Desmontando a Iván Redondo (1)

El “gurú” de Pedro Sánchez está al borde de un ataque de nervios por las desfavorables perspectivas del 10-N para el PSOE

897
¿Puede estar la estrategia del Gobierno en manos de alguien así? MONCLOA
¿Puede estar la estrategia del Gobierno en manos de alguien así? MONCLOA

Si hay alguien que no duerme estos días es Iván Redondo, según fuentes bien informadas. El “gurú” de Pedro Sánchez lo apostó todo a la repetición electoral, estrategia temeraria de la que se le atribuye la casi exclusiva paternidad, y parece que las cosas no están saliendo bien (Del ‘quins collons’ al triple de Redondo: la España de los megafontaneros). De los sondeos del verano que daban al PSOE hasta 150 escaños y la posibilidad de un gobierno cómodo con facilidad de apoyos a izquierda y derecha, se ha pasado a la coincidencia de todas las encuestas -salvo, claro está, la de Tezanos- que apuntan un descenso por debajo de los 123 diputados logrados en abril. Una posible catástrofe que tiene en alerta al PSOE y a Redondo al borde de un ataque de nervios.

El mito de Iván Redondo es falso y vamos a desmontarlo con esta serie de reportajes que iniciamos hoy de cara a la cita electoral del 10-N. Y es falso incluso si Pedro Sánchez lograra un resultado similar a ligeramente superior al que cosechó en abril. Lo que no va a conseguir es un subidón de 20 o 30 escaños como pretendía el “gurú” con la costosísima jugada de repetir las elecciones, según apuntan todas las encuestas que, en cambio, anticipan como mucho una repetición del resultado de abril para los socialistas que, tal como están las cosas, se darían por contentos con no perder escaños, e incluso una bajada hasta los 117 diputados o incluso menos.


Desde hace 7 años investigamos su trayectoria y actividades, sus ilusorios “éxitos”, sus maniobras para acabar con el adversario a cualquier precio, su utilización de la publicidad institucional para castigar o premiar a los medios, y otros negros procedimientos y tejemanejes.


Asombra la cantidad de incautos -periodistas, comentaristas, analistas- que han contribuido a fabricar el mito de Iván Redondo como spin doctor omnisciente, iluminado gurú y estratega capaz de lograr lo imposible. Basan ese ñoño encumbramiento en argumentos tan equívocos como poco rigurosos: los “éxitos” logrados hasta ahora por el “gurú” con los políticos que ha asesorado antes de Pedro Sánchez: Xavier García Albiol, Antonio Basagoiti y José Antonio Monago Terraza.

Olvidan, sin embargo, los panegiristas de Redondo que, de los tres, los que ganaron en una sola ocasión -Albiol y Monago- lo hicieron en clara minoría y por el cansancio de décadas de gobierno socialista previo, y ambos, con el asesoramiento del “gurú” perdieron el poder a las primeras de cambio y no solo eso, sino que quedaron marcados y hundidos para siempre a causa de la nefasta estrategia de Redondo. Sin contar que Basagoiti jamás consiguió un resultado que justificara su apuesta, hasta el punto de que al poco se retiró por completo de la política.


A todos los políticos que asesoró hasta ahora los hundió a la segunda oportunidad.


DUDOSA TRAYECTORIA

Desde que Iván Redondo pasó de asesor del PP de Monago a sueldo del partido, a asesor y jefe de Gabinete del Monago presidente de la Junta de Extremadura, pagado con el dinero de todos, como ahora con Pedro Sánchez, venimos siguiendo su trayectoria e investigando sus actividades privadas y públicas, sus ilusorios “éxitos”, sus maniobras para acabar con el adversario a cualquier precio, sus golpes bajos contra quienes considera un obstáculo en su impío navegar por las aguas de la política, la utilización de la publicidad institucional rozando lo delictivo para castigar o premiar a los medios según sean díscolos u obedientes a sus consignas, y tantos otros negros procedimientos y tejemanejes que ensucian la vida pública, sin contar su dudosa capacidad de juicio, que se ha cobrado la carrera política de dirigentes incautos que, como Monago se pusieron ciegamente en sus manos y han acabado muertos políticamente.

