN

Tamaña “expectación y demanda” por la programación de Cimarro para este verano, cuando aún falta mes y medio para que comience el Festival, “dan a entender que venderá todo el aforo los 25 días completos, dado que a la gente no le importa la epidemia de coronavirus y asistirá a las representaciones más que nunca”, dice con sorna otro empresario del ramo. Y a nosotros, visto el comienzo de la propaganda cimarrista, eso no nos va a extrañar. Es más, estamos convencidos de que, al término del Festival, Cimarro dirá en el triunfalista balance al que nos tiene acostumbrados que vendió todo el aforo, incluso más.

¿Cuál es, pues, la explicación para gritar a los cuatro vientos la fantasmada de que ha vendido 3.354 entradas en las primeras diez horas? Una de las fuentes consultadas apunta una posible respuesta: “Es probable que las instituciones responsables del Festival se hayan apresurado a adquirir, como paquetes de reservas, numerosas entradas para regalar o para protocolo, a fin de dar la temprana impresión de un gran movimiento de taquilla. Porque después de la insistencia en programar el Festival a toda costa, pese a los peligros sanitarios que eso representa en las actuales circunstancias, la decisión y el gasto tendrían muy difícil defensa si el público no responde. De modo que si cada una de las instituciones y entidades que forman parte del Patronato reserva un paquete de 1.000 entradas cada una, por ejemplo, sale, más o menos, esa cifra. Téngase en cuenta que el propio alcalde de Mérida anunció su disposición a poner dinero del Ayuntamiento para sufragar el posible déficit de taquilla (El Ayuntamiento se ofrece a asumir parte del déficit del Festival de Mérida si se celebra con menos aforo). Y como eso no se puede hacer mediante transferencia corriente, cabe el recurso de adquirir entradas. Con eso, además, intentarían garantizar cierta presencia de “público”, ante el temor de que el espectador de pago no acuda”.

Lo más lamentable del asunto es que el presidente de la Junta de Extremadura avale con su presencia y asentimiento estos excesos propagandísticos del adjudicatario a dedo, y que los demás medios los publiquen sin cuestionarse siquiera por un momento lo inverosímil que resulta.


“Es probable que las instituciones responsables del Festival se hayan apresurado a adquirir, como paquetes de reservas, numerosas entradas para regalar o para protocolo, a fin de dar la temprana impresión de un gran movimiento de taquilla”.


Entretanto, la adjudicación a dedo a Cimarro del Festival de 2020, tras la anulación de la Mesa de Contratación y del concurso para el período 2020-2023 por las numerosas irregularidades detectadas en el mismo -que acrecientan las sospechas de parcialidad en su favor- ha sido objeto de una demanda que una de las empresas perjudicadas presentó el pasado 9 de marzo en el Juzgado Contencioso Administrativo nº 1 de Mérida y que está pendiente de fallo (Demanda contra el Patronato del Festival de Mérida por la adjudicación a dedo a Cimarro de la edición de 2020). Demanda de la que, por cierto, tampoco han dado noticia los demás medios. ¡Ay, lo que puede el dinerillo de la publicidad!

(NOTA: Advertimos a los lectores que hemos desistido de contrastar la presente información con D. Jesús Cimarro porque en todas las ocasiones anteriores en que hemos requerido su versión o su opinión sobre hechos relativos al Festival o a su gestión, jamás nos ha contestado, y tampoco estamos para perder el tiempo. De cualquier forma, seguimos abiertos a publicar sus aportaciones y datos, si lo tiene a bien, en cuanto nos los remita, él o las instituciones responsables).

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTRAS INFORMACIONES

Hacer del Festival de Mérida un “laboratorio” puede convertir a los extremeños en conejillos de indias

Las 14 razones por las que el Festival de Teatro de Mérida 2020 no debería celebrarse

Demanda contra el Patronato del Festival de Mérida por la adjudicación a dedo a Cimarro de la edición de 2020

El Consorcio del Festival de Teatro de Mérida está cometiendo una ilegalidad que puede tener graves consecuencias

Sigue el escándalo: el Consorcio del Festival de Mérida tiene que convocar un nuevo concurso y el director-gerente debe dimitir

La Comisión Jurídica tumba el concurso del Festival de Mérida 2020-2023

La Medalla de la Vergüenza

El nuevo contrato del Festival de Teatro de Mérida (15 millones) parece estar dado a dedo a Jesús Cimarro de antemano

Escandalosa manipulación de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida

Festival de Mérida: 82.000 euros por función para Pentación/Cimarro frente a los 30.000 de las producciones extremeñas

Medalla de Extremadura: lo ridículo de premiarse a uno mismo

“Dionisio”, otra prueba del fraude de Cimarro

Festival de Mérida, El País dice lo mismo que nosotros

Una aclaración a “El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal”

El Festival de Mérida 2019, un fraude colosal

Carta abierta a D. Jesús Cimarro a la espera de su (avisada) querella

Cimarro no ha recurrido el concurso del Festival de Mérida presuntamente amañado estando obligado a hacerlo

Continúa el escándalo: suspensión fulminante de la Mesa de Contratación del Festival de Mérida

Escándalo en el Festival de Mérida: “amañado el contrato (15 millones de euros) en favor de Cimarro”

Las numerosas y graves irregularidades de los premios Ceres puestas ahora al descubierto en exclusiva por PROPRONews

Premios Ceres: más de tres millones de euros quemados en cuatro noches

Los caprichos millonarios de Monago rozan lo punible

El escándalo de la publicidad institucional: despilfarro y compra de voluntades

Es falso que Cimarro haya reducido ni en un céntimo la deuda del Festival de Teatro de Mérida

Cimarro y Vara vuelven a mentir al decir que el Festival de Mérida tuvo superávit

Cimarro se forra con el Festival de Mérida

La interesada mentira de las cuentas del Festival de Teatro de Mérida