Desde 2012 venimos siguiendo de cerca la trayectoria de este aprendiz de brujo, que basa su éxito en pronosticar lo probable -cosa en la que tantos acertamos sin necesidad de ser genios (yo mismo anticipé y publiqué meses y años antes de que sucediera que Pedro Sánchez ganaría las primarias y sería presidente)- y en seducir a políticos inseguros, relativamente inmaduros y sumamente incautos, como es el caso de Monago o de Pedro Sánchez. Y lo que hemos descubierto -que iremos desvelando en los próximos días- es algo muy feo y sucio que, con todo, no tendría mayor dimensión si no conllevara el peligro que supone dejar la estrategia de la presidencia del Gobierno de España en manos de un advenedizo fantasioso y sin escrúpulos como el “gurú”. Los meses perdidos desde el 28-A, el elevado coste económico y social de la repetición electoral, y el elevadísimo coste de la paralización del gobierno para la economía y el empleo, cabe atribuirlos a esta estrategia desnortada determinada por Iván Redondo.


Su estrategia de repetir las elecciones a toda costa puede costarle el crédito profesional y el cargo.


OPORTUNIDAD PARA LA DERECHA

¿Y todo para qué? Si Pedro Sánchez lograra un resultado espectacular el 10-N, con un subidón de escaños hasta el centenar y medio, tendríamos que reconocer que Iván Redondo estaba en lo cierto desde su interesada visión electoralista, aunque tampoco fuera eso lo que más le interesaba al país. Pero eso no va a ocurrir y, en cambio, puede pasar lo contrario, que el PSOE baje en votos y escaños, sin contar otra componente del nuevo panorama que el visionario no logró ver: la gran oportunidad que se le ha dado al PP de remontar hasta los 100 o más escaños, desde el hundimiento de los 66 anteriores, lo que prueba la ceguera estratégica del “gurú”.

Pero aún existe otra variable con la que tampoco ha contado el spin doctor, como tampoco previó en su día el vuelco en Andalucía, como antes tampoco previó el vuelco en Extremadura, cuando tras una única legislatura de Monago este, asesorado por Redondo, perdió otra vez frente a Vara contra todo pronóstico del “gurú”. Y es que la repetición electoral da una inestimable oportunidad a la derecha para, con un poco de suerte, reeditar lo ocurrido en Andalucía. Es decir, Pedro Sánchez podría, como Susana Díaz, ganar las elecciones, pero no gobernar. Es una posibilidad lejana pero no descartable, según como están las cosas y los imprevistos que pueden surgir desde hoy hasta el día 10.

Como hundió a Monago, que perdió la presidencia a la primera oportunidad, puede hundir a Pedro Sánchez.
Como hundió a Monago, que perdió la presidencia a la primera oportunidad, puede hundir a Pedro Sánchez.

Amplios sectores del PSOE, tanto de la dirección, como del aparato, los barones y las bases, están a la expectativa de lo que pueda pasar el 10-N. Si Pedro Sánchez repite el resultado de abril o baja, con nuevo bloqueo e imposibilidad agravada de formar gobierno sobre las premisas exigidas hace seis meses, muchos pedirán la cabeza de Iván Redondo.

(PRÓXIMO CAPÍTULO: EL GRAN ERROR DE MONAGO, UN POLÍTICO QUE PROMETÍA).

(José Mª Pagador es periodista y escritor, y fundador y director de PROPRONews. Sus últimos libros publicados son 74 sonetos (poesía, Fundación Academia Europea de Yuste), Los pecados increíbles (novela, De la Luna Libros), Susana y los hombres (relatos, Editora Regional de Extremadura) y El Viaje del Tiburón (novela, Caligrama Penguin Random House).

SOBRE EL AUTOR

José Mª Pagador y Rosa Puch, casi 100 años de periodismo

OTROS ARTÍCULOS

10-N: la maldición de Iván Redondo parece empezar a consumarse

Iván Redondo, un peligro en la sala de máquinas de Moncloa

El no a Iceta, consecuencia de otra pifia de Iván Redondo

Pedro Sánchez y el hombre de estado

Pedro Sánchez rectifica e irá a los dos debates

El sainete del debate, otra pifia monumental de Iván Redondo

“¿Es Pedro Sánchez un imbécil o un genio?” se pregunta Francisco Rubiales

La maldición de Iván Redondo

Cifras que prueban “la maldición” de Iván Redondo

Con Iván Redondo, Pedro Sánchez ha metido en La Moncloa a “un mentiroso compulsivo”

Aportamos en exclusiva las pruebas de que Iván Redondo miente